Fundado en 1910

02 de diciembre de 2023

Niños jugando en un parque en Seúl, en octubre de 2022

Niños jugando en un parque en Seúl, en octubre de 2022Europa Press

Corea del sur se queda sin pediatras ante la tasa de natalidad más baja del mundo

La incertidumbre ante la natalidad de los médicos del país asiático, unido a otros factores, está provocando la fuga de sanitarios de la especialidad pediátrica

Las mujeres surcoreanas tienen de media 0,78 hijos (dato del año 2022, quinto año que esta cifra está por debajo de 1 y el nivel más bajo desde 1070). Esta es la tasa de natalidad más baja del mundo y está provocando una escasez de médicos pediatras.
Los pocos que hay llegan con dificultad a cubrir los puestos en los hospitales, que también han descendido en número. En los cinco años previos a 2022, han descendido en un 12,5 % los centros pediátricos en Seúl, hasta situarse en 456. En este mismo periodo, lo que sí ha crecido (un 76,8 %) han sido las clínicas de psiquiatría, como también lo han hecho los centros de anestesiología en un 41,2 %, según los datos del think tank Instituto de Seúl.
La especialidad pediátrica está cayendo por la incertidumbre de los médicos surcoreanos, no solo por la caída de la natalidad, que es solo uno de los factores. El bajo salario frente a otras ramas médicas está agudizando esta fuga de profesionales médicos para la población infantil. Los pediatra cobran en el país asiático un 57 % menos que la media de los médicos, según datos del Servicio de Revisión y Evaluación del Seguro Médico y recogidos por Reuters.
Esta situación ha desencadenado la muerte de un niño de cinco años con una infección respiratoria el pasado mes de mayo, después de no haber encontrado cama en un hospital. Los hechos desataron una protesta pública, que llevaron al Ministerio de Sanidad y Bienestar Social a reconocer «limitaciones» en el sistema. Afirmaron también estar aplicando medidas para solucionarlo.
Según las cifras de la cartera de sanidad surcoreana, en 2022 los hospitales solo pudieron asegurar los servicios del 16,3 % de los pediatras que habían solicitado el primer trimestre del año, frente al 97,4 % de 2013. El gobierno declaró medidas de emergencia para evitar que los seguros médicos con los que trabajan los pediatras fuesen a la bancarrota, pero los médicos creen que no es suficiente, porque el sistema pediátrico no se ha revisado para el menor número de pacientes.
En cambio, cuando había más nacimientos cada año, los médicos infantiles podían mantener un bajo precio y un alto volumen, pero ahora se ha invertido la ecuación. Con muy poco dinero subvencionado, han de mantener abierto el hospital pediátrico, en el que tampoco hay ingresos por los tratamientos, porque no hay casi pacientes.
Para las familias, esta situación se traduce en largas esperas para tratamientos o para ser atendidos en consulta o urgencias. El doctor Song Dae-jun, del hospital Guro de la Universidad de Corea denunció que la escasez de personal puede mermar la capacidad para atender de urgencia. «A este ritmo, no podremos aguantar el año –afirmó para Reuters– No es un gran problema que no se atiendan las enfermedades leves por uno o dos días, pero las consecuencias de no atender a tiempo enfermedades graves pueden ser devastadoras».
Comentarios
tracking