06 de diciembre de 2022

Manifestantes a favor de la ley trans en una imagen de archivo

Manifestantes a favor de la ley trans en una imagen de archivoEFE

Sociedad

Las feministas se rebelan contra la autodeterminación de sexo registral de la ley trans

Varias organizaciones van a entregar este martes 27 en el Congreso un total de 24 de enmiendas contra el texto

Nueva ofensiva feminista contra la ley trans de Irene Montero. Este martes, varias organizaciones van a presentar en el Congreso enmiendas contra el texto de Igualdad con el objetivo de modificar algunos términos y que el reconocimiento de las personas trans se reserve «a las personas con disforia».
Desde que se comenzó a filtrar el texto, los colectivos feministas fueron muy críticos con el asunto de la autodeterminación registral sin requisitos. De hecho, las entidades que se agruparán frente al Congreso detallan que «muchos países que iniciaron la andadura que permite la autodeterminación del sexo registral se hallan en procesos de anular los aspectos de esas leyes ya que han mostrado ser atentatorios contra derechos de las mujeres y nocivos para la infancia y la adolescencia».
La intención de estos colectivos es sustituir la expresión «identidad sexual» por «transexualidad» y la palabra «trans» por «transexual» en todo el texto legislativo. Denuncia que este es una terminología «que oscurece la existencia del sexo biológico» y, por ello, «exigen que el reconocimiento de la transexualidad se reserve a personas con disforia y no a cualquiera que utilice el concepto paraguas de persona trans».
El texto aprobado por el Consejo de Ministros permite la autodeterminación de género en el Registro Civil sin necesidad de informe ni tratamiento médico a partir de los 14 años. Para las feministas, esto «elimina la tutela judicial efectiva y cuestiona las libertades de pensamiento y expresión convirtiendo la ley en una auténtica ley mordaza».
«Pedimos modificar todas las cuestiones que aparecen en la norma que enajenan la patria potestad a padres, madres y responsables de los menores cuando, por ejemplo, cuestionen que las problemáticas de sus hijos cursen con los autodiagnósticos», añaden.

Eliminación de la disforia

Precisamente la decisión de eliminar el concepto de disforia de género, un término clave para entender el proceso de transición al que se enfrentan estas personas, es otro de los asuntos que más ha molestado a las feministas.
Se trata de un fenómeno presentado como un malestar persistente respecto a los estereotipos sexuales que van asignados con su sexo y para describir el rechazo que siente una persona hacia sus caracteres sexuales primarios y secundarios.
Normalmente tiene mayor prevalencia en mujeres que rechazan la hipersexualización de la mujer con los modelos actuales o en casos de personas que, tras sufrir abusos sexuales, sienten rechazo hacia su propio género.
La Agrupación de Madres de Adolescentes y Niñas con Disforia Acelerada (AMANDA) señala que, con el acompañamiento profesional adecuado, cerca del 85 % de las disforias de género se superan al término de la adolescencia.

Temas

Comentarios
tracking