09 de agosto de 2022

El filósofo y ensayista español Fernando Savater

El filósofo y ensayista español Fernando SavaterEFE

Educación

Importantes intelectuales firman un manifiesto contra la Ley Celaá

Escritores, filósofos y matemáticos piden sacar de las aulas «los conceptos ajenos a los saberes concretos de cada asignatura, de tipo moral o ideológico»

Un importante grupo de intelectuales, entre los que destacan Fernando Savater, Andrés Trapiello o Gustavo Bueno Sánchez, entre otros, han firmado un manifiesto contra la Ley Celaá por el adoctrinamiento al que somete este texto a los alumnos.
Según el manifiesto, «los conceptos ajenos a los saberes concretos de cada asignatura, de tipo moral o ideológico, deben ser desplazados de las aulas». «Los alumnos no deben ser objeto de adoctrinamiento pues tal intromisión supone una perversión de lo público al sacrificar, especialmente para los alumnos con menos recursos, su formación técnica, profesional, académica y personal, condenándoles al sometimiento moral y a la incompetencia intelectual», añade el texto.
«Ello perjudica el carácter de ascensor social y de igualdad de oportunidades que precisamente toda escuela pública debe tener. De este modo, además, ya gobiernen unos partidos u otros, con orientaciones morales e ideológicas diversas, no se correrá el peligro de que el sistema educativo se convierta en instrumento para adoctrinar y apropiarse de un servicio público fundamental para la sociedad y sus miembros, sufragado por todos los contribuyentes».
Así, estos intelectuales establecen una serie de puntos «que habría que tomar en consideración por las autoridades educativas»:
  • Creación de una institución pública, de una suerte de Consejo General de la Función Docente, integrado exclusivamente (o principalmente) por docentes con larga experiencia, académicos y científicos de reconocido prestigio procedentes de las distintas ramas del saber, formal y materialmente independiente del poder ejecutivo y del poder legislativo, ajeno a cualquier ideología o partido concreto, que sirva de principal referencia a la hora de proponer, o en su caso revisar, las distintas leyes e iniciativas de carácter educativo, ya sea en la enseñanza infantil, primaria, secundaria o universitaria, y cuya principal competencia sea el diseño, según criterios estrictamente técnicos, científicos y académicos, del Sistema de Instrucción Pública y sus planes de estudios.
  • La tasa de fracaso escolar, entendiendo por tal el número de repeticiones y de suspensos, es relativamente alta. Pero la LOMLOE trata de arreglar el problema haciendo desaparecer los suspensos y dificultando la repetición, con lo que no solo no solucionará sino que acrecentará el problema al ocultarlo, además de añadir carga burocrática para los docentes, que tendrán que realizar tareas administrativas ajenas a su verdadera ocupación: dar clase a los alumnos y prepararse para ello.
  • La evaluación debe ser por contenidos concretos de cada asignatura, pues la evaluación por competencias diluye los conocimientos concretos. No hay mayor adquisición de competencias que dominar con destreza los contenidos de cada asignatura.
  • Deben permanecer las notas numéricas y las Menciones de Honor. Las primeras para conocer con mayor precisión el grado de éxito del alumno en la adquisición de conocimientos; y las segundas para que el esfuerzo y el mérito sean un aliciente más para el alumnado, y contribuyan a reducir cuanto se pueda toda discriminación que no sea exclusivamente escolar, especialmente la discriminación socio-económica, que la escuela actual, por su empobrecimiento en contenidos, ejerce de hecho.
  • Los docentes deberán contar con libertad para enseñar los contenidos científicos o humanísticos de su materia, sin ser correa de transmisión de la ideología de turno, y cuyo límite debe ser la Constitución y el Código Penal.
  • Debe apostarse por exámenes externos y comunes en distintas etapas educativas, para poder realizar pruebas diagnósticas sobre la marcha de los distintos centros de enseñanza. En especial, apostamos por una Prueba de Selectividad única en todo el territorio nacional, con contenidos comunes, garantizando así la igualdad de oportunidades para todos los alumnos.
  • Creemos que es importante, asimismo, que se garanticen las resoluciones judiciales, como la que obliga a impartir al menos un 25% de las asignaturas en español en Cataluña. Aspiramos, de forma más general, a que en todo el territorio nacional se garantice la enseñanza pública en lengua española, sin perjuicio de que continúe habiendo enseñanza en otras lenguas cooficiales del Estado.
Este manifiesto, firmado por José Sánchez Tortosa, Sergio Vicente Burguillo y Carlos M. Madrid Casado, está suscrito por Gabriel Albiac, Félix de Azúa, Luis Mª Bilbao, Gustavo Bueno Sánchez, Luis Alberto de Cuenca, Alicia Delibes, Antonio Diéguez Lucena, Clara Eugenia Núñez, José Ignacio Fortea, Juan Pablo Fusi, Fernando García de Cortázar, José Ángel García de Cortázar, Juan E. Gelabert, Fernando Gómez Redondo, Pedro Miguel González Urbaneja, Jon Juaristi, Ramón Lanza García, Araceli Mangas Martín, José María Marco, Ricardo Moreno Castillo, Félix Ovejero, Marino Pérez Álvarez, Xavier Pericay, José Luis Ramírez Sádaba, Alberto Royo, Fernando Savater, José Ángel Sesma Muñoz, Horacio Silvestre, Gabriel Tortella y Andrés Trapiello.

Temas

Comentarios
tracking