Fundado en 1910

16 de junio de 2024

Reconstrucción de un ictiosaurio

Reconstrucción de un ictiosaurioMarcello Perillo/Universidad de Bonn

Resuelto un misterio paleontológico de 150 años en Europa

Se desconocía hasta ahora el grupo animal al que pertenecían restos similares de gran tamaño similares hallados en varias regiones de Europa occidental y central

Un estudio de la Universidad de Bonn ha encontrado explicación al misterio sobre el origen de varios fragmentos de grandes huesos fósiles que han desconcertado a los paleontólogos durante 150 años.

Desde el siglo XIX se han descubierto restos de gran tamaño similares en varias regiones de Europa occidental y central. El grupo animal al que pertenecían sigue siendo objeto de mucho debate hasta el día de hoy.

La nueva investigación concluye que la microestructura de los fósiles indica que provienen de la mandíbula inferior de ictiosaurios. Estos animales podían alcanzar entre 25 y 30 metros de longitud, un tamaño similar al de la ballena azul moderna. Los resultados ahora se han publicado en la revista PeerJ.

En 1850, el naturalista británico Samuel Stutchbury informó de un hallazgo misterioso en una revista científica: se había descubierto un gran fragmento de hueso cilíndrico en Aust Cliff, un depósito de fósiles cerca de Bristol. Desde entonces se han encontrado fragmentos de huesos similares en varios lugares diferentes de Europa, incluido Bonenburg, en Renania del Norte-Westfalia, y en la región francesa de Provenza. Hace más de 200 millones de años, estas áreas quedaron sumergidas bajo un enorme océano que cubría vastas franjas de Europa occidental y central. En el sedimento se conservan restos fósiles del mundo animal de aquella época, incluidos los habitantes marinos y costeros.

Hasta el día de hoy todavía existe cierto debate sobre el grupo animal al que pertenecían estos grandes huesos fosilizados. Stutchbury supuso al examinar los primeros hallazgos que procedían de un labyrinthodontia, una criatura terrestre extinta parecida a un cocodrilo. Sin embargo, esta hipótesis fue cuestionada por otros investigadores, que creían más bien que los fósiles procedían de dinosaurios de cuello largo (saurópodos), estegosaurios o un grupo de dinosaurios aún completamente desconocido.

«Ya a principios del siglo XX, otros investigadores habían teorizado que los fósiles podrían pertenecer a un ictiosaurio gigantesco», explica en un comunicado Marcello Perillo. El joven investigador ha estado investigando esta teoría como parte de su tesis de maestría en el grupo de investigación liderado por el profesor Martin Sander en el Instituto de Geociencias de la Universidad de Bonn. Como parte de su trabajo, examinó la microestructura del tejido óseo fosilizado. «Los huesos de especies similares generalmente tienen una estructura similar», dice. «De este modo, la osteohistología (el análisis del tejido óseo) permite sacar conclusiones sobre el grupo de animales del que procede el hallazgo».

Perillo primero tomó muestras de los huesos que hasta ahora no han sido clasificados. «Comparé especímenes del suroeste de Inglaterra, Francia y Bonenburg», dice. «Todos mostraban una combinación muy específica de propiedades. Este descubrimiento indicó que podrían provenir del mismo grupo animal». Luego demostró con un microscopio especial que la pared ósea tenía una estructura muy inusual: contenía largas hebras de colágeno mineralizado, una fibra proteica, que estaban entrelazadas de una manera característica que aún no se había encontrado en otros huesos.

Curiosamente, los fósiles de grandes ictiosaurios de Canadá también tienen una estructura de pared ósea muy similar. «Sin embargo, esta estructura no se encuentra en muestras fósiles de otros grupos de animales que he estudiado», enfatizó Perillo. «Por lo tanto, parece muy probable que los fragmentos en cuestión también pertenezcan a un ictiosaurio y que los hallazgos refuten la afirmación de que los huesos provienen de un dinosaurio terrestre».

Es probable que los fósiles procedan de la mandíbula inferior de una criatura marina. Comparando el tamaño de los fragmentos con las mandíbulas de otras especies de este grupo animal, se puede deducir la longitud de los animales: posiblemente podrían haber alcanzado una longitud de 25 a 30 metros, como habían propuesto originalmente los defensores de la teoría del ictiosaurio, especulada en un estudio anterior. «Sin embargo, esta cifra es sólo una estimación y está lejos de ser segura, hasta que encontremos restos fósiles más completos», dice Perillo. Sin embargo, ciertamente eran excepcionalmente grandes.

El primer ictiosaurio vivió en los océanos antiguos a principios del Triásico, hace unos 250 millones de años. Especies tan grandes como las ballenas existieron desde el principio, pero las criaturas más grandes sólo aparecieron hace unos 215 millones de años. Casi todas las especies de ictiosaurios se extinguieron al final del período Triásico, hace más de 200 millones de años.

La estructura inusual de sus paredes óseas, similar a los materiales reforzados con fibra de carbono, probablemente mantuvo el hueso muy estable y al mismo tiempo permitió un rápido crecimiento. «Estas enormes mandíbulas habrían estado expuestas a fuertes fuerzas de corte incluso cuando el animal comía normalmente», dice Perillo. «Es posible que estos animales también usaran sus hocicos para embestir a sus presas, similar a las orcas de hoy. Sin embargo, esto sigue siendo pura especulación en este momento».

Comentarios
tracking