Fundado en 1910

23 de junio de 2024

Ilustración de la Voyager 1 en el espacio interestelar

Ilustración de la Voyager 1 en el espacio interestelarCaltech/NASA-JPL

La Voyager 1, la nave más distante de la Tierra, vuelve a enviar datos científicos tras meses sin hacerlo

Con ello se acerca a recuperar por completo la normalidad que perdió en noviembre, cuando dejó de comunicarse debido a un fallo

La nave Voyager 1 de la NASA ha reanudado la devolución de datos científicos de dos de sus cuatro instrumentos por primera vez desde que sufrió un problema informático en noviembre de 2023.

Los equipos de instrumentos científicos de la misión –que salió en 2012 del Sistema Solar– ahora están determinando los pasos para recalibrar los dos instrumentos restantes, lo que probablemente ocurrirá en las próximas semanas. El logro marca un progreso significativo hacia la restauración de la nave espacial a sus operaciones normales, informa la NASA.

En abril, después de cinco meses de resolución de problemas desde el problema original de la computadora, la misión pudo lograr que la nave espacial comenzara a devolver datos de ingeniería utilizables sobre la salud y el estado de sus sistemas a bordo, incluidos los instrumentos científicos. El 17 de mayo, el equipo envió comandos a la nave espacial, lo que le permitió reanudar el envío de datos científicos a la Tierra.

Margen entre envío y respuesta

Con la Voyager 1 ubicada a más de 24.000 millones de kilómetros de su planeta de origen, la luz tarda más de 22 horas y media en llegar a la nave espacial y 22 horas y media para que una señal regrese a la Tierra. Como resultado, el equipo tuvo que esperar casi dos días para ver si sus órdenes tenían éxito.

El subsistema de ondas de plasma y el instrumento magnetómetro ahora están proporcionando datos científicos utilizables. Como parte del esfuerzo para restaurar la Voyager 1 a sus operaciones normales, la misión continúa trabajando en el subsistema de rayos cósmicos y el instrumento de partículas cargadas de baja energía (seis instrumentos adicionales a bordo de la Voyager 1 ya no funcionan o fueron apagados después del sobrevuelo de la sonda a Saturno, en 1980).

Las operaciones normales fueron interrumpidas el año pasado cuando la Voyager 1 comenzó a enviar una señal a la Tierra que no contenía datos científicos o de ingeniería. El equipo finalmente determinó que el problema se debía a una pequeña porción de memoria corrupta en el subsistema de datos de vuelo, una de las tres computadoras de la nave espacial. Entre otras cosas, este sistema está diseñado para empaquetar datos de los instrumentos científicos, así como datos de ingeniería sobre la salud y el estado de la nave espacial antes de que esa información se envíe a la Tierra.

Lanzadas en 1977

Lanzada en 1977, la Voyager 1 y su gemela, la Voyager 2, celebrarán 47 años de operaciones a finales de este año. Son las naves espaciales que llevan más tiempo en funcionamiento de la NASA, así como la primera y única nave espacial que explora fuera de la heliosfera.

Creada por el Sol, esta burbuja de campos magnéticos y viento solar empuja contra el medio interestelar, un océano de partículas creado por estrellas que han explotado en otras partes de la Vía Láctea. Ambas sondas sobrevolaron Júpiter y Saturno, mientras que la Voyager 2 también sobrevoló Urano y Neptuno.

Temas

Comentarios
tracking