Fundado en 1910

18 de mayo de 2024

La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante un pleno en el Senado

La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante un pleno en el SenadoEuropa Press

El aumento de la recaudación fiscal redujo el déficit al 3,66 % en 2023

La ministra de Hacienda augura «una legislatura larga» y choca con el Banco de España sobre el destino del impuesto a la banca

España cerró en 2023 con un déficit del 3,66 %, un punto menos que en 2024, situándose en 53556 millones de euros. El dato lo adelantó Pedro Sánchez de forma sorpresiva durante la sesión de control al Gobierno, este miércoles. María Jesús Montero ha dado no obstante nuevos detalles este jueves, en una presentación en la que ha augurado que la legislatura «será larga».
Montero ha vinculado la reducción del indicador con «la política exitosa y progresista del Gobierno» que, según ha asegurado, «ha dado resultados a pesar de la pandemia y de la crisis de Ucrania». No obstante, aún permanece muy por encima de las cifras alcanzadas antes de la pandemia, dado que en 2019 se situaba en el 3,06 % del PIB.
Durante la presentación de las cifras Montero ha rozado con el Banco de España, al asegurar que el impuesto a la banca, que junto al energético está pendiente de ser rediseñado para mantenerlo en el tiempo, «se destinará al pago de servicios a la ciudadanía y no a mejorar los resultados de las entidades en los test de estrés», como había reclamado el gobernador Pablo Hernández de Cos.
Sobre el rediseño de ambos tributos, que debería haberse articulado junto a los PGE, Montero ha afirmado que «no hay prisa», dado que no se liquidarán «hasta bien entrado 2025. Y ha abogado por vincular su tramitación, en un único paquete, a la adaptación impositiva por la subida del SMI.

«No hay prisa para rediseñar el impuesto a la banca y a las energéticas dado que no se liquidará hasta bien entrado 2025»

Sobre la pretensión de Cataluña de reformar el modelo de financiación para gestionar todos los impuestos, la vicepresidenta y responsable de Hacienda ha asegurado que «el Gobierno no dará el visto bueno a ningún modelo que no garantice que haya igualdad de recursos para todos los territorios». Como ya informó El Debate, la propuesta de Pere Aragonès supondría un recorte de los ingresos del Estado de 30.000 millones, lo que dañaría servicios básicos como la sanidad o la educación en otras autonomías.

Recaudación y presión fiscal

Según los datos, la Administración Central del Estado fue la administración que más contribuyó a la reducción del déficit, con un incremento de los recursos no financieros del 4,1 %, hasta 289.486 millones, y un alza de los gastos del 0,4 %. De su lado, los recursos de la CCAA se incrementaron un 5,8 %, hasta 12.930 millones más. Los gastos aumentaron en 11065 millones, un 4,6 %, hasta 249.707 millones.
En el caso de las entidades locales, los recursos no financieros se incrementaron un 6,7 % y los gastos un 6,3 %. Por último, la seguridad social cerró el 2023 con un déficit del 0,53 %.

«Hay más gente trabajando»

El aumento de los ingresos se correspondió con un incremento de la recaudación impositiva. Durante el año pasado la recaudación por IRPF aumentó un 9,9 %, hasta 120.280 millones, un 9,9 % más, que Montero vincula «a un comportamiento mejor del previsto en empleo, salarios y rentas». «Hay mas gente trabajado y un mejor salario para una gran parte de la población», ha dicho Montero, que recordó que el Gobierno aprobó una rebaja para las rentas de hasta 21.000 euros cuyo impacto, según ha cuantificado, fue de 1.700 millones.
Por otra parte la recaudación por sociedades aumentó un 9 %, hasta 35060 millones, «por la buena marcha de los beneficios empresariales». En el caso del IVA, la recaudación aumentó un 1,6 %, hasta 83.909 millones de euros. Un incremento, según Montero, «moderado» por el efecto de la prolongación de las medidas de lucha contra la inflación, esto es, la rebaja del tipo del IVA en el consumo de electricidad, gas y alimentación.
En los impuestos especiales la recaudación se incrementó un 2,6 %, hasta 20.757 millones, porque la prórroga de las rebajas fiscales en electricidad se vio compensada con el crecimiento registrado en el impuesto sobre envases de plástico no reutilizables, nuevo en 2023. Alcanzó los 591 millones. Pese a este incremento de los ingresos, la presión fiscal, según Hacienda, se situó en el 38,3 %, tres décimas menos.
Comentarios
tracking