27 de junio de 2022

El brasileño volvió a ser decisivo en la Champions

El brasileño volvió a ser decisivo en la ChampionsEFE

Rodrygo, el niño prodigio que llegó al Madrid para hacerlo brillar más en Europa

El brasileño, que vive un idilio con la Champions, suma más goles en Europa que en Liga donde ha jugado casi el triple de partidos

Rodyrgo Goes llegó casi a la vez que Vinicius. Sin embargo, los focos siempre fueron para el '20' blanco desde el principio. Pero parece que el tiempo le tenía preparado un destino similar al de su compatriota brasileño: enamorar al Bernabéu.
Vinicius se alzó con la titularidad, pero Rodrygo tardó en conectar con ella. Sin embargo, su idilio con la Champions le ha hecho convertirse en el revulsivo ideal. Su amor por la mejor competición continental escapa de la lógica, como este Real Madrid, pero se refleja en los números, que nunca mienten. El atacante lleva más goles en la máxima competición de clubes que en los partidos de Liga, pese a que casi triplica sus partidos en la competición doméstica con respecto a la Champions: diez goles frente a seis.

Ante la duda, Rodrygo

Cuando las cosas van mal, Ancelotti no tiene dudas: Rodrygo Goes. Y este le devuelve la confianza devolviendo al Madrid a la vida cuando agoniza.
En cuartos de final frente al Chelsea y tras el 1-3 de la ida, el Real Madrid perdía 0-3, y gracias. Estaba eliminado de la Liga de Campeones, hasta que apareció Rodrygo haciendo bueno un pase con el exterior, marca de la casa, de Luka Modric y forzando una prórroga que Benzema se encargó de solventar.

'Déjà vu' de Champions

Lo vivido en el Bernabéu ante el City fue un déjà vu de lo ocurrido ante el Chelsea, aunque en versión mejorada y más difícil: con el City perdonando ocasiones claras. Sin embargo, saltó Rodrygo al campo y el Madrid se agarró a la épica.
Dos goles en dos minutos, el 90 y el 91 para llevar al delirio a su afición y a los futbolistas, que volvieron a revivir en una eliminatoria en la que parecía muerto de nuevo, pero no comprobaron si el ataúd estaba bien cerrado. Rodrygo se encargó de devolver la vida, una vez más, al Rey de Europa, quien vuelve a escribir con letras eternas su nombre en la historia.
Comentarios
tracking