13 de agosto de 2022

El programa F-110 contempla la construcción de cinco modernas fragatas por parte de Navantia

Las fragatas del programa F-110 estarán dotadas del sistema de combate Scomba, de última generaciónKindelán

Armada

Fragata F-110: un sistema de combate inteligente que ya tiene el portaaeronaves L-61 Juan Carlos I

CDR (Critical Design Review). El programa de fragatas F-110 ha superado el complejo proceso de diseño definitivo del buque desde el punto de vista de su ingeniería, lo que supondrá un fuerte impulso para su construcción. El denominado CDR ha tardado seis meses en completarse a través de 30 maratonianas sesiones técnicas y dos sesiones plenarias en el astillero de Navantia en Ferrol. Para hacerse una idea del grado de sofisticación que ha implicado este proceso hay que indicar que a las sesiones plenarias han asistido representantes del Ministerio de Defensa, la Armada y Navantia, así como de la la U.S Navy y suministradores como Lockheed Martin, Indra, Thales, Ingeteam y Ferri.
El desarrollo del diseño se da por terminado tras este proceso. Se trata de un proyecto que contempla la participación de 500 empresas de toda España. Destaca el alto grado de nacionalización, ya que casi el 65 por ciento de los pedidos realizados hasta enero de 2022 son de suministradores españoles. Por eso este «rediseño» ha sido crucial, ya que suministradores e industria colaboradora han tenido que adaptar sus propuestas a los nuevos desarrollos y capacidades que incorporará la fragata. «De hecho –subraya Navantia– esta CDR ha incluido nuevos elementos no contemplados en anteriores proyectos, dado el perfil digital e inteligente de la nueva fragata, analizando la funcionalidad del futuro Gemelo Digital», que la Armada incorpora por primera vez en su historia.
La F-110 es considerada la fragata del futuro y dispondrá de la más moderna tecnología

La F-110 es considerada la fragata del futuro y dispondrá de la más moderna tecnologíaNavantia

El portaaeronaves Juan Carlos I L-61

El portaaeronaves Juan Carlos I L-61 utiliza también el sistema de combate ScombaEl Debate

Pero, ¿qué es un gemelo digital? Es una réplica virtual de la fragata real. Consiste en un conjunto de información digital y algoritmos en forma de objetos, que de manera integrada, representan el comportamiento del buque real, estando conectados o integrados con su gemelo físico. «Mediante la monitorización, puede analizar su reacción real ante determinadas situaciones, aprendiendo a mejorar su rendimiento y eficacia de operación y reacción ante las mismas», afirma Navantia, que recoge las siguientes funciones básicas del gemelo digital:

PRINCIPALES FUNCIONALIDADES y ventajas

  • Representar virtualmente al buque en tiempo
    útil. Apoyo a la toma de decisiones.
  • Soportar servicios de información y gestión
    avanzados. Modelado y simulación del funcionamiento de sistemas críticos.
  • Optimizar el diseño u operación de los sistemas.
  • Anticipar procesos de verificación y validación
  • Percepción y respuesta en tiempo real.
  • Mantenimiento predictivo, basado en la condición.
  • Identificación de deficiencias al comparar el sistema físico con sus modelos digitales.
En cuanto al sistema de combate, incorpora el Scomba, un CMS (Combat Management System) para buques militares desarrollado por Navantia Sistemas para la Armada española. Es el componente principal del sistema de combate en los buques L-61 Juan Carlos I, A-15 Cantabria, Buques de Acción Marítima y Fragatas F-110. En el caso del L-61, tal y como subraya la Armada, los datos de los sensores son procesados en el sistema de combate Scomba. De hecho, éste es un programa para ser utilizado en cualquier plataforma de la Armada española, con las lógicas adaptaciones. Dicho aspecto tiene numerosas implicaciones desde el punto de vista operativo y logístico, tal y como detalla Navantia:

algunas características del Sistema de combate

  • Identificación, evaluación de amenazas y selección de armas. Scomba permite en su plataforma la utilización de misiles superficie aire, aeronaves bajo control, misiles superficie-superficie, artillería y torpedos. Ssomba permite también la utilización de señuelos y sistemas de guerra electrónica.
  • Enlace de datos tácticos. Scomba permite establecer enlaces digitales de datos con otras unidades, tanto nacionales como aliadas. Dichos enlaces permiten el intercambio de información táctica entre el buque y otras unidades o centros en tierra.
  • Gestión de Información Táctica. Scomba integra diversas fuentes de información, tanto la procedente del buque como de otras unidades. Entre los sensores dispone de radares de exploración y vigilancia aérea, radares de exploración y vigilancia en superficie, radares de seguimiento, radares de aproximación, interrogadores, traspondedores AIS (buques civiles) y ADS-B (aeronaves comerciales), UAV’s, radares de navegación, sensores de navegación del buque, sistemas electro-ópticos de vigilancia y seguimiento, helicópteros orgánicos, equipos de guerra electrónica y sónares.
  • Monitorización de estado. Sscomba presenta a los operadores una visión integral del estado operativo de todos los elementos del sistema de combate.
  • Ciberseguridad. Scomba cuenta con los medios necesarios para proteger la seguridad de la información del sistema, incluyendo detección de intrusiones, análisis y almacenamiento de registros, correlación de eventos de seguridad y registro de incidentes para análisis forense.
La fragata del futuro

La fragata del futuroKindelán

Fragata F-110, la fragata del futuro

Fragata F-110, la fragata del futuroKindelán

El diseño de la fragata, que dispondrán de gran potencia antiaérea y antisubmarina. incorporará otros otros muchos avances tecnológicos, como un mástil integrado configurado con diferentes sensores y antenas de última generación.
Las F-110 tendrán 145 metros de eslora, 18,6 de manga y una planta propulsora híbrida, más silenciosa. La dotación será de 150 personas, más reducida que la de las F-100. Dispondrán de cubierta de vuelo y hangar para helicópteros, así como de un espacio multimisión para drones y pequeñas embarcaciones.
A partir de este momento, Navantia señala que se intensificará la producción y la generación de empleo por parte del programa, que supondrá hasta 9.000 puestos de trabajo (directo, indirecto e inducido) durante una década. Las entregas, que se producirán de manera escalonada, finalizarán en 2032.
De acuerdo con el incremento progresivo de la producción, en el último trimestre de 2022 el programa empleará a más de 600 trabajadores en producción y otros 600 en áreas como Ingeniería, Planificación o Compras.
Comentarios
tracking