06 de febrero de 2023

La actual coyuntura de subida de costes acelera el proceso de desmantelamiento del sector

La actual coyuntura de subida de costes acelera el proceso de desmantelamiento del sectorGTRES

El drama del sector primario

España se queda sin carne de conejo: «Mi granja cerrará, no tiene futuro»

José Luis Santaclara, responsable del sector cunícola de COAG, a El Debate: «Si rescataron a la banca, ¿por qué no a nosotros?»

«Mi granja, que es vieja y tiene 35 años, ahora la tiene mi hijo, pero no le veo futuro alguno. En esta zona había más de 20 hará unos diez años, pero hoy solo queda esta».
España se queda sin carne de conejo, una carne muy apreciada por su sabor y sus innegables propiedades. La actual coyuntura de imparable subida de costes ha acelerado el proceso de desmantelamiento del sector. Según COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), a día de hoy, poco más de 1.500 granjas cunícolas resisten, pero al borde de la quiebra técnica.
«En 2021, el censo recogía datos de 3.355 explotaciones cunícolas. Un año después, esa cifra se ha reducido a 1.550, es decir, un 54 % menos», resume al otro lado del teléfono José Luis Santaclara, un granjero de Moaña, cerca de Vigo, que ejerce como portavoz del sector en COAG.
«La situación es alarmante», asegura a El Debate, y pone un ejemplo: «En solo un mes, de junio a julio, se redujo el sacrificio de conejos en más de medio millón».
Para Santaclara, la delicada situación deja un panorama «de granjas llenas de conejos que subsisten con generadores» por los altos precios de la luz y la energía «pero que acabarán cerrando por no poder pagar las facturas». «No queremos ayudas, sino vivir de lo nuestro, pero, ¿si en su día rescataron a la banca, por qué no a nosotros que somos los que llevamos los alimentos a la mesa?», pregunta.
«En abril de 2020, el precio del pienso estaba en 262 euros / tonelada. A día de hoy, está en 446 euros por tonelada. Es insostenible», insiste.

Energía y luz demasiado caras

Las consecuencias parecen estar claras, pero las causas de este drama no son tan sencillas. La presencia de la carne de conejo lleva tiempo debilitándose: en los últimos cinco años esta categoría ha reducido su producción en un 23,4 %.
«O dejan de especular con la energía o no hay manera de aguantar», se queja nuestro interlocutor, que apunta directamente más arriba: «En Europa mandan los lobbies y los gobiernos no tienen capacidad de decisión».
Los granjeros en particular y en general, gran parte de un sector primario que cada día se siente más amenazado, abogan porque las autoridades velen por el estricto cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria.
«Para nosotros, es esencial que funcione, porque así todos los eslabones vivimos. En mi opinión, no lo hace porque nació muerta. Aquí solo mandan las grandes distribuidoras y los de abajo a aguantar».

España, productor de carne de conejo

Según el Ministerio de Agricultura y Pesca, la carne de conejo representa el quinto tipo de carne más consumido tras el porcino, aves, vacuno y ovino-caprino, aunque guarda un importante componente cultural. España es uno de los principales productores mundiales de carne de conejo, liderando junto con Italia y Francia la producción en la UE.

La normativa europea en materia cunícola, especialmente en los aspectos de mercados y comercialización, es escasa y de tipo general. En los últimos años, el sector cunícola español ha alcanzado una realidad productiva, económica, sanitaria y medioambiental que justifica su ordenación sectorial desde el punto de vista de la normativa nacional.
Comentarios
tracking