29 de enero de 2023

pepe domingo

La mejor visita para sentir el mar en toda su intensidad

Vete de mi parte

Lobito de mar, el bar resalao de Dani García

El lugar de encuentro obligado para quienes aprecian la calidad y el sabor de Andalucía

Hace algunos meses, durante un viaje a Marbella, mi trocito de paraíso, pude comprobar que, gastronómicamente, es una ciudad que se ha lanzado a la excelencia. Dejando aparte las estrellas Michelin, que implican una cocina distinta, más elaborada y yo diría que menos natural, me impresionó el renacer de la clásica cocina andaluza, esa cocina fresca y apabullante que te seduce por su variedad, por su sabor y por su autenticidad.
En los alrededores del puerto deportivo de Marbella han proliferado tabernas típicas y casas de comidas con un menú profundamente marinero que han sabido aprovechar las raíces de una cocina de verdad para convertirla en éxito. Siguen existiendo restaurantes de altura, de esos que te impactan más en el bolsillo que en el estómago, pero yo sigo prefiriendo todos esos lugares humildes y atractivos que están haciendo diabluras con un espeto, unas coquinas, unos victorianos, unos salmonetes, una pipirrana, unas conchas finas, unas ortiguillas y toda la gran familia de alimentos únicos que hacen de Andalucía en general, y de Marbella en particular, un paraíso de sensaciones.

Y lo que digo del puerto deportivo lo traslado también con letras de admiración a la Marbella pueblo, esa maravilla de calles, flores, naranjos, belleza y estilo, que esconde en cada rincón una agradable sorpresa gastronómica. Y luego están Puerto Banús, Puente Romano o el Marbella Club, pero ésa es otra historia.
En los últimos tiempos el gran chef Dani García ha irrumpido en la ciudad del sol con toda su sabrosa parafernalia. Y es precisamente de Dani de quien queremos hablar en este comentario. Uno de sus restaurantes, el más resalao, Lobito de mar es, actualmente, uno de los templos del buen comer en varios lugares del mundo. Hemos probado la excelencia de su cocina en Marbella, donde se ha convertido en lugar de encuentro obligado para quienes aprecian la calidad y el sabor de las cosas ricas de Andalucía.
Siempre que voy a Marbella, y voy con mucha frecuencia, no falta nunca en mi itinerario goloso una visita a Lobito de mar, para sentir el mar en toda su intensidad. Suelo comenzar con unas gildas extraordinarias, es uno de mis bocados favoritos para empezar una buena comida o un buen tapeo. Luego, no me pierdo ese ajoblanco especial, hecho con una receta muy original que no se parece a ningún otro ajoblanco conocido.
A continuación, esa joya del mar andaluz que son las conchas finas, plenas de fuerza y de textura. La ensaladilla tiene la patente de Dani García y es una de las especialidades de la casa, al menos en Marbella. El guacamole lo terminan a la vista del cliente, con el punto de picante preferido.

Como originalidades dignas de picoteo están manjares como la salchicha de lubina, las sardinas de Marbella ahumadas con jugo de ajoblanco, la tortilla de bacalao terminada en mesa y, por supuesto, tratándose de un restaurante y de un chef enamorados del mar, están en carta, apetitosas y radiantes, las gambas de todo tipo, los langostinos de verdad, las coquinas, las almejas, las cigalas, los berberechos, todo ello aderezado convenientemente para que tus sentidos se despierten.
Como final, te sugiero uno de los pescados de la zona que siempre tienen en carta o uno de sus típicos arroces. Acertarás, elijas lo que elijas. Por cierto, tengo la impresión de que el Lobito de Madrid no ofrece tanta seguridad gastronómica como el de Marbella, pero le daremos otra oportunidad muy pronto y se lo contaremos, como siempre, con una sonrisa.

Lobito de mar

Avenida Bulevar Alfonso de Hohenlohe, 178
29602 – Marbella
Tfno. 951 55 45 54
Comentarios
tracking