28 de enero de 2023

El empresario Kike Sarasola

El empresario Kike Sarasola

Hoteles

Room Mate, liquidada: auge y caída de la cadena hotelera de Kike Sarasola

La jueza del concurso deberá ahora decidir si la quiebra de Room Mate es imputable a sus administradores o si obedece a factores externos

De los tiempos de esplendor, a la liquidación. El Juzgado de lo Mercantil número 14 de Madrid ha declarado el final de la fase común del concurso de acreedores en el que entró Room Mate, lo que da paso a su liquidación tras completarse la venta al fondo estadounidense Angelo Gordon y a la hotelera canadiense Westmont Hospitality.
Con la apertura de la fase de liquidación, se produce el cese del presidente y del fundador del grupo, Enrique Sarasola, así como del resto de los consejeros de la sociedad.
Angelo Gordon y Weston fueron los únicos postores con una oferta valorada en 57 millones de euros, dividida en 53 millones que corresponden a la asunción de pasivos laborales, saldo pendiente con proveedores, arrendamientos, deudas…y otros cuatro millones en concepto de contraprestación ofrecida por la unidad productiva que incluye la explotación de 21 hoteles.

Dilucidar las causas de la caída

Ahora, la jueza del concurso deberá ahora decidir si la quiebra de Room Mate es imputable a sus administradores –concurso culpable– o si obedece a factores externos y por tanto no es atribuible a estos –concurso fortuito–.
Para ello, la magistrada escuchará a todas las partes, es decir, el administrador concursal, PwC, que ha presentado su informe, los acreedores y la propia empresa concursada. De ser encontrados culpables, Sarasola y sus socios no tendrían consecuencias penales pero sí civiles y pueden verse obligados a asumir responsabilidades económicas de la compañía o ser inhabilitados para ser administradores de otras empresas, por ejemplo.

Concurso voluntario de acreedores

Que algo marchaba mal en Room Mate acabó por salir a la luz el pasado mes de mayo, cuando trascendió que la empresaria Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega, desahuciaba al grupo hotelero español de sendos hoteles en Nueva York y Miami al exigir el 100 % del pago del alquiler de los inmuebles.
La respuesta de la cadena hotelera fue acusar a la empresaria de «extrema rigidez» en las negociaciones, asegurando en aquel tiempo que estaban en proceso de regularizar el pago con la mayoría de sus proveedores.
Finalmente, en junio, Room Mate presentó en los juzgados la solicitud de concurso de acreedores voluntario con venta de unidad productiva, acompañada de una oferta vinculante por parte de un inversor que plantea la continuidad del negocio y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Mantenimiento de los puestos de trabajo

Enrique Sarasola confirmó que la oferta garantizaba la continuidad del negocio y de los 600 empleos hasta que culminara el proceso concursal.

​Así, el proceso de adquisición por parte de los inversores garantizaría la continuidad del negocio y de los trabajadores.

​Otro tema será el futuro del propio Sarasola dentro de la compañía que fundó.

​De momento, su principal preocupación es que el administrador concursal le exima de responsabilidades en el concurso.
Comentarios
tracking