Fundado en 1910

20 de abril de 2024

El canciller alemán Olaf Scholz

El canciller alemán Olaf ScholzAFP

Alemania hace oficial el frenazo de su economía y recorta drásticamente su previsión de crecimiento para 2024

Estima ahora que crecerá un 0,2 % cuando en otoño aseguraba que el crecimiento alcanzaría el 1,3 % este año

El Gobierno alemán revisó hoy de manera significativa a la baja su pronóstico de crecimiento para este año, al estimar ahora que la economía crecerá solamente un 0,2 % en 2024 y no un 1,3 % como había calculado en su informe de otoño.
«La salida de la crisis es más lenta de lo que esperábamos. La economía mundial es volátil, el crecimiento del comercio internacional está en niveles muy bajos y eso para un nación exportadora como Alemania representa un reto», dijo el ministro de Economía, el verde Robert Habeck, en la presentación del informe anual del Gobierno de coalición.
Además, explicó que las medidas que se hicieron necesarias para combatir la inflación llevaron a un alza de intereses, lo que ha repercutido negativamente en las inversiones de las empresas.
La inflación, según los pronósticos del Gobierno, será este año del 2,8 % después de que en 2023 se situara en el 5,9 %. Asimismo, un ajuste fiscal forzado por una sentencia del Tribunal Constitucional llevó al Ejecutivo formado por socialdemócratas, verdes y liberales a definir nuevas prioridades en noviembre.
Habeck añadió que a esas razones coyunturales se agregan otras razones estructurales que se han acumulado durante mucho tiempo, como la escasez de mano de obra debido al cambio demográfico o la elevada carga burocrática que, dijo, «se ha convertido en un tormento para las empresas».
El ministro dijo ante la prensa que si Alemania no hace frente al problema de la escasez de mano de obra, la eficacia de otras medidas como rebajas de impuestos serán muy limitadas.
«Si no hay gente que haga el trabajo podemos hacer las rebajas fiscales que queramos, pero las empresas no podrán desarrollar proyectos por falta de manos y cerebros», aseguró.
Habeck lamentó que el problema no se hubiera enfrentado con anterioridad, ya que «no es una sorpresa que la población envejezca».
El cambio demográfico, según el ministro, ha llevado a que el potencial de crecimiento de Alemania haya pasado de ser del 2 % en la década de 1980 al 0,7 en la actualidad. «Seguirá bajando si no tomamos las medidas adecuadas», advirtió.
Por eso una prioridad es llevar al mercado laboral al mayor número de trabajadores posible y usar potenciales que se están desperdiciando, como las mujeres que no pueden trabajar por problemas de atención para sus hijos, jubilados que quiere seguir trabajando o jóvenes sin formación profesional.

Falta de dinamismo

El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, aseguró previamente en la sesión de preguntas al Gobierno en el Bundestag (Cámara Baja) que «la evolución de la inflación ahora es manejable».
No obstante, mucho más crítico que Habeck, el político liberal admitió que el desarrollo económico de Alemania «no es satisfactorio», pues «tenemos muy poco dinamismo».
«Esto tiene que ver con el aumento del tipo de interés, con la reducción de la demanda en los mercados mundiales debido al enfriamiento de la economía global y también con las consecuencias de la pérdida de importaciones de energía fósil barata», explicó.
Lindner también reconoció que Alemania ha perdido puestos desde 2014 en todas las comparaciones internacionales sobre las mejores ubicaciones o emplazamientos de empresas.
«Por tanto, no se trata de explicaciones simples, sino de tareas estructurales» que el país debe resolver, dijo. El ministro recalcó que la falta de mano de obra afecta al crecimiento, aunque la ley de inmigración de trabajadores cualificados supone «un gran avance», sostuvo. «Ahora deben realizarse mayores esfuerzos para movilizar el mercado laboral», dijo Lindner.
El titular de Finanzas también denunció el hecho de que la carga burocrática en Alemania «se encuentre en su punto más alto desde 2012, cuando se midió por primera vez». Con las decisiones del gabinete de reducir la burocracia, estas cargas «caerán a su nivel más bajo», aseguró.
A fin de remediar la actual situación económica de Alemania, Lindner puso de ejemplo también las inversiones «récord» en ferrocarriles, carreteras, vías navegables, redes digitales y la infraestructura.
Sin embargo, abogó en paralelo por optimizar las condiciones para las inversiones privadas y la movilización de capital privado en Alemania y Europa y por crear un marco fiscal más competitivo.
«Ahora se trata de promover junto con la Ley de Oportunidades de Crecimiento que insto a la oposición a adoptar otro elemento para dar un impulso real en el ámbito de los incentivos a la inversión, por ejemplo en la construcción y el fortalecimiento de los proyectos de investigación privados», recalcó.
Comentarios
tracking