05 de diciembre de 2022

Francisco García Gaztelu, alias Txapote, en uno de los múltiples juicios por terrorismo que encaró

Francisco García Gaztelu, alias Txapote, en uno de los múltiples juicios por terrorismo que encaróEFE

'Txapote' se quita la careta: encabeza un manifiesto que reclama «la legitimidad de la lucha»

Once presos de ETA firmaron un texto redactado por la disidencia de Bildu en apoyo a los imputados por el ongi etorri a Aguinaga

Ya en la votación que se produjo entre los presos de ETA hace ahora un año para decidir si se mantenían los ongi etorris, las bienvenidas a los presos que salen de la cárcel se desmarcó de la línea oficial votando a favor de mantenerlos. El pasado sábado, una vez que ya ha sido acercado a la cárcel vasca de Zaballa, se ha quitado definitivamente la careta.
Javier García Gaztelu, más conocido como 'Txapote', junto con otros diez miembros de ETA, firmó un manifiesto leído el sábado en el que se manifiesta que «la amnistía tiene un significado que va más allá de la libertad de todo represaliado, que es la legitimidad de la lucha».
Se trata de un documento redactado en protesta por la investigación de 18 personas por su participación en el ongi etorri que se celebró en homenaje al etarra Ibai Aginaga el pasado 13 de marzo en el frontón de Berango.
El manifiesto fue presentado el pasado sábado en la localidad vizcaína de Berango

El manifiesto fue presentado el pasado sábado en la localidad vizcaína de Berango

Disidentes

Pero más allá de la verborrea revolucionaria, la firma de este documento marca ya sin lugar a dudas los presos que se posicionan abiertamente en la disidencia de la línea oficial, los que todavía apuestan por la continuación del terrorismo. Y junto a 'Txapote' se posiciona también Irantzu Gallastegui, pareja del etarra y asesina junto a él de Miguel Ángel Blanco, y sus hermanos, Orkatz y Lexuri Gallastegui.
También se encuentran algunos ya viejos disidentes como Jon Kepa Preciado, Daniel Pastor, Patxi Ruiz o Saioa Sánchez, que permanece presa en Francia por el asesinato de los dos guardias civiles en Capbreton, Raúl Centeno y Fernando Trapero. Llama la atención la ausencia de la firma de Iñaki Bilbao, un etarra que desde el primer momento marcó distancias con la dirección oficial. Pero está a la espera de que se haga efectivo su ya anunciado traslado a las cárceles vascas. Completan el listado de firmas etarras Aitor Cotano, Oscar Barreras y Gari Etxebarria.

Protesta de Dignidad y Justicia

La asociación Dignidad y Justicia ya ha mostrado su malestar por la inacción de las instituciones ante hechos como este. «Las declaraciones de los organizadores del ongi etorri y este posterior manifiesto demuestran que el acto tenía que haber sido prohibido por la Audiencia Nacional, que dio luz verde a su celebración sin esperar siquiera a que llegaran los informes de la Policía y de la Guardia Civil», ha dicho Portero. «Que ETA no mate no quiere decir que no haya que guardar el respeto que merecen sus víctimas, que son esas más de 800 personas que han dado sus vidas para que hoy tengamos la democracia que disfrutamos», afirmó el presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero.
«Los propios organizadores del ongi etorri han dicho después que aquello fue solo una excusa para reclamar una amnistía para los presos que, a su entender, legitima la lucha. Eso, en castellano, es una defensa del terrorismo en toda regla. La Audiencia Nacional no puede perder sensibilidad porque ETA ya no mate. Sus víctimas, muchas de ellas jueces y fiscales, no se lo merecen», concluyó Portero.
Comentarios
tracking