Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

Donald Glover y Maya Erskine en Mr. & Mrs. Smith

Donald Glover y Maya Erskine en Mr. & Mrs. SmithPrime Video

Crítica de series

'Mr. & Mrs. Smith' espían el amor hasta la muerte

La flamante apuesta de Amazon Prime para este invierno sin mucho frío y creada por Francesca Sloane y Donald Glover (el genio de Atlanta) genera una confusión deliciosa, irresistible, emboscada, que va incrementando su atractivo capítulo a capítulo

Solo cuando la muerte es inminente se escucha el primer «te quiero» en Mr. & Mrs. Smith. ¿Será una proclama como la de esos descreídos que entonan un avemaría cuando las turbulencias arrecian, salvajes, a miles de pies de altura? Antes del machetazo en la jungla parece un I love you genuino, simplemente pospuesto hasta ese momento por otro tipo de miedo: el del vértigo del compromiso. Quizá por eso la serie remarca su alcance antropológico en la primera secuencia: unos minutos brutales donde lo primero que atrapa al espectador es un plano detalle de un anillo. Como para recordarle ese símbolo en el que se condensa todo.
Este extraño primer párrafo emula el desconcierto –una confusión deliciosa, irresistible, emboscada, que va incrementando su atractivo capítulo a capítulo– que generan los primeros episodios de Mr. & Mrs. Smith, la flamante apuesta de Amazon Prime para este invierno sin mucho frío. La propuesta creada por Francesca Sloane y Donald Glover (el genio de Atlanta) es refrescante por lo inasible de su tono. Hagan la prueba desde los paratextos y lean la alocada presentación que la plataforma hace de cada episodio.
Los actores Donald Glover y Maya Erskine logran la vida de sus sueños gracias a una conciliación laboral realmente terrible en Mr. & Mrs. Smith

Los actores Donald Glover y Maya Erskine logran la vida de sus sueños gracias a una conciliación laboral realmente terrible en Mr. & Mrs. SmithPrime Video

Hay que tener una confianza de acero en tu producto para proponer una sinopsis como esta, je, metiéndole un vacile a tus propios personajes: «Hihi les ha dicho a John y Jane que se den un poco de espacio. John ha pasado mucho tiempo con su nueva amiga, Bev. Pero ¿y Jane? ¿Se olvidará John de lo bien que lo pasaban juntos? ¡Pobre Jane! ¡Muy mal, John! ¿Superarán John y Jane una infidelidad?».
Por la premisa que entrecruza amor y espionaje –ya saben, la célebre película de 2005 que nos trajo a Brangelina, la pareja más glamurosa del planeta– uno podría pensar en la grandiosa The Americans. Y, sin embargo, Mr. & Mrs. Smith amanece más cercana a Catastrophe, la descacharrante comedia británica donde dos casi desconocidos han de aprender a quererse. El anillo, decíamos, como declaración de principios y el amor como voluntad.
Y, sin embargo, cuando parece que la cosa va de risas y esquinazos, la trama regresa, aunque sea sin cargar trágicamente la mano, a los aspectos más densos de un matrimonio: los celos, la descendencia, la incomunicación… incluso comparece la suegra. Esta cualidad anfibia, huidiza, es la que convierte a Mr. & Mrs. Smith en una serie tan refrescante: uno no sabe muy bien a qué juega, pero queda progresivamente subyugado por lo indomable de la partida. Por eso es posible que Amazon haya optado por exhibir toda la temporada del tirón, en lugar de dosificarla semana a semana. Porque en los primeros episodios cuesta ubicarse; uno paladea muchos elementos sabrosos dispersos, pero echa en falta el cuerpo de la historia.
Donald Glover y Maya Erskine en Mr. & Mrs. Smith

Donald Glover y Maya Erskine en Mr. & Mrs. SmithDavid Lee / Prime Video

De hecho, esa es la decisión narrativa más arriesgada: Mr & Mrs Smith propone un relato donde la continuidad de fondo es más emocional que narrativa, donde la historia anda plagada de elipsis, de modo que el espectador debe esforzarse en llenar huecos, imaginar tiempos muertos y aventurar porqués psicológicos que completen el puzle de las motivaciones de los personajes.
Así, siguiendo una estructura del caso de la semana –en un movimiento similar al que ponía en marcha la muy estimable Poker Face hace unos meses–, la serie nos lleva de thriller cachondo y anticlimático por escenarios de todo el mundo, de la nieve al lago Como, del metro de Nueva York a la jungla bélica. En todos los casos siempre brilla un sofisticado y lujoso entorno que hará las delicias de interioristas y snobs; bueno, no solo.
A ese acabado formal hay que añadir entre los beneficios de la serie el de un vistoso carrusel de actores invitados que oscilan desde una terapeuta de pareja interpretada por Sarah Paulson hasta un ricachón entrañablemente siniestro al que da vida John Turturro. ¿Mi ocasional favorito? La pareja encarnada por Parker Posey y Wagner Moura, carne de spin-off.
Sin embargo, aunque todo el atrezo luzca radiante, el corazón de la serie lo componen John y Jane, el matrimonio Smith de la ficción al cuadrado. O, por ser más precisos, Donald Glover y Maya Erskine. En algún mundo paralelo quedará la versión que Glover iba a realizar junto a Phoebe Waller-Bridge (Fleabag), quien abandonó este proyecto por diferencias creativas. Da igual. Es tal la química que desparraman Glover y Erskine que resulta ahora inimaginable cualquier fricción alternativa. Dos actores con una variedad de registros impresionante que, aquí, logran insuflar una autenticidad a sus personajes que discurre desde la intimidad ridícula hasta la rotundidad del cine de acción.
Gracias a ellos dos estos ocho episodios de la sobresaliente primera temporada de Mr. & Mrs. Smith se consumen en un suspiro. Cuando se acaba seguimos sin saber mucho de esta extraña pareja y, al mismo tiempo, tenemos la sensación de saberlo casi todo. Es lo que tiene espiar un amor tan de cerca mientras se burla uno de la muerte.
Comentarios
tracking