09 de agosto de 2022

Sede de Naturgy en Madrid.

Sede de Naturgy en Madrid.

Reacciones

El impuesto a las eléctricas abre la puerta a la deslocalización de empresas

Sánchez se somete a las pretensiones del sector comunista de su Gobierno y pone en riesgo el tejido empresarial

Las eléctricas estaban esperando la comparecencia de Pedro Sánchez tras la reunión extraordinaria del Consejo de ministros para conocer de primera mano qué postura tomaba el Gobierno respecto a una supuesta subida de impuestos.
Iberdrola, Endesa o Naturgy son las afectadas por esta subida del 5% de los impuestos a los beneficios extraordinarios. La medida, que se había filtrado días antes, encontró una encendida crítica por parte de Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, que aventuró «cuidado con esos anuncios de subida de impuestos y cuidado con ordeñar en exceso a la vaca» y añadió que «llega un momento en el que las decisiones empresariales se toman globalmente».

Cuidado con esos anuncios de subida de impuestos y cuidado con ordeñar en exceso a la vacaAntonio Garamendi, presidente de la CEOE

Garamendi se refería a las deslocalizaciones de empresas como consecuencia de ese nuevo impuesto a la carta sobre el que el propio dirigente pidió unidad para oponerse por parte del sector empresarial.
La indiscriminada subida de impuestos de Sánchez ha tenido como objetivo las empresas privadas, algo que se barruntaba el sector en las reuniones previas en las que han coincidido líderes patronales.

Proyecto de ley

Ahora queda por conocer cómo se llevará a cabo este impuesto ya que se tendrá que hacer como proyecto de ley en el Congreso y lo tendrán que proponer de manera conjunta tanto PSOE como Podemos.
Sánchez ha advertido que el impuesto a las eléctricas «no está en el Real Decreto porque no puede estar» solventando así la trifulca que han mantenido públicamente Yolanda Díaz y María Jesús Montero sobre el fondo y la forma de llevarlo a cabo.
Hasta Teresa Ribero tuvo que intervenir y dar la razón a su compañera de partido cuando dijo que «hay que estar más pendiente de lo que dice Montero que de Díaz». La última ministra en salir al paso del impuesto fue Nadia Calviño asegurando que «ignoraba» lo que estaban proponiendo contra las energéticas sus socios de Gobierno.
Los expertos aseguran que la brecha entre la patronal y el Gobierno se ha abierto mucho más con esta nueva pulsión impositiva de Pedro Sánchez, aunque no creen que a corto plazo las grandes energéticas españolas vayan a cambiar su sede a países con menor presión impositiva.

Echenique y los buitres

Lo que sí temen es que el anuncio cree un efecto negativo en otros sectores y las nuevas empresas miren con recelo a España por esta nueva capacidad de recortar sus beneficios a base de impuestos.
De momento, el Gobierno se ha doblegado a las exigencias de Podemos aunque podrían dar un paso definitivo al vacío si se toman en serio las palabras de Echenique que aseguró que «si gobernásemos solos nos estaríamos planteando nacionalizar a estos buitres».
Comentarios
tracking