Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Saúl Ñíguez está viviendo una nueva etapa de máximo nivel en el Atlético de Madrid

Saúl Ñíguez está viviendo una nueva etapa de máximo nivel en el Atlético de MadridGTRES

El resurgir de Saúl Ñíguez, el futbolista que ilusionó a España y busca renacer tras estar en el ostracismo

El lema del Atlético de Madrid tiene mucho que ver con la historia de este futbolista. El famoso Nunca dejes de creer ha calado dentro y fuera del vestuario y cada vez son más los jugadores que se lo han grabado a fuego para volver a ser importantes en el club de sus amores.
Y uno de estos casos corresponde a Saúl Ñíguez (Elche, Alicante; 1994), uno de los futbolistas que más siente los colores del Atlético de Madrid y que ha vivido momentos mejores y peores en el lado rojiblanco de la capital de España. El ilicitano no es un canterano como tal, pero sí sabe lo que es desvivirse por el conjunto colchonero.
Pero volvamos a los inicios. Saúl se incorporó a la cantera del Atlético con tan solo 13 años, procedente del Real Madrid y desde entonces ha ido quemando etapas hasta consagrarse en el primer equipo y contar con la confianza de Simeone, algo que no muchos jugadores pueden decir. Sin embargo, su trayectoria no ha sido un camino de rosas.
Ñíguez vivió sus mejores años desde el año 2014 hasta aproximadamente el 2018. El Vicente Calderón vibró con el ilicitano y su gran nivel hizo que el conjunto rojiblanco llegara a dos finales de Champions. Y ese fue el problema. Saúl estaba acostumbrado a triunfar y cuando vinieron mal dadas no supo gestionar los malos momentos. Decidió ponerse, entre otras cosas, en manos de un psicólogo, una práctica cada vez más habitual en un deporte que exige tanto mentalmente como el fútbol.
Saúl celebra un gol junto a Ángel Correa y Álvaro Morata

Saúl celebra un gol junto a Ángel Correa y Álvaro MorataEFE

Pero Saúl sabía que tenía que cambiar algo más. Y no se fue muy lejos. Además del factor psicológico, también decidió modificar el aspecto alimenticio, algo clave para un futbolista. El ilicitano vivió un episodio renal muy duro y esa dolencia le empujó a cambiar la alimentación, hasta el punto de ser casi vegano. «El nutricionista recomendó que lo mejor para mi riñón era ser vegetariano. El riñón izquierdo estaba trabajando demasiado para procesar proteínas», reconoció Saúl en una entrevista con Mundo Deportivo.

Una cesión para sanar

Viendo que en el Atlético de Madrid había perdido protagonismo, Saúl decidió irse cedido al Chelsea en busca de la esencia perdida y, sobre todo, de minutos, algo necesario para que un jugador de fútbol vuelva a coger confianza.
El ir a Londres le vino francamente bien a Saúl. Era la primera vez que salía de España y, a pesar de no contar con mucho protagonismo, se reseteó mentalmente para su bien y para el de su familia y maduró futbolísticamente hablando. «La gente del Chelsea siempre me trató súper bien, el club y la afición, estaré eternamente agradecido. En Londres aprendí a fijarme en los pequeños detalles, a diferencia de Madrid, donde lo tenía todo», confesó Saúl en una entrevista con Relevo.
Saúl Ñíguez, en un entrenamiento del Atlético de Madrid

Saúl Ñíguez, en un entrenamiento del Atlético de MadridEFE

Muchas veces salir de tu zona de confort viene bien y dos temporadas después, se puede afirmar que la experiencia londinense le ayudó a sanar mentalmente y a aprender a valorar más las pequeñas cosas.

Vuelta al Atleti

Después de un año en Londres, Saúl regresó al club de sus amores para volver a ganarse la confianza de Simeone. El ilicitano era un futbolista mucho más maduro y los cambios en su vida personal se empezaron a notar.
En la 2022/2023, la temporada de su regreso al conjunto rojiblanco, el centrocampista acumuló 31 partidos, fue un jugador importante para el Atleti, consiguió marcar tres goles, pero reconoció que no había cambiado deportivamente. «Hay momentos en los que el jugador tiene esa confianza del entrenador. Cuando no la tienes es difícil. Entonces, no es solamente que juegas bien o mal. Yo puedo estar igual de bien, ayudar y ser importante sin jugar», dejó claro el ilicitano en Relevo.
Pero a Saúl le dan igual los datos. Él siempre se ha fijado en las sensaciones y a eso se aferra para volver a deleitar, con su fútbol, a los aficionados rojiblancos. «La gente muchas veces se fija en los datos, en los resultados. Yo me fijo en mis sensaciones. Estoy haciendo las cosas bien, pero puedo hacerlas mucho mejor. ¿Qué pasa? Que como llevo un tiempo entre comillas mal, con poquito que hagas, es la bomba. Entonces cuando esté bien, la gente va a flipar. Eso es lo bueno y lo positivo, que a pesar de que las cosas van bien, yo personalmente sé que pueden ir mucho mejor», especificó Saúl en Relevo.

¿Una vuelta a la selección?

Saúl Ñíguez también tiene recorrido en la selección española. Cuando pertenecía a la sub-21 era, junto con Marco Asensio, uno de los líderes y todo el fútbol ofensivo pasaba por sus botas. El ilicitano era un jugador determinante y Luis Enrique lo reclutó para la absoluta.
Para el recuerdo quedará la exhibición que dio Saúl en su Elche natal. Ese 11 de septiembre de 2018 no se le olvidará nunca al ilicitano. España vapuleó 6-0 a Croacia y el centrocampista del Atlético de Madrid fue uno de los mejores jugadores del encuentro.
Saúl celebra el 6-0 de España a Croacia en el Martínez Valero de Elche

Saúl celebra el 6-0 de España a Croacia en el Martínez Valero de ElcheGTRES

Con la absoluta ha disputado un total de 19 partidos. Saúl sigue confiando en aumentar esas cifras, pero sabe que tiene mucho trabajo por delante y que la posición de centrocampista en la actual selección solo la ocupan los futbolistas más consagrados. Pero como ha dicho Luis de la Fuente en numerosas ocasiones las puertas de la selección no están cerradas. Y a eso se aferra Saúl Ñíguez.
Comentarios
tracking