04 de octubre de 2022

Estanco

EstancoEuropa Press

Cataluña

La Jonquera, la ciudad de los estancos

Actualmente hay seis estancos entre este municipio y Els Límits, pero Hacienda quiere abrir 10 más aprovechando la demanda de ciudadanos franceses. Los estanqueros dicen que está «sobredimensionado» el sector en la zona

La Jonquera es un municipio de la provincia de Gerona, que se encuentra en la frontera con Francia. En 2021 tenía empadronadas 3.340 personas. Su superficie no llega a los 57 km2. Y Els Límits es un núcleo que pertenece a La Jonquera. Se da la particularidad de que la calle Mayor se encuentra partida en dos: los edificios del lado occidental son de Francia, mientras que los del lado oriental pertenecen a España. En esta pedanía hay 52 personas empadronadas. Y para unas 3.400 personas aproximadamente, hay seis estancos en la zona. Seis que pueden pasar a 16 porque el Ministerio de Hacienda ha abierto una nueva convocatoria para abrir más puntos de venta de tabaco después de 20 años sin hacerlo. Diez más. ¿Por qué? Para exprimir la demanda, porque cada día son numerosos los franceses que pasan al lado español a comprar tabaco porque es más barato.
Pero esta decisión no ha gustado nada ni al Ayuntamiento de La Jonquera ni al Gremio de Estanqueros de la provincia de Gerona. Estos últimos dejan claro que no están en contra de que se abran nuevos puntos de venta, teniendo en cuenta que son un servicio público, y se tiene que cubrir la demanda allí donde haga falta. Pedían, de hecho, que se cubrieran estos huecos. Pero dudan de que en La Jonquera esto pueda ser así.
«Diez estancos más en la zona sólo se aguanta por criterios de rentabilidad, pero es coyuntural. De momento, sale bien por la diferencia de precios que hay a lado y lado de la frontera». Es lo que nos dice Quim Vidal, abogado que asesora al Gremio de Estanqueros, que también se pregunta: «¿Qué pasará el día que el Gobierno quiera aumentar los precios para equipararlos con el resto de Europa? ¿O si Francia impone restricciones y sólo se permite pasar un solo cartón de tabaco, por ejemplo?».
Vidal dice que ahora es rentable, sí, y se puede ganar dinero, pero por la diferencia de precios que hay. El tabaco en España cuesta prácticamente la mitad que en Francia. Pero ¿qué pasa si se iguala el precio? «Sólo con la demanda local no se aguanta», deja claro Quim Vidal, quien recuerda que eso ya se pudo comprobar durante la pandemia. Entonces, apunta, ya se vio que estaba «sobredimensionado». Y en La Jonquera, donde no podían acceder los franceses, los estancos tuvieron que cerrar. Un caso diferente se dio en Els Límits, porque «se cambia de país de una acera a otra», pero con los establecimientos que había allí se cubrió la demanda.
En definitiva, apunta Vidal, en La Jonquera «no vendían absolutamente nada. Para una población de 3.400 personas ahora hay cinco estancos. Claro, para este volumen de gente ya está sobredimensionado. Y esto es lo que más nos asusta a nosotros. Ya se ha visto que había una sobredimensión en caso de que no haya una compra por parte de los franceses», una situación que «puede traer la ruina a todos los establecimientos» si se añaden diez más y se recorta la demanda.
Este ha sido uno de los motivos por los que el Gremio de estanqueros de Gerona ha presentado un recurso al ministerio pidiendo que se paralice la convocatoria. Pero no sólo eso, sino también porque se reduce la distancia que pueda haber entre estancos. La normativa dice que al menos debe haber una distancia de 150 metros entre ellos, pero en La Jonquera se puede quedar en 25. Y también se reduce a menos de un centenar de metros la distancia entre el estanco y un colegio, si bien se puede argumentar en este caso, que la escuela se encuentra en lado francés. Vidal recuerda que «desde el gremio damos mucha importancia al hecho de no vender tabaco a menores. Y como imagen, como mínimo, la medida ya no es buena».

Una subasta pública

Pero aún hay más problemas. Hasta ahora, las licencias de expendedores de tabaco y timbre se habían adjudicado a concurso, con un sistema de puntos. Ahora se hace una «subasta pura y dura». Lo dice el Gremio y también Jaume Veray, presidente del PP en la provincia de Gerona, a quien le llegaron numerosas quejas de estanqueros. Esta es una de las cuestiones que quieren aclarar los populares, que ya han presentado en el Congreso una batería de preguntas a Hacienda para que responda por lo de la distancia mínima entre estancos, con el colegio, además del sistema de la convocatoria.
Para Veray la «auténtica perversión» es que «primero se pone el dinero y después se estudia si se cumplen las condiciones, los requisitos». En definitiva, añade, se trata de una subasta pública. Y ponía este ejemplo: «imagina que tú y yo queremos un estanco, ofertamos los dos. Y nos lo ofrecen a los dos. Posteriormente tenemos que decir qué local tenemos. Y quizás lo tengamos el uno al lado del otro. No se cumpliría la distancia mínima, pero ¿qué hacemos? ¿Uno queda fuera? ¿Quién? Es muy complicado. Hubiera sido más sencillo decir: mire, yo tengo este local y tengo estos requisitos. Pero no, se hace todo al revés. Algo quiere decir».
Veray ha destacado que todo este proceso se ha hecho «de espaldas al sector», sin contar con ellos. Además, la convocatoria se publicó en el BOE un 28 de julio, una fecha escogida expresamente, según el dirigente popular «para que la gente no se entere, que no lo viera». Y se ha presentado sin memoria económica.
Para Veray se trata de una auténtica «bestialidad» que se pueda poner diez estancos más en La Jonquera, pero es una situación que se repite en otros municipios fronterizos. En Les, provincia de Lleida, está previsto que se abran cuatro estancos más. Y Les cuenta con unos mil habitantes. Lo mismo pasa en Irún. Habrá cinco puntos de venta más.

Temas

Comentarios
tracking