25 de septiembre de 2022

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá

Justin Trudeau, primer ministro de CanadáGTRES

Precio de la electricidad

Por qué la tensión entre Canadá y Rusia dispara el precio de la luz en España

Las sanciones impuestas por Ottawa contra Moscú paralizan el mantenimiento de Nord Stream 1, el principal gasoducto europeo. Rusia responde con un corte parcial del suministro. Los precios se disparan

La primera semana con la excepción ibérica en vigor agita el mercado eléctrico en España. Los precios de la luz han vuelto a pulverizar máximos lastrados por la escalada que el gas está sufriendo en el mercado europeo y en su reflejo español. No es una coincidencia. Durante las últimas horas, Rusia ha elevado su ofensiva contra Europa. El Kremlin ha recortado el suministro de gas a sus principales clientes comunitarios, principalmente a Alemania e Italia, pero también a Francia, que ha confirmado que ya no recibe gas procedente de Moscú.
Según ha podido confirmar El Debate, Canadá mantiene paralizado el mantenimiento de una turbina fundamental para garantizar el bombeo de gas del principal gasoducto que une Rusia con Europa, el Nord Stream 1. Las sanciones del país contra Putin impiden la colaboración de Ottawa con el gigante energético ruso, Gazprom. En respuesta, el Kremlin redujo esta semana el suministro, disparando los precios en el mercado de referencia de la Unión Europea.
«Entramos en un terrero desconocido, ya que Rusia acaba de ‘tocar’ nada menos que a Alemania, junto, a Italia. A partir de aquí, la tensión va a crecer proporcionalmente al tiempo que transcurra sin que tengamos respuesta a la pregunta: ¿cuánto tiempo persistirán estos flujos rusos más bajos?», apuntan desde Tempos Energía.
El pasado lunes, el gas cotizaba a 83,4 euros. Desde entonces, el precio ha repuntado por encima de los 125 euros. En paralelo, el mercado español (Mibgas) se ha contagiado de la tensión en Europa marcando máximos de nuevo.
La tensión llega en el peor momento. Al encarecimiento del gas, se une el incremento desproporcionado de la demanda eléctrica en la subasta española. Los dos puntales constituyen el precio final que han comenzado a pagar los consumidores españoles. Por un lado, el resultado diario de la subasta en el mercado mayorista se ha visto muy afectado por la caída de la generación hidráulica y el aumento de producción fruto de la respuesta a la ola de calor. Por otro, la subida del precio del gas engorda cada día más la compensación que diariamente deben afrontar todos aquellos hogares acogidos a la tarifa regulada.
Las previsiones señalan a precios mucho más altos durante las próximas semanas. Los futuros del gas apuntan a precios de entorno a los 150 euros, lo que inflará el precio final diario de la electricidad en España. La demanda de gas natural para generación de electricidad ha ido rompiendo récords a lo largo de la pasada semana.
La única esperanza del consumidor español reside ahora en un cambio de la meteorología. Tan solo la eólica y la fotovoltaica conseguirán rebajar la necesidad de gas, enfriando las subidas que el mercado ha experimentado durante las últimas jornadas.
La etapa final de la ola de calor dejó cierto alivio en la subasta de este viernes, que cerró con un precio de 146,54 euros/MWh. Aun así, el encarecimiento del gas elevó la cifra final a los 212,06 euros.
Comentarios
tracking