10 de diciembre de 2022

Princess Margarita of Luxemburgo during wedding of Princess Marie Astrid of Liechtenstein and Ralph Worthington

María Astrid de Luxemburgo quiso mantener su fe católica y no casarse con el Príncipe de GalesSimone Siciliani / IPA

Historias reales

María Astrid de Luxemburgo, la princesa que pudo haberse convertido en Diana de Gales

A pesar de ser la primogénita, la actual Alteza Imperial no ocupó el trono de Luxemburgo por ser mujer

Después de terminar su relación sentimental con Camilla, el Príncipe Carlos se lanzó a la búsqueda y conquista de la posible futura Reina de Inglaterra. Entre los nombres que sonaron para ostentar el título se barajó a Davina Sheffield o Lady Amanda Knatchbull. También enamoró a una Guiness, una Wellesley y a Anna Spencer, hermana mayor de Diana de Gales. Sin embargo, hubo un tiempo en el que una princesa en concreto cobró más protagonismo que otras: María Astrid de Luxemburgo.
Los casamenteros de la época la consideraban la candidata ideal para casarse con el Príncipe de Gales. Era la hija mayor del entonces Gran Duque Heredero de Luxemburgo, el Príncipe Juan, y la Princesa Josefina-Carlota de Bélgica. La princesa nació en el castillo de Betzdorf en Luxemburgo, al igual que todos sus hermanos: el príncipe Enrique, el actual gran duque de Luxemburgo, los gemelos el príncipe Juan y la princesa Margarita y el príncipe Guillermo.
Los medios de comunicación en la década de 1970 especularon regularmente sobre las perspectivas del matrimonio, llegando incluso a afirmar en junio de 1977 que el compromiso de la pareja era inminente. Un viaje de la Reina Isabel y el príncipe Carlos a Luxemburgo poco después avivó los rumores de este enlace que hubiera juntado aún más a dos familias reales ya unidas, ya que el Príncipe Juan fue amigo de juventud de la Reina Isabel II y su hermana Margarita.
Sin embargo, la apuesta de aquellos que veían la unión con éxito no llegó a buen puerto, ya que Astrid era una devota católica, haciendo del ansiado matrimonio algo improbable, ya que no estaba dispuesta a renunciar a su fe para ser reina de Inglaterra, condición inexpugnable para ser coronada. La historia de Carlos ya la sabemos. Terminó casándose con Lady Di antes separarse de ella y volver a casarse con su amor de juventud, Camilla de Cornualles.
Por su parte Astria se casó con el Archiduque Carlos Christian de Austria el 6 de febrero de 1982, con quien tiene cuatro hijos. La pareja contrajo matrimonio en una ceremonia civil en el Palacio Gran Ducal de la capital de Luxemburgo, antes de casarse religiosamente en la Catedral de Notre Dame de Luxemburgo una hora después. La novia lució un vestido de satén con volantes de su época, coronando su conjunto con la tiara de diamantes del Congo, la misma tiara que usaron su madre y su cuñada en sus respectivas bodas.

Tras su boda, la princesa se convirtió en archiduquesa del depuesto Imperio austrohúngaro y miembro de la Casa de Habsburgo, con el tratamiento de Alteza Imperial. Pese a ello y aun siendo la primogénita, Astrid no heredó el trono. Llegó tarde a la renovación de todas las casas reales europeas, por la que se revocaba la Ley Sálica que impedía a las mujeres ocupar el trono. Fue su hermano Enrique, que se llevaba poco más de un año con ella, quien la eliminó estando ya en el trono.
Esto le permitió llevar una vida mucho más desahogada de deberes reales y se centró en sus grandes pasiones: la música, la danza y la enfermería. Se formó como enfermera en la clínica del Sagrado Corazón de Luxemburgo a los veinte años y después se especializó en medicina tropical. Posteriormente, presidió la Cruz Roja del país y se dedicó a apoyar tareas de voluntariado y asistencia médica, al mismo tiempo que se formaba en historia y sociología en la universidad.

Comentarios
tracking