Fundado en 1910

21 de abril de 2024

Rosa Díez, en la redacción de El Debate

Rosa Díez, en la redacción de El DebatePaula Argüelles

Entrevista

Rosa Díez: «Si seguimos saliendo a la calle, daremos menos tiempo a Sánchez para destruir nuestra Nación»

«Esto no se ha acabado», advierte Rosa Díez. La cofundadora de UPyD y de Basta Ya cree que el discurso extendido que considera que Pedro Sánchez se somete al chantaje de los independentistas es en realidad un error, porque el dirigente socialista y los secesionistas tienen una alianza para lograr el mismo objetivo: «demoler el Estado de derecho», denuncia en conversación con El Debate. Su alianza, señala, es lógica, dado que el narcisismo del primero y la «supremacía racial» que se arrogan los segundos les hacen creerse superiores. «No se chantajean mutuamente. Caminan juntos porque tienen el mismo objetivo», subraya.
Casi diez años después de dejar la política activa, sigue definiéndose como una «ciudadana comprometida» y es de hecho una de las caras más visibles de la reacción de la sociedad civil contra la amnistía y el plan de Sánchez. Confía en el papel que juega la movilización ciudadana, y por eso llama a los españoles a acudir el 9 de marzo a las 12:00 horas a la nueva manifestación convocada por un centenar de asociaciones de la sociedad civil en la Plaza de Cibeles, bajo el lema 'Sobran los motivos. ¡Sánchez dimisión!'.
–¿Cree que Sánchez ha superado todos los límites?
–No, porque no tiene límites. Realmente la única limitación que tiene para que triunfe su proyecto de demolición del Estado de derecho es el tiempo. Está demostrado que no tiene límites morales ni éticos ni políticos ni de ningún tipo. Todo su objetivo de demoler el Estado de derecho para poder gobernar sin ningún tipo de control democrático, como un autócrata, como un auténtico caudillo, ya está demostrado.
Desde las asociaciones cívicas creemos que nuestro deber como ciudadanos es seguir denunciando las tropelías y los ataques al Estado de derecho y frenarlo. Ejercer de ciudadanos no significa únicamente ir a votar cuando somos llamados a las urnas, sino estar permanentemente en defensa de las instituciones democráticas. A la calle salimos no solamente para denunciar lo que está haciendo Sánchez, sino también para defender esas instituciones.
–¿Qué le diría a quienes pueden sentir desánimo por ver que no pasa nada o no hay consecuencias políticas por lo que está ocurriendo?
–De hecho, sí hay consecuencias políticas y sí que pasa. Hace muy poco tiempo la inmensa mayoría de los españoles pensaban, por ejemplo, que estábamos solos en esta batalla, que salir a la calle no servía para nada y que de Europa no debíamos esperar nada. Yo creo que el tiempo, nuestra constancia, las denuncias ante las instituciones europeas, nuestra permanente movilización, el hecho de que hayamos salido a la calle ondeando banderas nacionales y europeas han hecho que desde Europa giren la vista hacia nosotros y sean conscientes de que lo que estamos denunciando nada tiene que ver con la ideología, sino que es una protesta profunda y radicalmente democrática.

Nuestro deber como ciudadanos es seguir denunciando las tropelías y los ataques al Estado de derecho y frenarlo

