Fundado en 1910

15 de abril de 2024

Dos niños caminan mientras nieva en Soria

Dos niños caminan mientras nieva en SoriaEuropa Press

Un chorro polar «intenso» traerá de nuevo el invierno y dejará nieve, lluvia y bajada de temperaturas

Este descenso térmico provocará también heladas, que serán más probables en zonas altas del norte y áreas más bajas de la Meseta

Los cielos despejados y las temperaturas agradables tienen los días contados. Después de unas jornadas en las que prácticamente toda España ha registrado temperaturas superiores a lo habitual para estas fechas, rozando y sobrepasando los 20 grados en muchos puntos, el invierno parece que volverá a aparecer.
Tal y como pronostican los modelos meteorológicos, esta semana se producirá un cambio de tiempo considerable y nos trasladará de nuevo a la estación en la que realmente nos encontramos, dejando atrás el ambiente primaveral que ha protagonizado la mayor parte de los meses de enero y febrero.
Mientras que la primera parte de la semana contará con tiempo estable y anticiclónico, a partir del próximo jueves el chorro polar se intensificará, bajará de latitud y, sobre todo, se ondulará con un ramal muy intenso orientado de norte a sur apuntando a la Península con vientos intensos del orden de 180 km/h a la altura de unos 9.000 metros, según pronostican desde Meteored.
Será ese día cuando una potente borrasca afecte a casi toda la Península. Tal y como indican los expertos de Eltiempo.es, este frente aún no tiene nombre, pero «seguramente lo tendrá». Si esto ocurre, pero con cierto grado de incertidumbre, y es nombrada por los Servicios Nacionales Meteorológicos del suroeste europeo, llevaría el nombre de Louis. Las zonas más afectadas estarán en la mitad norte peninsular y Baleares, aunque otras áreas situadas más al sur podrían verse afectadas.
Este chorro polar traerá precipitaciones, tanto en forma de lluvia como de nieve, y fuertes rachas de viento. Una situación que comenzará el jueves y se agudizará el viernes, con más frío y vientos más intensos. El sábado una nueva borrasca atlántica acentuará aún más los efectos, con más precipitaciones, viento más fuerte y mala mar, panorama que se replicará el domingo.
Tanto las temperaturas como la cota de nieve se desplomarán desde el viernes, situándose esta última en 600-700 metros en algunas partes del norte peninsular. La cota subirá algo el sábado gracias a los vientos, pero el domingo volverá a bajar, pudiendo darse acumulaciones importantes en zonas de montaña.
Modelo meteorológico que muestra la nieve acumulada el próximo sábado

Modelo meteorológico que muestra la nieve acumulada el próximo sábado

Heladas y baja sensación térmica

De los valores que rondan los 20 grados pasaremos a otros mucho más acordes a un mes de febrero, con máximas que se moverán entre los 7 y los 10 grados. No obstante, la sensación térmica será aún menor debido a las fuertes rachas de viento.
Este descenso térmico provocará también heladas, que serán más probables en zonas altas del norte y áreas más bajas de la Meseta. La nieve podría asimismo aparecer en muchos puntos de la Meseta norte y áreas de montaña, mientras que a orillas del Cantábrico se pueden producir chubascos con tormentas.
Comentarios
tracking