07 de diciembre de 2021

La Reina Letizia en Paraguay junto a Silvia López Moreira

La Reina Letizia en Paraguay junto a Silvia López MoreiraGTRES

Moda

«El teléfono no para y todos quieren el chaleco de la Reina»

Una diputada paraguaya critica públicamente a Doña Letizia por su atuendo
Celeste Amarilla se llama la diputada paraguaya que ha criticado a la Reina Letizia por llegar a su país vestida con el atuendo propio de una ONG española. Entre las labores altruistas de la Reina Letizia está apoyar a las organizaciones nacionales que efectúan sus labores en zonas desfavorecidas del mundo. Tal es el caso de la AECID (Agencia española para la cooperación internacional para el desarrollo), que utiliza un chaleco rojo como distintivo para sus misiones.
La Reina llegó al aeropuerto paraguayo con un atuendo de pantalones cargo, camisa blanca, botas y el chaleco de AECID, mostrando que su visita, más allá de tener un cariz de importancia por ser ella quien es, se trataba de una acción benéfica a favor de la cooperación española en el extranjero en materia de salud y educación, así como de la defensa de las mujeres artesanas.
Ni corta ni perezosa, la diputada Celeste Amarilla -¡qué nombre y apellido tan curiosos!- se permitió criticar en el Congreso y en un discurso televisado, la aparente osadía de nuestra reina, aduciendo: «merecíamos uno de los vestiditos que usted tiene en su closet, no el chaleco que usaban su guardia y su secretaria». Celeste Amarilla, muy ofendida aparentemente no dejó de calificarla «periodista devenida en reina, una chica de orígenes humildes», como si la familia de la señora Amarilla fuese descendiente de los Medici.
La Reina Letizia en Paraguay junto a Silvia López Moreira

La Reina Letizia en Paraguay junto a Silvia López MoreiraGTRES

Semejante osadía solo refleja una enorme ingratitud y una tremenda falta de educación, pues las labores españolas en muchos países hispanoamericanos no tienen parangón y Doña Letizia ha acudido a Paraguay en este concepto. Hay que recordarle a la elegante Celeste Amarilla que el código de vestir exige adaptarse a las situaciones en las que uno concurre, y que no por ser reina tiene Doña Letizia que ir todo el día con una corona puesta.
Además, el código de viaje y de trabajo, sobre todo en circunstancias llenas de inclemencias y obstáculos, se ha rebajado y convertido en algo más natural. Ahora no es raro viajar en tren o avión con zapatillas deportivas, zapatos de conducir o alpargatas en verano. El código de vestir que la señora Amarilla reclama a la reina no deja de ser un tanto trasnochado y ochentero, poco adaptado a las regiones más desfavorecidas de Paraguay.
La Reina Letizia a su llegada a Paraguay

La Reina Letizia a su llegada a ParaguayGTRES

No obstante, hay que decir que si bien la llegada de la Reina Letizia vestida de cooperante y su visita a las aldeas y poblados de artesanos locales era una estampa perfecta, no lo fue tanto aparecer con el presidente y la primera dama, Silvana Abdo, en la fachada de su residencia oficial con las mismas botas y el mismo chaleco. Lo mismo que la señora Abdo también había retirado su chalequillo durante un almuerzo, quizás Doña Letizia tendría que haber decidido cambiar sus botas y chaleco o bien - como la primera dama paraguaya- lucir un atuendo más versátil que sirviese para la selva y la casa presidencial.
La gran contradicción radica en que la diputada Celeste Amarilla tildó al chalequillo como un 'chaleco de cuarta', a lo que la empresa fabricante, una pyme local, no ha podido más que responder con una contundente queja: «Diputada Celeste Amarilla - ha escrito Carlos Travieso, el propietario de la fábrica - con todo el respeto que su persona merece, el chaleco de cuarta ha sido fabricado por nuestra empresa en Paraguay. Y el teléfono no para de sonar porque todos quieren el chaleco de la reina».
La Reina Letizia en el Centro Cultural Español de 'Juan Salazar' en Paraguay 2021

La Reina Letizia en el Centro Cultural Español de 'Juan Salazar' en Paraguay 2021GTRES

Para colmo, la empresa, llamada Fabricato Uniformes, declara no dejar de recibir pedidos de 100 y 200 unidades, indicando que el precio es del equivalente de unos 19 euros y que se trata de una prenda para reinas, secretarias, guardias de seguridad e incluso diputadas. Ante tal afirmación, la ya famosa diputada Celeste Amarilla protestó por el alto precio de la prenda, prestándose entonces la dirección de Fabricato a hacerle llegar uno de modo gratuito: «Mañana viernes 5 de noviembre estaremos a las 10 de la mañana frente al Congreso Nacional de Paraguay para hacerle entrega de un chaleco». Toma, Jeroma.
tracking