Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Benzema en el amistoso disputado por los blancos en Valdebebas esta semana

Benzema en el amistoso disputado por los blancos en Valdebebas esta semanaReal Madrid

Benzema se despide del amuleto que le ha acompañado casi cuatro años

El delantero francés se ha desprendido del vendaje que portaba en el dedo meñique de su mano derecha desde que se lo fracturara en 2019

Karim Benzema está totalmente recuperado de la lesión que le apartó del sueño de jugar el Mundial de Qatar. La vuelta a la ciudad deportiva de Valdebebas le ha devuelto la sonrisa. Regresa al lugar donde se siente querido, donde es un líder. Y como capitán ha estado participando en los amistosos que el conjunto blanco ha disputado en la Ciudad Real Madrid ante Leganés y Getafe. En este último encuentro ha sorprendido verle sin uno de los amuletos que le ha acompañado en estos últimos casi cuatro años: su muñequera acompañada de un aparatoso vendaje para proteger sus dedos. Se desconoce la causa por la que Karim se ha desprendido de un elemento que se ha convertido en habitual.

La última vez que jugó sin ella fue el 14 de enero de 2019, ante el Real Betis, el día en que se fracturó el meñique.

La historia del famoso vendaje

Todo ocurrió el 13 de enero de 2019 –casualidades o no, ahí estaba el número 13– en un Betis-Real Madrid en el estadio sevillano. Tras una entrada de Bartra, el francés, en una acción fortuita, evitó caer contra el césped y acabó fracturándose el dedo meñique de la mano derecha.

El impacto trajo consigo unos evidentes gestos de dolor que acabaron con el delantero pidiendo el cambio y abandonando el terreno de juego.

Pese al diagnóstico, Benzema estuvo en la siguiente jornada ante el Sevilla en el Bernabéu. Estrenó un vendaje que se haría famoso, por aparatoso y por la suerte que traería a Karim. Un amuleto que comenzó a hacer efecto en las cuatro jornadas siguientes, donde hizo seis goles.

Benzema decidió no pasar por el quirófano para no dejar mermado al Real Madrid.

Sus mejores números

Acabó la temporada, pero no se supo si el francés había o no pasado por el quirófano. Una duda que resolvió el propio delantero el pasado año durante la previa del partido ante el Inter de Milán de la Champions: «Primero hice una operación, pero cuando te operas tienes que estar de baja dos meses. Y yo quería continuar con mis compañeros. Me he hecho otra vez daño, pero ahora no tengo tiempo para parar y para pasar por otra operación. Por eso juego con el vendaje».

Y la realidad es que, con ese vendaje, Karim Benzema ha cosechado sus mejores números: cerró la temporada 18/19 con 18 goles en 23 partidos tras fracturarse el dedo meñique; en la siguiente temporada anotó 27 goles y repartió un total de 11 asistencias en 48 partidos; en la 20-21 fueron 30 goles y 9 asistencias las que consiguió en un total de 46 partidos; y en la 2021-22 acabó por explotar con 44 goles y 15 asistencias en 46 partidos, siendo la referencia de ataque de un equipo que consiguió hacer un doblete histórico cosechando Liga y Champions.

Imagen promocional de Adidas con motivo del Balón de Oro de Benzema donde resalta el vendaje del futbolista

Imagen promocional de Adidas con motivo del Balón de Oro de Benzema donde resalta el vendaje del futbolistaReal Madrid

Fueron esos números los que le otorgaron sin discusión ninguna el Balón de Oro de este año y donde, de nuevo, el vendaje fue protagonista, ya que la firma deportiva que le patrocina a él y al Real Madrid no dudó en vestir de oro a tan ya famoso complemento.

Es posible que los últimos acontecimientos en forma de lesión y lo acontecido con su salida de la selección francesa le hayan hecho cambiar de opinión y optar por desprenderse de su, hasta ahora, fiel y efectivo amuleto.

Comentarios
tracking