Una promoción de obra nueva con viviendas en alquiler en el barrio de Malilla, en Valencia

Una promoción de obra nueva con viviendas en alquiler en el barrio de Malilla, en ValenciaIdealista

La Ley de Vivienda de Sánchez diezma la oferta en Valencia: apenas 185 casas nuevas en toda la ciudad

Así lo constata un informe del Observatorio de la Vivienda de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), que recuerda que ya predijo las consecuencias de la nueva norma habitacional del Ejecutivo

El alza de los precios de la vivienda en Valencia, tanto de alquiler como de compra, se explica con la ley de la oferta y la demanda. En este sentido, hay un dato que evidencia la escasez de casas en Valencia: apenas 185 nuevas en una ciudad de cerca de 900.000 habitantes.

La Cátedra Observatorio de la Vivienda de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha advertido de que la ciudad «se queda sin viviendas de obra nueva a la venta», ya que apenas hay 185 unidades en el mercado, «dato inédito en la ciudad desde que se tienen registros» y que «mantiene los precios de venta en valores muy altos».

Para la Cátedra, «lo más alarmante es la velocidad con que disminuye» la disponibilidad, un 23 % en el último trimestre, según ha explicado en un comunicado. Un dato revelador es que en 60 de los 88 barrios de la ciudad de Valencia no hay promociones de vivienda nueva a la venta. En dos de cada tres barrios de Valencia no hay vivienda de obra nueva.

Respecto a las causas de este descenso, la Cátedra ha indicado que son variadas y cita la inflación y sus consecuencias como fundamento (aumento de coste de construcción y aumento de tipos de interés), la falta de suelo en la ciudad, los largos procesos administrativos en licencias de obra y los bajos salarios, etc.

Drástica reducción de la oferta

Con relación al alquiler, «se han cumplido las predicciones del Observatorio de la Vivienda, que anticipaban una drástica reducción de la oferta al entrar en vigor la Ley de la Vivienda aprobada este año», por el Gobierno de Pedro Sánchez, ha expuesto la Cátedra.

Desde el enero de 2021 hasta ahora, ha descendido el número de viviendas de tal modo que actualmente hay menos de un 60 % de las que había hace apenas tres años.

Como consecuencia, la Cátedra señala la traslación del alquiler de larga estancia (tradicional) al de menos de 12 meses, para evitar la aplicación de dicha ley. Los precios siguen siendo muy altos, superando los 1.500 € de media, los más altos de España tras Madrid y Barcelona.

«La escasez de oferta, junto al efecto llamada constante que supone la calidad de vida y las buenas expectativas profesionales para empresas e inversores internacionales en la ciudad, son los responsables de esta situación», ha indicado.

El Observatorio ha puesto el foco en «qué ocurre con los miles estudiantes internacionales que cada año llegan a nuestras universidades, cuyos costes de alojamiento comienzan a ser preocupantes, incluso pudiendo afectar en la elección de su destino final».

«Y, lo más preocupante, las rentas muy bajas y los migrantes con menores recursos, que sin posibilidad alguna de alojamiento reglado pasa a los asentamientos informales, como también venimos anticipando hace algunos años», ha añadido.

En este contexto, la Cátedra ha señalado que desde hace años está proponiendo la edificación de vivienda protegida, que considera «la solución necesaria más evidente, que ayudaría a rebajar la tensión de los precios y, sobre todo, permitirá el acceso a la vivienda a quienes ahora lo tienen imposible, los jóvenes y las rentas medias y bajas».

Así, desde la Cátedra Observatorio de la Vivienda se han mostrado «esperanzados» porque «la administración autonómica ha escuchado» sus propuestas de generar el soporte normativo para movilizar el suelo público mediante colaboración público-privada y conseguir disponer de viviendas en alquiler social, pero también a la venta; las fórmulas de derecho de superficie y las de adquisición por permuta permitirán ampliar nuestro parque de viviendas sin descapitalización pública, aliviando así los precios y abriendo una solución para habitar a los que más lo necesitan.

«La coyuntura es, por tanto, compleja. Pero anticipamos que vienen tiempos de esperanza, con la irrupción de promociones de vivienda protegida en los próximos meses que, junto al resto de medidas con carácter administrativo, podrán ir revirtiendo la tendencia», ha concluido.

Comentarios
tracking