07 de diciembre de 2022

Con los números en la mano, los diputados españoles están peor pagados que los de otros países

Con los números en la mano, los diputados españoles están peor pagados que los de otros paísesPaula Andrade

Sueldos públicos

Los diputados españoles siguen estando entre los peor pagados de Europa pese a su subida salarial

El aumento de sueldo del 3,5 % para 2023 mantiene a los miembros del Congreso de los Diputados como los séptimos parlamentarios peor pagados de la UE

La Mesa del Congreso aprobó la semana pasada una subida de sueldo del 3,5 % para los diputados que entrará en vigor en 2023 y que elevará su salario base bruto hasta los 3.157,39 euros al mes en 14 pagas. La remuneración de los miembros de la Cámara Baja el próximo año será casi dos veces superior a la que obtuvieron de media los trabajadores españoles en 2021 –1.751 euros, según Adecco–, pero se mantendrá muy por debajo de la que reciben la mayoría de sus homólogos europeos.
Los parlamentarios mejor pagados de la Unión Europea son los italianos. Los diputados de este país recibieron la pasada legislatura una asignación bruta de 10.435 euros al mes. Como contrapunto, Italia ha aprobado en referéndum reducir en un tercio su número de representantes, una medida que se hará efectiva con la constitución de la Cámara de Diputados salida de las últimas elecciones.
El segundo estipendio más alto lo tienen los 736 integrantes del Bundestag alemán. Este organismo fijó el montante en 2021 en los 10.013 euros antes de impuestos. No se quedan atrás Austria e Irlanda, dos países con menos de 10 millones de habitantes que pagan a sus representantes públicos un sueldo base que supera los 8.000 euros al mes.
Tras la subida salarial del 3,5 % en 2023, los diputados españoles se mantendrán como los séptimos parlamentarios que menos cobran de Europa. Solo superarán en remuneración a los legisladores de Hungría, Letonia, Bulgaria, Polonia, Croacia y Malta (1.989 euros).
Además, el sueldo base bruto de los procuradores españoles será solo 1,8 veces superior al salario medio del conjunto de los trabajadores, mientras que en países como Rumanía, Bulgaria o Grecia, los legisladores llegan a ingresar hasta cinco veces más al mes por su trabajo que el resto de sus compatriotas.
El Congreso de los Diputados aprobó en 2010 un recorte del 10 % en el sueldo de sus miembros con motivo de la crisis económica. La remuneración de los parlamentarios quedó entonces congelada en los 2.813 euros mensuales hasta que en 2017 se subió un 1 %. Desde entonces se registraron pequeños incrementos salariales que les permitieron recuperar en 2020 los niveles precrisis.
No obstante, al sueldo base de 3.157 euros brutos al mes habría que sumar el montante de las indemnizaciones por gastos extraordinarios –que va desde los 935 a los 1.959 euros en función de si el legislador ha sido elegido por Madrid o por el resto de España–, las dietas por viajes y desplazamientos y los complementos por el ejercicio de cargos parlamentarios, tal como contempla la última actualización del régimen económico de la Cámara Baja.
Según Transparentia, los sueldos más altos de la política española los tienen la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, cuyo salario bruto anual llega a los 230.936 euros, y el presidente del Senado, Ander Gil, que ingresa por el ejercicio de su cargo un total de 206.773 euros.
Comentarios
tracking