31 de enero de 2023

Ada Colau y Eloi Badia

Ada Colau y Eloi BadiaEl Debate

Barcelona  El concejal de Colau que se presentó a una oposición municipal renuncia ante las fuertes críticas

Eloi Badia llegó a examinarse el pasado sábado para convertirse en ingeniero municipal. El tribunal está formado por técnicos municipales

El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, ha renunciado a las oposiciones para la bolsa de trabajo del Ayuntamiento de Barcelona, aspiraba a ser ingeniero municipal, después de la información publicada por El Debate y de las fuertes críticas que ha recibido desde la oposición. Esas críticas señalaban un posible «conflicto de intereses», además de incumplir el artículo 178.2.b de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Esto es, la incompatibilidad para que un concejal que está en activo oposite a una plaza de funcionario de su propio Ayuntamiento.
En declaraciones a Betevé, Badia ha dicho que se le ha utilizado para «deslegitimar al Ayuntamiento y unos procesos que son impecables y se han elaborado de forma extraordinaria. Lo lamento y renuncio» y también ha dejado claro que se había presentado «pensando en un plan B o C laboral», para cuando dejara de ser concejal y para «demostrar que no hay ninguna puerta giratoria ni tráfico de influencias».
El concejal de Emergencia Climática ha decidido dar este «paso al lado» tras las críticas de la oposición, que tenía previsto llevar este tema al pleno del Ayuntamiento de Barcelona de este viernes. Aunque hay que tener en cuenta que no es sólo Badia el que optaba a formar parte de la bolsa de trabajo municipal. También su pareja, Tatiana Guerrero, que es asesora de la tenencia de alcaldía de Derechos Sociales; el comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo Religioso, Khalid Ghali o Vanesa Valiño, jefa de gabinete de la concejalía de Vivienda, que también es pareja del diputado por los comunes en el Congreso, Gerardo Pisarello.

Otros cargos y asesores

Por este motivo, desde el PP van a pedir explicaciones a la Oficina de Transparencia y buenas prácticas a través del Buzón ético y de Buen Gobierno. El portavoz del grupo municipal popular, Óscar Ramírez, decía que «no es habitual que los órganos de gobierno de un Ayuntamiento se presenten en la misma institución para opositar en ese mismo Ayuntamiento y sean admitidos en la bolsa de trabajo». Y Ramírez no sólo hacía referencia a la situación de Badia, que ha recordado, no sólo «es concejal en activo, sino que además es ejecutivo, concejal de gobierno», sino también a los otros cargos y asesores de los Comunes que se han presentado a las oposiciones.
Para Ramírez se trata de una «incompatibilidad manifiesta con conflicto de intereses» y ha pedido transparencia en todo el proceso. Además, ha recordado que el Ayuntamiento de Barcelona tiene «un código ético y de buena conducta, donde se tienen que respetar esos principios de buena conducta por parte de todos los cargos electos y con la responsabilidad que se nos impone a la hora de asumir nuestro mandato". También ha dejado claro que todo el mundo tiene derecho a a presentarse a una bolsa de trabajo pero tiene que ser en igualdad de condiciones».

«Poco ético»

En la misma línea se pronunciaba la líder de Valents y concejal en el Ayuntamiento de Barcelona por Barcelona pel Canvi, Eva Parera, que ha recordado «que los que parece que venían a cambiar el mundo no saben vivir fuera de un sueldo público». Y consideraba que es «poco ético» presentarse a unas oposiciones «siendo juez y parte».
Desde Ciudadanos, Luz Guilarte recordaba unas declaraciones de Íñigo Errejón, que avanzaba, según la portavoz de la formación naranja, la estrategia que están siguiendo ahora los comunes «para colocar a los suyos, 'refugiarme mientras gobierne el adversario'. Es la práctica de los dedazos, amiguismo, nepotismo, utilizar los recursos públicos para atrincherarse a falta de perspectivas electorales en el ayuntamiento, a costa del esfuerzo de los ciudadanos».
Junts per Catalunya también ha denunciado la incompatibilidad en las oposiciones a las que se ha presentado Badia. Su concejal, Jordi Martí, ha registrado una batería de preguntas dirigidas a la alcaldesa, Ada Colau, sobre esta incompatibilidad que vendría recogida en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, la LOREG, y que hace referencia a los aspectos incompatibles con la condición de concejal.
Comentarios
tracking