30 de septiembre de 2022

Orestes, ayer, en 'Pasapalabra'

Orestes, ayer, en 'Pasapalabra'Antena 3

‘Pasapalabra’

La última palabra del diccionario sorprende a Orestes en 'Pasapalabra'

«Tenía que haberla sacado. Qué rabia», reaccionó el burgalés

Han sido miles las palabras que han aparecido en Pasapalabra desde que se inició su emisión en España hace 22 años, primero en Antena 3, después en Telecinco y de nuevo en la «tele abierta». Pero no consta que lo hiciese la última entrada del diccionario. Fue el burgalés Orestes el que alertó ayer de esta curiosidad durante su ya tradicional duelo con el sevillano Rafa.
A falta de 23 segundos, Orestes sumaba 21 aciertos y ningún fallo. Le quedaban cuatro letras por descifrar: efe, eme, u y zeta. Estaba, por tanto, a cuatro respuestas correctas de lograr el bote, que ya anda muy por encima del millón de euros (1.324.000). «En una tengo una opción, con más seguridad. En otra tengo una opción más vaga, pensando ahí plantas con la zeta, y a ver si justo esa cuela».
Mientras se lo pensaba, el andaluz Rafa acabó de jugar: 20 aciertos y cinco errores. Orestes podía arriesgar de forma comedida sin problema en busca del bote sin poner por ello en peligro la victoria parcial. Así lo hizo. Era la «U» la que creía tener atada, y su presentimiento fue correcto. Por tanto, sumó así 22 respuestas correctas y se fue a por la 23, que era justamente la zeta. La pregunta era: «Empieza por zeta. Planta de la familia de las compuestas, también llamada hierba cana, que es my común y tiene flores amarillas». «Zacate», fue su respuesta.
Lo correcto era «zuzón».
Orestes reaccionó primero con sorpresa y después se hizo un autoreproche: «¡Anda! ¡La última palabra del diccionario! Lo que no sabía es que era hierba cana... Tenía que haberla sacado. Qué rabia». Para alguien que se ha leído el diccionario, como es su caso, para prepararse para Pasapalabra, «zuzón» no era una palabra desconocida, al contrario que para el resto de los mortales. Pero su memoria, que está muy llena, le falló justo cuando tenía que traerla al presente de un rincón recóndito. En ocasiones, Orestes y Rafa, dos fenómenos, hasta parecen humanos.
Al menos no se quedó con la sensación de que esa palabra le habría privado de un hipotético bote, puesto que de las otras dos restantes no tenía ni idea. Pero ese par de letras ya ni las «lanzó». Zuzón, la última palabra del diccionario, fue la palabra que puso la última palabra. Hasta hoy.
Comentarios
tracking