28 de septiembre de 2022

Feijóo y Ayuso antes de la clausura del congreso del PP de Madrid

Feijóo y Ayuso antes de la clausura del congreso del PP de MadridEFE

Crónica política

Los motivos por los que Feijóo permanece en la trinchera mientras Ayuso abre fuego contra Sánchez

No tienen el mismo carácter pero tampoco los mismos objetivos electorales. Al presidente popular no le interesa enfrentarse a Ayuso, que cuenta con el respaldo de los madrileños

Mucho se ha hablado, desde la entrada de Alberto Núñez Feijóo en Génova, de su relación con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. No hace falta cursar un máster en politología para darse cuenta de que sus maneras de hacer política no coinciden. Sin embargo, desde la formación defienden que se «complementan» y que se trata de la combinación perfecta para alcanzar un mayor poder para el partido.
La aprobación del decreto de ahorro energético de Pedro Sánchez provocó la rápida respuesta de la presidenta madrileña: «Madrid no se apaga», aseguró anunciando que su equipo estudiaría la constitucionalidad de las obligaciones de Moncloa. Desde entonces, han mantenido la guardia en alto. El vicepresidente, Enrique Ossorio, no dudó en evidenciar los «fallos garrafales» de la aprobación, ridiculizando el decreto hasta el punto de avisar de que «con apagar los escaparates diez segundos» sería suficiente para cumplir la ley.
Desde el Gobierno se aceptó el reto y comenzó el fuego cruzado contra Sol. Mientras Feijóo, en las trincheras. Pero el silencio del líder de los populares no fue casualidad, ni siquiera cuestión de cobardía. El presidente del PP marcó, desde un comienzo, el carácter que tendría su mandato: ni insultos, ni elevaciones de tono. Su objetivo, tal y como fijó en la Xunta gallega, es conseguir el voto de centro para conseguir que Sánchez abandone La Moncloa.
Muchas han sido las ocasiones en las que se ha preguntado a la cúpula popular por la incompatibilidad entre el carácter guerrillero de Ayuso y la calma de Feijóo. La respuesta siempre ha sido la misma: «Cada uno tiene un estilo, pero no son incompatibles». Desde el entorno del presidente aseguran que su líder siempre tuvo claro que la injerencia de Génova sobre los territorios debe ser limitada. Se refieren, con la boca pequeña, a la época de Pablo Casado donde muchos se quejaban de las imposiciones de la sexta planta de la sede del PP a los presidentes autonómicos.

El electorado de Madrid

Con el beneplácito, o no, de Génova, el tono de Ayuso no tiene visos de cambiar. La presidenta se siente cómoda batallando con el presidente del Gobierno. Le gusta el tú a tú que le aporta ser la cara visible de la lucha contra el ‘sanchismo’ . Y sus votantes, lo agradecen. Está aquí el motivo por el que Feijóo prefiere mirar para otro lado y dejar hacer a su líder en Madrid. El electorado madrileño, tradicionalmente de derechas, es partidario de que Ayuso no se doblegue y tome la iniciativa para rebatir los decretazos de Sánchez.

A Feijóo no le interesa un enfrentamiento con Ayuso sino mantener su objetivo

Al presidente del PP no le interesa entrar en una batalla en la que el anterior rival de la presidenta, terminó acorralado mientras, uno a uno, los miembros de su partido le dieron la espalda. Feijóo necesita el voto de Madrid, y la comunidad no perdonaría al gallego una nueva disputa de poder como la que dinamitó la formación a comienzos de año.
En definitiva, Feijóo la deja hacer. Total, es agosto, la presidenta se vale por sí sola, y en año y medio tendrá que pedir también el voto a los madrileños para las generales y contar con el apoyo de la presidenta para ello.
Comentarios
tracking