Fundado en 1910

18 de abril de 2024

El palacio de Álava-Esquivel en Vitoria (España)

El palacio de Álava-Esquivel en Vitoria (España)Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

Marruecos reclama a España un palacio de 1488 situado en el País Vasco

El edificio está en el casco histórico de Vitoria y fue cedido a la ciudad de Tánger cuando formaba parte del protectorado español

Un palacio marroquí en el corazón de Vitoria se encuentra en medio de un dilema de propiedad. Recientemente, Marruecos ha expresado su interés en asumir la responsabilidad de este antiguo palacio señorial. El palacio data de 1488 y alberga una serie de objetos históricos de gran valor, como un reloj capturado de un barco inglés en 1782. El jefe del Consejo Comunitario de Tánger, Mounir Limuri, viajó a Euskadi para explorar la posibilidad de colaboración entre Vitoria y Tánger en la gestión y preservación del palacio.
Maider Etxebarria recibe al alcalde de Tánger

Maider Etxebarria recibe al alcalde de TángerAyuntamiento de Vitoria-Gasteiz

Durante su visita, Limuri se reunió con la alcaldesa de Vitoria, Maider Etxebarria, para firmar un acuerdo de colaboración que abarca diversos ámbitos. Desde sostenibilidad hasta turismo y cultura. También se llevó a cabo la creación de un grupo de trabajo dedicado a encontrar soluciones para el estado de deterioro del palacio que requiere una intervención urgente.

El estado del edificio

Ahora mismo se está evaluando el estado del edificio, las obras de rehabilitación necesarias y la cantidad de la deuda pendiente. Este acuerdo representa un primer paso concreto después de que se reanudara el diálogo entre ambas partes en enero.
El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha iniciado un proceso de imposición de multas coercitivas para presionar a Tánger a realizar las reparaciones necesarias en el palacio, ya que representa un peligro para la integridad y seguridad de sus residentes debido a su deterioro. Aunque se consideró la posibilidad de expropiación, parece que se está priorizando la colaboración y la negociación como vías principales para resolver el conflicto.

El último dueño

El palacio ha tenido numerosos dueños. El último fue el Duque de Tovar, Ignacio de Figueroa y Melgar quien, al morir en 1953 sin hijos, legó su herencia al Instituto Norteamericano del Cáncer y, en caso de que renunciara, a la ciudad de Tánger. Los norteamericanos renunciaron y, como en aquel momento la ciudad era española, el Duque de Tovar cedió en 1953 todas sus posesiones al protectorado.
Comentarios
tracking