05 de febrero de 2023

Princess Charlene of Monaco at the gala at the Forum Grimaldi during the Monaco National Day Celebrations in Monaco, on November 19, 2022 in Monaco, France.

Aunque en 2022 anunció que retomaba su agenda profesional, no ha acudido a algunos grandes actos que han tenido lugar estas semanasGTRES

Gente

Charlène de Mónaco: la transformación de una exitosa nadadora en Princesa infeliz

Tras más de una década en el principado, la esposa del Príncipe Alberto cumple 45 años rodeada de sus hijos y de su círculo más allegado

Este miércoles la Princesa Charlène sopla las velas del número 45, una edad redonda que llega en una etapa envuelta de rumores para la monarca. En 2021, durante un viaje a Sudáfrica, su salud se vio afectada por una infección de oídos, nariz y garganta. La Princesa había viajado al continente africano con el objetivo de combatir contra la caza furtiva y de luchar por la conservación de la fauna salvaje, pero su aventura se vio modificada y tuvo que alargarse más de lo debido. Desde entonces, muchos de sus compromisos laborales se han truncado por su delicado estado de salud.
A pesar de que en 2022 anunció que retomaba su agenda profesional como monarca, lo cierto es que no ha acudido a algunos grandes actos que han tenido lugar estas semanas. Se desconoce el motivo de su ausencia, pero esta situación ha generado una gran preocupación en Mónaco. Sus padres se han mudado a una localidad cercana de la residencia de la Princesa Charlène, por lo que, aunque visiblemente se la ha visto muy recuperada en estos 15 meses, su estado de salud vuelve a ser una gran incógnita.
Guerra, exilios, varias medallas que valoran su trayectoria como nadadora profesional y un vuelo directo desde Sudáfrica a Mónaco como Princesa. Sin duda, la vida de Charlène de Mónaco no ha dejado indiferente a nadie. Nació en 1978 en Zimbabwe, en plena guerra por la independencia. Con tan solo 12 años, ella y su familia se vieron obligados a emigrar a Sudáfrica por la guerra civil. Vivieron como refugiados aquellos largos años de contienda hasta que se calmaron las aguas. Entre tantas injusticias, Charlène conseguía distraerse a través del agua, haciendo lo que más le gustaba, nadar.
A lo largo de los años, su disciplina y constancia la empujaron a lograr su mayor sueño; dedicarse profesionalmente a la natación. Ganó varias medallas en diferentes campeonatos, pero el Príncipe Alberto se cruzó en su camino y dio un cambio radical en su trayectoria profesional.
Ella una exitosa nadadora de 28 años y él un hombre de 47 años heredero de Rainiero y Grace Kelly. En 2006, la Princesa Charlène entraba en la familia Grimaldi como la novia oficial del Príncipe Alberto. En 2011 dieron el «sí, quiero» delante de más de 3.000 invitados en el Palacio de Grimaldi.
Lo cierto es que su perfil como Princesa siempre ha estado sujeto a críticas por la sociedad. Cuando se convirtió en madre de sus dos mellizos, Gabriella y Jacques, sus apariciones públicas disminuyeron ya que se centró más en su maternidad. En ese momento, la monarca recibió opiniones muy negativas por ausentarse en actos de gran importancia para los royals.
A través de su estilismo la Princesa Charlène siempre ha sabido expresar sus sentimientos a la perfección. Su rostro serio es algo que siempre la ha caracterizado. Su peinado ha ido cambiando a lo largo de los años. En 2020, tras la pandemia del coronavirus, la exnadadora apareció con uno de sus peinados más atrevidos hasta el momento; una melena rubia y corta, con uno de los lados rapado.
Comentarios
tracking