Fundado en 1910

24 de julio de 2024

La vicepresidenta segunda y líder de Sumar, Yolanda Díaz.

La vicepresidenta segunda Yolanda Díaz.Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

El salario de Yolanda Díaz al que no quiere renunciar

La política gallega dimite como líder de Sumar pero mantiene su sueldazo de ministra

Yolanda Díaz ha renunciado a su puesto como líder de Sumar solo tres meses después de haber asumido oficialmente el cargo y tras un año de alianza en el Gobierno de España. Esta decisión llega tras el estrepitoso fracaso en las elecciones europeas, donde Sumar obtuvo apenas tres eurodiputados y un 4,65% del voto. A pesar de su dimisión, Díaz no ha renunciado a su sueldazo de ministra y seguirá aferrada a su puesto en el Gobierno como vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social.

«La ciudadanía no se equivoca cuando vota. La ciudadanía ha hablado y voy a hacerme cargo. He decidido dejar mi cargo como coordinadora de Sumar. Es necesario que haya un debate y con esta decisión se abre el camino», declaró la política gallega. Sin embargo, esta «asunción de responsabilidades» no incluye renunciar a los beneficios y privilegios de su cargo ministerial.

A pesar de la dimisión, Díaz no verá afectado su abultado sueldo, que asciende a 85.013,40 euros anuales, es decir, unos 7.084 euros brutos mensuales, según el Portal de Transparencia. Este generoso salario le permite vivir cómodamente en la capital. Además, Díaz seguirá disfrutando de escoltas, coches oficiales y de su lujosa vivienda oficial, pagada con dinero público.

El portavoz parlamentario del Partido Popular, Miguel Tellado, no ha dudado en criticar esta situación: «Yolanda Díaz, a la mierda Sumar, pero no el coche oficial. Se suma a la lista de fijos discontinuos», sentenció.

Tal y como ya dijimos en El Debate, el piso de la ministra de Trabajo en Madrid es el más grande entre los ocupados por los ministros del Ejecutivo de Pedro Sánchez, con 445 metros cuadrados y ubicado en el Paseo de la Castellana, dentro del propio Ministerio de Trabajo y Economía Social. Díaz vive allí con su hija, Carmela, de 11 años, y dispone de servicio doméstico. «Soy súper monomarental», declaró Díaz en enero en el programa Late Xou de La 2 de TVE.

A pesar de ya no ser la máxima representante de su partido, Díaz seguirá recibiendo su cuantioso sueldo como ministra, regulado por la Ley de Presupuestos Generales del Estado y uniforme para todos los miembros del Gobierno. Sin embargo, no cobrará pensión vitalicia, un privilegio reservado exclusivamente para los expresidentes del Gobierno, según una disposición instaurada por Felipe González en 1992.

Separación

Este ha sido un año de profundas rupturas para Yolanda Díaz. No solo ha roto con Sumar, sino también con su marido, Juan Andrés Meizoso. En febrero, conocimos otro aspecto de la vida personal de Díaz: su separación del delineante arquitectónico con quien compartió más de dos décadas de vida. Se conocieron siendo estudiantes y se casaron por lo civil el 15 de noviembre de 2004 en una ceremonia muy íntima. Tras la separación, Meizoso ha vuelto a Galicia, a Ferrol, donde trabaja para Navantia. Ambos se reparten las responsabilidades de la crianza de su hija, Carmela.

Parece que Díaz está decidida a empezar de cero y a convertirse en una mujer nueva, cerrando capítulos significativos en su vida personal y política. Este año de cambios radicales podría marcar una nueva etapa en su carrera y en su vida personal, aunque por ahora, mantiene firmemente los privilegios y el sueldazo que le proporciona su cargo gubernamental.

Comentarios
tracking