09 de diciembre de 2022

Didier Reynders, comisario de Justicia de la UE, durante su comparecencia de ayer en el Congreso

Didier Reynders, comisario de Justicia de la UE, durante su comparecencia de ayer en el CongresoEFE

Crisis del Poder Judicial

El órdago del Gobierno a Europa negándose a cambiar el modelo judicial complica «más que nunca» la renovación del CGPJ

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, ha instado al Ejecutivo de Pedro Sánchez a renovar el sistema de elección de los vocales antes de que España llegue a la Presidencia de la UE

El comisario europeo de Justicia Didier Reynders, de visita en España, señalaba este jueves en el Congreso de los Diputados que «sería mejor» que nuestro país iniciase su turno de Presidencia de la Unión Europea, en 2023, con la reforma del sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ya aplicada. Sin embargo, tras haberse entrevistado con hasta cinco ministros del Gobierno –entre ellos, Nadia Calviño, Félix Bolaños y Pilar Llop– para tratar de mediar en el bloqueo institucional, la situación está «más complicada que nunca» han asegurado extraoficialmente a El Debate fuentes conocedoras del estado real de la cuestión.
Lo cierto es que el dossier entregado por Bolaños al belga durante su encuentro, una lista con la relación de las 19 «excusas» que, según el Gobierno, lleva esgrimiendo la oposición desde 2020 para no renovar el Consejo, ha terminado por dinamitar cualquier posibilidad de acuerdo. El órdago del Ejecutivo a Europa pasa por conseguir una renovación institucional sin retoques previos sobre el modelo judicial que «no están dispuestos» a cambiar en ningún caso. Un escenario imposible en el ámbito comunitario que exhorta a España, cada vez en un tono más elevado, a la «plena puesta en marcha de sus recomendaciones» de cambio del sistema de elección. El límite se ha fijado antes del segundo semestre del próximo año, fecha en la que arrancará la Presidencia española de la UE.

He mencionado que sería mejor empezar la presidencia europea con una plena puesta en marcha de las recomendaciones del informe sobre el Estado de Derecho 2022Didier ReyndersComisario de Justicia de la UE

Reynders, consciente de las dificultades y de lo enquistado de la situación real, ha insistido en el «compromiso claro» de PSOE y PP, por separado, para la «renovación» del Consejo. Pero, «inmediatamente después», les empujaba a abordar una reforma del sistema de elección de sus vocales que, en su «mayoría», deben ser elegidos directamente por los propios jueces. Dicho escenario no entra en los planes del Gobierno. La posición de los socialistas se hizo visible en su presencia, sin posibilidad de matices, durante la comisión parlamentaria mixta para la UE a la que asistió como invitado.
Una escena en la que, pese a sus formas neutrales y conciliadoras, el comisario europeo puso de relieve la «preocupación» de la comisión de Justicia con una situación enquistada en la que los principales afectados son los tribunales de la Alta Magistratura española –y «los jueces españoles que son jueces europeos» a todos los efectos– «cuyos nombramientos están interrumpidos».
Reynders apeló a «los políticos españoles» como los únicos autorizados a «poner en práctica» sus «recomendaciones». «La negociación real les incumbe a las autoridades españolas», enfatizaba públicamente, que son las que deben fijar las pautas. Eso sí, de prolongarse el incumplimiento en el tiempo, podrían darse lugar a otro tipo de «medidas» menos amables.
El PP se niega al «intercambio de cromos» en el que se «empeña el Gobierno» mientras el PSOE asegura que todo es «un boicot constante del primer partido de la oposición», en referencia directa a los populares. Los de Núñez Feijoo ya han dejado claro que siguen con la mano tendida a Pedro Sánchez para «reformar y renovar conjuntamente el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional». Algo que «no va a suceder nunca» porque el Ejecutivo sigue enrocado en mantener un sistema «agotado» en el que coinciden la mayoría de los actores judiciales y de los grupos parlamentarios.

El PSOE quiere «culpables»

Así las cosas, mientras en la Moncloa se han instalado en el «cerrojazo» definitivo a cualquier cambio que no sea cumplir sus planes de controlar el Tribunal Constitucional, aunque ello pase por renunciar a la renovación del CGPJ, no cesan las acusaciones hacia Génova. «El CGPJ está bloqueado por los señores que están ahí enfrente», espetaba el portavoz socialista Pere Joan Pons, señalando a la bancada del PP en el marco de su intervención en el Congreso, este mismo jueves, ante un atónito Reynders.
Por su parte, desde el Grupo Confederal Unidas Podemos, socios de legislatura del Gobierno, el diputado Enrique Santiago ha aprovechado para alinearse los socialistas y, delante de Reynders, acusar al PP de negarse a cumplir la ley y la Constitución desde hace cuatro años. «Siempre ha sido el PP quien ha efectuado ese bloqueo», aseguraba el dirigente de la formación morada.

Los populares, «del lado de Europa»

Entre las filas populares han descartado cualquier posibilidad de que «este Gobierno acepte ningún planteamiento» reformista porque está instalado en la renovación del Constitucional mientras «mantiene bloqueado el CGPJ». «Nosotros no vamos a apoyar ninguna fórmula que no sean las exigencias de Europa» que apuntan a la reforma del modelo judicial «cuanto antes», aseguran a El Debate fuentes próximas a la formación.

Si el Gobierno cruza la barrera del Constitucional sin reformar la elección del CGPJ, la renovación será con este PP y con otro PSOE

Las mismas fuentes que confiaban en la mediación de Europa han lamentado que «el Gobierno en lugar de buscar acuerdos se dedique a atacar al PP» y a tratar de consumar el vuelco de la Corte de Garantías a una mayoría de izquierdas que «haga del Tribunal un nuevo CIS» al servicio de sus intereses ideológicos y electorales.
Comentarios
tracking