Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

El cantante de Los Doors, Jim Morrison

El cantante de Los Doors, Jim Morrison

Cinco canciones y 80 años de Jim Morrison, el poeta de Venice Beach que se imaginó a Los Doors

El cantante de Florida apenas pasó un lustro junto a su mítico grupo antes de abandonarlo y morir a los 27 años en circunstancias poco claras

Contó Ray Manzarek, el teclista encogido característico de Los Doors, que un joven Jim Morrison le cantó en la playa de Venice al oído uno de sus poemas y que en ese momento se creó el grupo legendario. «El Rey Lagarto», como le llamaron después, fue una especie de «justiciero» de su ídolo Baudelaire, que siempre vivió triste y pobre, aunque al final la vida «feliz» de Morrison se acabó pronto por culpa de Los Paraísos Artificiales, de los que aquel le había prevenido un siglo antes.
Su padre era militar y con él viajó por Estados Unidos como por el mundo lo hizo el personaje de Richard Gere en Oficial y caballero, pero en vez de en el ejército igual que aquel protagonista fue a parar a las filas de las comunas jipis de Los Ángeles y de las drogas en los 60. Psicodelia, poesía y música, Los Doors fue el nombre sacado de las mismas puertas que aparecían en un texto de Aldous Huxley. Las drogas y los versos, no se sabe bien en qué orden, fueron las vocaciones del mito que terminó de forjar Oliver Stone en la figura de Val Kilmer.
Francis Ford Coppola, quien fue su compañero de clase en UCLA, también le hizo leyenda al utilizar su canción The End para la banda sonora de Apocalypse Now casi una década después de su muerte. No mucho antes de esto (Morrison es miembro del desgraciado «club de los 27», muertos a su edad como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Brian Jones, Kurt Cobain y Amy Winehouse), después de hacerse un nombre en los clubes de Los Ángeles, en buena medida gracias a la puesta en escena «en trance» de su cantante-recitador, Los Doors grabaron su primer álbum en 1967 y se hicieron famosos gracias a Light my Fire.
Morrison cantaba de espaldas o drogado debido al miedo escénico que nunca superó, excesos que hicieron que se prohibiesen sus actuaciones. Era un joven poeta metido en un grupo de rock y jugando a ser Rimbaud. El escándalo (de Morrison) era la base de la fama que ocultaba a la música, no tanto a las letras, el objeto de la censura y el señalamiento. La literatura metida en el caletre, las frases, los párrafos, los versos, la provocación y las amenazas de cárcel que hicieron que Morrison abandonara en la cumbre la música en 1971 y se fuera a vivir a París, como Baudelaire, donde fue encontrado muerto en la bañera, dicen que por un paro cardíaco, aunque nunca hubo autopsia y las leyendas de la leyenda aún, 80 años después de su nacimiento, se multiplican.
Comentarios
tracking