17 de agosto de 2022

La ministra de Defensa durante la Cumbre de la OTAN

La ministra de Defensa durante la Cumbre de la OTANEFE

Los números del Gobierno

Un documento oficial revela que el gasto extra en defensa será de 4.800 millones hasta 2025

Sánchez está decidido a cumplir con la OTAN, pese a Podemos. El montante es similar a todo el presupuesto del Ministerio de Ione Belarra para este año y nueve veces más que el de Irene Montero

De momento, el Gobierno no quiere dar cifras respecto al aumento del gasto militar comprometido con la OTAN, pero ya ha hecho las cuentas. Pedro Sánchez planea aumentar en unos 4.800 millones de euros el presupuesto en defensa en el próximo trienio, hasta 2025. De forma que ese año la partida ya equivalga a entre el 1,4 y el 1,5 % del PIB y tenga otros cuatro años para alcanzar el 2 % en 2029.
Está todo contenido en la actualización del Programa de Estabilidad 2022-2025 que el Ejecutivo aprobó el 30 de abril y después envió a la Comisión Europea, junto con una nueva versión del Programa Nacional de Reformas de 2022. En esa revisión, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos establece que el gasto en defensa aumentará dos décimas en 2023, otra décima en 2024 y una décima más en 2025. En total, cuatro décimas en los tres próximos ejercicios.
El párrafo del Programa de Estabilidad donde se detalla el aumento gradual

El párrafo del Programa de Estabilidad donde se detalla el aumento gradual

Según un informe que hizo público la OTAN en marzo, el gasto en defensa de España en 2021 se situó en el 1,03 % del PIB. El dato de 2022 no está cerrado, aunque desde el Gobierno adelantan que van a superar «ampliamente» ese 1,03 %. En cualquier caso, las cuatro décimas que el Gobierno prevé de aumento entre 2023 y 2025 pondrán a España en una horquilla de entre el 1,4 y el 1,5 % del PIB al término de 2025.
El PIB de España ascendió en 2021 a 1.205.063 millones de euros. Aunque fluctúa de un año para otro, sirve para hacer el cálculo: una décima son 1.205 millones. Y cuatro, 4.820 millones. En 2022, el presupuesto del Ministerio de Defensa ascendió a 10.155,26 millones de euros, lo que ya supuso un incremento del 7,9 % respecto al del ejercicio anterior, marcado por las urgencias de la pandemia. Las que ahora están en vigor fueron las primeras cuentas públicas pactadas entre el presidente y Yolanda Díaz.

El gasto extra en defensa hasta 2025 equivale a todo el presupuesto del Ministerio de Derechos Sociales

Esos 4.820 millones extra para el gasto militar hasta 2025 son una cifra similar a todo el presupuesto del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para este año, que asciende a 4.608 millones de euros. Y nueve veces más que el presupuesto del Ministerio de Igualdad, de 525 millones de euros. Ambas son carteras ocupadas por Unidas Podemos. La primera está en manos de Ione Belarra y la segunda, en las de Irene Montero.
En ese documento enviado a Bruselas, el Ejecutivo incluso detalló en qué gastará esos 2.410 millones (dos décimas) de incremento en 2023: «Dos décimas de PIB repartidas entre remuneración de asalariados, consumos intermedios y formación bruta de capital». En 2024 y 2025, el plus se destinará a «refuerzo de personal de defensa», según la previsión de La Moncloa.
La secretaria de Estado de Defensa, Amparo Valcarce, compareció el pasado 17 de mayo en la Comisión de Defensa del Congreso, se remitió a esa actualización del Programa de Estabilidad y destacó el «gran esfuerzo inversor» que ha hecho el Gobierno de Pedro Sánchez en los últimos años. «Con ello, ¿qué hemos logrado? Invertir la tendencia a la baja para obtener y desarrollar las capacidades que necesitan las Fuerzas Armadas para dotarse de una fuerza conjunta, viable, equilibrada y sostenible. Este esfuerzo inversor ha supuesto un incremento del presupuesto inicial total del Ministerio de Defensa. Si cogemos el período 2017-2022 vemos que se ha incrementado un 28,77 %, y el incremento del capítulo 6, de inversiones reales en el Ministerio de Defensa, entre 2017 y 2022 ha sido del 66,52 %», detalló entonces.
En esa comparecencia en el Congreso, la número dos de Margarita Robles añadió que el objetivo es tener «unas Fuerzas Armadas operativas, bien preparadas, con capacidades precisas para cumplir sus misiones permanentes, garantizando que puedan asumir las misiones para el despliegue de fuerzas donde requieran los compromisos de España».

La labor «pedagógica»

El empeño de Sánchez por ir dosificando la información sobre el gasto en defensa tiene que ver con la oposición frontal de Unidas Podemos y de sus socios parlamentarios, pero también con hacer una labor pedagógica entre el electorado de izquierdas.
El jueves, en su rueda de prensa de balance de la Cumbre de la OTAN, el presidente del Gobierno se dirigió directamente a la ciudadanía española para hacerle partícipe de la gravedad del momento y de las implicaciones que ello tiene: «Una de las principales lecciones que me gustaría compartir, sobre todo con la ciudadanía española, de esta guerra, es que la seguridad, que es una condición indispensable para garantizar nuestro modelo de convivencia democrática, no está garantizada. No podemos darla por garantizada. Debemos protegerla, día a día, y debemos dedicar para ello recursos económicos», subrayó.
Comentarios
tracking