Los avances que se han producido a nivel europeo, las últimas denuncias parlamentarias, el hecho de que la amnistía esté siendo analizada y vaya a seguir siéndolo, incluso antes de que se apruebe, es un éxito de la movilización de todos los ciudadanos. Lo que pretende Sánchez con su política de propaganda de todos sus medios concertados es que desistamos, y no podemos hacerlo. Hay que saber que vamos a ganar, no solo porque tenemos derecho, sino porque estamos ganando posiciones permanentemente, a nivel nacional y también europeo. Y eso es muy importante.
–Menciona a Europa. En un coloquio que organizó NEOS hace unas semanas usted señaló, hablando de los euroescépticos, que Europa iba a actuar cuando se sintiese concernida o viese que tiene que reaccionar en legítima defensa. Estamos viendo que ha puesto el ojo en el independentismo catalán, ha pedido seguir investigando la injerencia rusa... Por tanto, usted es optimista con la respuesta de Europa, cree que puede frenar la amnistía.
–Claro. Estoy convencida de que se va a frenar no solamente la amnistía, sino todo lo derivado y los ataques al Estado de derecho, a la separación de poderes, a la liquidación de la justicia como órgano de control e independiente, a la decisión de no cumplir las sentencias...Todo eso se terminará parando en instancias europeas, en instancias políticas y judiciales.
Eso no habría sido posible, o habría sido mucho más lento, si no nos hubiéramos movilizado en España. Al final las instituciones europeas reaccionan en legítima defensa, pero, para hacerles ver que lo que para los españoles es un drama es un problema para la democracia europea en su conjunto, los primeros que nos hemos tenido que movilizar hemos sido los españoles. Las instituciones europeas no van a hacer por nosotros lo que no seamos capaces de hacer primero. Es una lección que hemos aprendido y que tenemos que seguir practicando, por eso es tan importante seguir movilizados.
–El PSOE ha pedido una prórroga para seguir negociando con Junts un nuevo dictamen de esa ley de amnistía. ¿Cree que terminará incluyendo todo el terrorismo y el delito de traición?
–Sánchez hará lo que en cada momento crea que le va a favorecer para mantenerse aunque sea un mes más en el poder. Es imprevisible, en el sentido de que no sabemos lo que va a hacer; lo que sí sabemos es que lo que haga será en interés propio y que no tendrá más limitación que el tiempo. No le importa que después se lo tumben a nivel europeo, o los tribunales nacionales. Cualquier cosa que le permita mantener el poder y seguir utilizando ese poder para demoler las instituciones democráticas, para debilitarlas y para que no le impidan mantenerse, lo hará.

Sánchez pretende que desistamos, y no podemos hacerlo. Hay que saber que vamos a ganar

No debemos perder de perspectiva que, aunque saliera la ley como está, es inaceptable. La batalla no hay que librarla para que no se empeore, sino para que no se apruebe el texto actual ni siquiera el que salió de la proposición inicial del PSOE, que ya es una propuesta antidemocrática. No es que sea inconstitucional porque no está en el texto ni en el espíritu de la ley, es que es antidemocrática. Es antidemocrático establecer derechos diferentes para los mismos delincuentes. No se pueden borrar los delitos. No podemos aceptar que los delincuentes que robaron y salieron a la calle a dar un golpe y a machacar a los ciudadanos, incluso físicamente, lo hicieran en defensa de la democracia.
–¿Qué lectura hace de las elecciones gallegas? ¿Qué mensaje dejan?
–Fue Sánchez y toda su tropa mediática y sus entornos los que plantearon estas elecciones como un plebiscito entre democracia o sanchismo. El plebiscito no era derecha o izquierda, sino democracia o sanchismo, lo que significa el sanchismo, la demolición del Estado de derecho, y ha ganado claramente la democracia en Galicia. Esto también es una lección que no debemos olvidar y que nos tiene que permitir confirmar que vamos por el buen camino, que al final los resistentes, como decía Camus, tenemos la última palabra.
–¿Qué futuro le augura al PSOE? En Galicia acaba de obtener su peor resultado histórico...
–El PSOE realmente como partido político democrático, como una organización democrática con contrapoderes internos, no existe; es desde hace mucho tiempo un rebaño que sigue al macho alfa sin levantar la cabeza. Lo único que se mantenía de ese rebaño era el logo. Sánchez se ha cargado a su partido.

Yo no espero que de dentro de un muerto salga nada, y el PSOE está muerto

Ya no existe como partido nacional que vertebra España y que tiene una posición común. Lo que le correspondería por méritos propios es desaparecer, como ha desaparecido en Francia o en Italia. Yo no espero que de dentro de un muerto salga nada, y el PSOE está muerto. Cualquier cosa que pueda surgir en el futuro para ocupar ese espacio tradicionalmente socialdemócrata homologable con espacios similares en Europa tendrá que surgir después de que el PSOE pase a la oposición.
–¿Qué le diría a los españoles para que salgan el día 9 a manifestarse?
–Que los primeros políticos somos los ciudadanos. Que tenemos la obligación de defender las instituciones. Que no somos políticos cada cuatro años, sino que lo somos todos los días, y además nadie nos puede quitar ese derecho. Si Sánchez pudiera, nos quitaría hasta el derecho a votar. Nadie nos puede callar. Si nos unimos y seguimos saliendo, ganaremos antes y le daremos menos tiempo para destruir nuestra Nación y nuestras libertades. En nuestra mano está.
Comentarios
tracking