Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

Thuram y Bastoni celebran abrazados un gol del Inter este curso

Thuram y Bastoni celebran abrazados un gol del Inter este cursoEFE

La resurrección del Inter de Milán y su camino hasta volver a ocupar el trono de Italia

El conjunto milanista se ha proclamado campeón de la liga italiana con cinco jornadas por delante y coronan una temporada fantástica

En 2010 el Inter de Milán fue, objetivamente, el mejor equipo del mundo. De la mano de José Mourinho lograron un triplete histórico, coronado con ese triunfo en la Champions League ante el Bayern de Múnich en Madrid. Había jugadores de primer nivel en la plantilla y el futuro no podía parecer más brillante, pero todo estaba a punto de estallar por los aires. El entrenador luso se marchó, la plantilla, veterana, se fue apagando, y el club entró en un período de mediocridad impropio de la talla de la institución.
Esa primera temporada posterior al triplete, que vio a Rafa Benítez recoger el testigo de Mourinho, solo para ser despedido a los pocos meses y reemplazado por el brasileño Leonardo, fueron los últimos resquicios de esa plantilla que, cabe recalcarlo, había arrasado el fútbol europeos unos meses atrás dejando en el camino al imparable Barça de Guardiola. Ganaron la copa y fueron subcampeones en liga. Tras eso, el olvido.
Muchas temporadas lejos de donde les correspondía, sin lograr títulos, perdidos en posiciones de media tabla, sin pisar rondas eliminatorias de Champions League y así, de la noche a la mañana, dejaron de pertenecer a la élite. En el fútbol eres tan bueno como lo fue tu último resultado. Y el Inter era malo muchas veces.
El salvador, en este caso, fue Antonio Conte. Exentrenador de la Juventus, para dar más miga al asunto. De su mano, desarrollando un gran sistema de juego, uno que se hacía viral por sus salidas de balón desde atrás, fueron recuperando, poco a poco, su lugar. El subcampeonato liguero en 2020 fue la primera piedra. Al año siguiente, cuando el proyecto ultra ganador de la Juventus se empezó a desmoronar, allí estaban ellos. Recuperaron el trono italiano. Conte les devolvió al primer lugar, pero, al igual que en otros trabajos durante su carrera (la propia Juventus, el Chelsea, el Tottenham), la competición europea fue un lunar. Allí no dieron el salto.
Conte dejó el proyecto milanista en el verano de 2021, después de salir campeón, cuando la directiva le confirmó que, no solo no iban a reforzar la plantilla para estirar lo máximo posible ese proyecto ganador, sino que necesitaban vender para cuadrar cuentas. Achraf Hakimi se fue a París, Romelu Lukaku (que luego volvió) se marchó a Londres y el proyecto se vio amenazado.
Lautaro Martínez es la referencia ofensiva del Inter de Milán esta temporada

Lautaro Martínez es la referencia ofensiva del Inter de Milán esta temporadaGTRES

Pero allí estaba Simone Inzaghi para recoger el testigo. Él, que en su carrera como jugador siempre estuvo bajo la sombra de su hermano Filippo, mítico delantero del Milan, había realizado durante años un fantástico trabajo entrenando a la Lazio. Él heredaría el proyecto.
Y, aunque ahora todo son sonrisas, no siempre fue así. De hecho todo estuvo a punto de acabar prematuramente. Su caso, más que ningún otro, ejemplifica la importancia de creer en procesos y dar tiempo a los proyectos.
En su primer año se dejaron ir en liga, pero les salvó la temporada vencer la Copa después de caer en octavos de Champions ante el Liverpool, futuro subcampeón; la temporada pasada de nuevo la liga se les quedó grande, incapaces ante aquel gran Nápoles (que lejano parece ahora eso), pero en torneos coperos fueron una roca, renovando su título de Copa y llegando hasta la final de la Champions League, dejando en el camino, para más inri, a sus vecinos del Milan.
Este año cayeron sorpresivamente en Copa, evitando el tercer título consecutivo, pero han vuelto a dominar la competición liguera. Su superioridad ha sido aplastante y se han proclamado campeones con cinco jornadas por delante. Lo han hecho, de nuevo dándole morbo al asunto, tras ganar a sus vecinos del Milan. Hace unas semanas, cuando el Inter ya se había lanzado en la competición, la televisión italiana llegó a preguntarse si este era el mejor equipo italiano de la historia.
Personalmente, esa afirmación me parece aventurarse demasiado, pero sin duda alguna estamos ante un proyecto que se sitúa entre los mejores de Europa. Su eliminación ante el Atlético en la Champions ha restado algo de brillo a su temporada, pero a nivel doméstico están realizando números históricos. Con 86 puntos en 33 jornadas podrían, de ganar lo que queda, llegar hasta la frontera de los 101 puntos, quedándose a tan solo una unidad de los 102 que logró la Juventus en la temporada 2013/14, récord histórico de la competición.
Con este nuevo título el Inter ya ha sido ganador de la liga italiana en 20 ocasiones (siete de ellas en lo que llevamos de siglo) y se despegan de los 19 títulos que tiene el Milan. Siguen muy lejos, eso sí, de las 36 ligas que ha vencido la Juventus.
Sin posibilidad de fichar a grandes estrellas, el Inter las ha creado. Es el caso de Lautaro Martínez, a quien ficharon muy joven desde la liga argentina y ahora es uno de los mejores delanteros del mundo; de Nicoló Barella, que llegó del Cagliari y ahora es uno de los centrocampistas más asombrosos del planeta, o de Alessandro Bastoni, un central prodigioso en salida de balón que se suma al ataque y reparte asistencias. Además, Inzaghi ha convertido al turco Hakan Çalhanoglu, un mediapunta que se caracterizaba casi exclusivamente por su golpeo, en un mediocentro que lee el juego a la perfección.
Su 5-3-2 no conoce grietas, es realmente difícil meterles mano, hacen daño a la contra con esa dupla de Lautaro y el rapidísimo delantero francés Marcus Thuram, y si les vas a presionar poseen probablemente la que sea la mejor salida de balón del mundo. Una verdadera obra de orfebrería.
Comentarios
tracking