25 de octubre de 2021

Fotograma del Manuel Díaz, El Cordobés, en Lazos de sangre

Fotograma del Manuel Díaz, El Cordobés, en Lazos de sangreTVE

Lazos de sangre

La pregunta que Manuel Díaz haría a su padre El Cordobés

El torero desvela la causa por lo que aún no ha tenido un cara a cara con su progenitor

Manuel Díaz El Cordobés ha estado dos veces muy cerca de su padre. Siendo un adolescente, le pidió un autógrafo. Manuel Benítez lo firmó. La tiene enmarcada en su finca. El otro encuentro fue más accidentado: el chaval saltó como espontáneo a Las Ventas en 1986 durante una corrida de su progenitor. De este incidente hay vídeo.
Pudo haber una tercera vez. La del encuentro definitivo. Un cara a cara extenso. A pecho descubierto. El más esperado. Pero se frustró.
Su primera mujer, Vicky Martín Berrocal, intentó que ese acercamiento se produjese. También peleó para ello el padre de ésta, que fue apoderado de Manuel Díaz y era íntimo de Manuel Benítez. Pero ni Vicky ni su padre lo consiguieron.
Harto de esperar, el hijo presentó una demanda de paternidad. Y ganó. Su madre se abrazó «llorando como una magdalena» a su hijo. Porque su justa y larga causa al fin era reconocida como legítima.
Tras aquello, pudo llegar al fin ese ansiado cara a cara. Alguien llamó a Manuel Díaz de parte de ‘El Genio’. Le dijo que Manuel Benítez quería conocerlo. Torear unas vacas con él. Conocer a sus nietos. Esto contestó el hijo, herido por tantos años de ausencia: «Estoy loco de contento, pero dile al genio que yo ahora mismo tomo un coche a donde diga para tomar un café de 5 minutos con él». Tras esos cinco minutos, decidiría si iba o no a torear esas vacas; si le llevaba o no a los nietos. Iba a ser breve esa toma inicial de contacto porque el hijo solo iba a decir dos palabras: «Yo tengo una pregunta. Yo nada más le iba a decir ¿por qué? ¿Por qué? Fácil contestar a esa pregunta, ¿no?», reflexionó en el documental.
«Tenemos muchas cosas en común en la vida, pero hay algo en los que somos diferentes, distintos, y me da mucha pena decirte lo que te voy a decir. Él está solo y yo no», espetó Manuel Díaz. «Ha sido un hombre increíble, pero quedó incompleto como hombre, como padre. Y eso se lo va a llevar. A veces siento compasión con él», aseguró ‘El Cordobés’ hijo.
Con quien sí se ha visto, en muchas ocasiones, en las plazas y fuera de ellas, ha sido con su hermano Julio Benítez, hijo de Martina y Manuel Benítez. En el documental recordó su primer encuentro. Estuvieron hablando durante dos horas. A Julio le impresionó una parte de la anatomía de su hermano. Las manos. Esto le dijo: «Parecen las de nuestro padre».

Su familia

En contraposición a su padre, él siempre quiso formar una familia. Primero lo intentó con Vicky Martín Berrocal. No salió bien. Fue una relación «muy expuesta», dijo el propio Manuel Díaz. «Me pilló muy joven, y demasiado inquieto, con demasiadas cosas que descubrir», confesó. Alba nació en diciembre de 1999, dos años antes del divorcio, y ha sido el «pegamento» que ha unido a padre y madre, que se llevan estupendamente bien.
A Virginia Troconis la conoció en un parque en Venezuela. Al poco le propuso venir a España unos días. Aceptó. Se volvió a su país natal, pero su segundo viaje a la piel de toro ya fue para quedarse.
Ella estaba superando un trauma. Tenía 21 años y acababa de morir su novio, con el que llevaba cuatro años: «Me devolvió las ganas de vivir, de reír y de ser feliz», contó Virginia Troconis en el documental.
Con Virginia, que es su segunda mujer, tiene dos hijos «buenos y educados», en palabras de su madre. El abuelo paterno aún no los conoce. 

Temas