29 de septiembre de 2022

'Pickle', el pepinillo con queso pegado al techo obra del artista Mark Griffin

'Pickle', el pepinillo con queso pegado al techo obra del artista Mark GriffinInstagram

Un pepinillo con queso pegado al techo se vende por 6.000 euros en una exposición de Auckland

Se trata de 'Pickle', obra del artista australiano Mark Griffin, quien ha dicho que proviene de una «rica tradición nocturna adolescente»

Pickle, la obra del artista Mathew Griffin, es un pepinillo con queso sacado de una hamburguesa de McDonalds. Griffin tuvo la inspiración de cogerlo y lanzarlo al techo de una galería de arte en Auckland donde se expone como una obra en venta por 10.000 dólares neozelandeses (unos 6.000 euros).
«Genio» e «imbécil» son algunos de los diversos calificativos que los espectadores de la exposición han dirigido al artista australiano. La galería del artista, la Michael Lett Gallery, dice que es un «gesto de provocación» deliberado para cuestionar qué tiene valor. Griffin aduce que la obra proviene de una «rica tradición adolescente nocturna»: la de arrojar a los techos de los conocidos restaurantes de hamburguesas restos de comida.

Artista con fama por «hacer pis»

El crítico Wes Hill dijo en ArtForum que «Griffin se ha ganado una reputación por lo que en Australia llamamos «hacer pis»: una socavación sardónica de la seriedad y el giro».
La obra recuerda a Comedian, el plátano pegado a la pared en la exposición Art Basel de 2019, vendido por 120.000 euros, que luego se comió el artista David Datuna en una performance en Nueva York. Ryan Moore, director de Bellas Artes de Sydney y representante de Griffin, dijo que "Generar diferentes respuestas al trabajo es parte de la alegría del trabajo. Una respuesta humorística al trabajo no es inválida, está bien, porque es divertido”.

Por mucho que esto parezca un pepinillo adherido al techo, y no hay ningún artificio, eso es exactamente lo que esRyan MooreRepresentante de de Mathew Griffin

Para Moore la obra de Griffin es valiosa porque además de usar el humor como recurso, sigue las tradiciones del arte contemporáneo y cuestiona «la forma en que se genera el valor y el significado entre las personas».
«Por mucho que esto parezca un pepinillo adherido al techo, y no hay ningún artificio, eso es exactamente lo que es, hay algo en el encuentro con eso como una escultura o un gesto escultórico».

«Ha habido muchas sonrisas, seguidas de cerca por algunas conversaciones interesantes y comprometidas»Andrew ThomasCodirector de la Galería Michael Lett

«Ha habido muchas sonrisas, seguidas de cerca por algunas conversaciones interesantes y comprometidas», dijo el codirector de la galería, Andrew Thomas.
La obra tiene un precio de 10.000 dólares neozelandeses más otros 4,44 que le costará al comprador una hamburguesa con queso, quien recibirá instrucciones sobre cómo recrear el arte en su propio espacio.
«No se trata del virtuosismo del artista parado en la galería arrojándolo al techo; no importa cómo llegue allí, siempre y cuando alguien lo saque de la hamburguesa y lo arroje al techo», dijo Moore, para quien «El gesto es tan puro y tan alegre que eso es lo que lo hace tan bueno».
Comentarios
tracking