15 de agosto de 2022

Telegrama de Arthur Zimmermann

Telegrama de Arthur ZimmermannWikimedia Commons

El telegrama que llevó a Estados Unidos a la guerra

El ministro de Asuntos Exteriores alemán propuso una alianza militar entre el Reich y México en caso de que Estados Unidos entrara en la Primera Guerra Mundial contra el Imperio alemán

El «telegrama Zimmermann» fue un mensaje secreto en el que el ministro de Asuntos Exteriores alemán de ese apellido, en enero de 1917, proponía una alianza militar entre el Reich y México, en caso de que Estados Unidos entrara en la Primera Guerra Mundial contra el Imperio alemán. Berlín ofrecía a México ayuda para la reconquista de Texas, Arizona y Nuevo México, territorios perdidos en la guerra impuesta por Washington y reflejada en los Tratados de Guadalupe-Hidalgo de 1848.
La unidad de la Inteligencia Naval Británica «Habitación 40», a cargo del almirante William R. Hall, interceptó el telegrama y lo descodificó. Fue el mayor triunfo de espionaje de Londres durante la Primera Guerra Mundial porque llevó a EE.UU. a la guerra.

El dilema inglés

El Gobierno británico sabía que, si se publicaba el telegrama, los alemanes cambiarían a un código nuevo y si no lo publicaba, perdería la ocasión de impulsar a los Estados Unidos a entrar en la guerra junto a Reino Unido.

Si los británicos revelaban el origen del telegrama, admitían que Londres espiaba las comunicaciones diplomáticas estadounidenses

Gran Bretaña tampoco podía mostrar el telegrama sin generar sospechas. Había sido enviado desde Berlín al embajador alemán en Washington, el conde Johann Heinrich von Bernstorff, para ser retransmitido al embajador alemán en México, Heinrich von Eckardt, por líneas telegráficas estadounidenses cuyo uso se permitía a los diplomáticos alemanes, para templar gaitas pacifistas. El telegrama fue enviado desde Berlín con rumbo a Copenhague, y desde ahí, por cable submarino, fue remitido a la embajada alemana en EE.UU. pasando por Gran Bretaña, donde fue interceptado. Si los británicos revelaban el origen del telegrama, admitían que Londres espiaba las comunicaciones diplomáticas estadounidenses.
La inteligencia inglesa supuso que la embajada alemana en Washington enviaría el mensaje hacia su legación en Ciudad de México usando el telégrafo comercial. Pensaban que podía existir una copia del telegrama de Zimmermann en la oficina de telégrafos en la Ciudad de México. Si la conseguían podrían remitirla a Estados Unidos explicando que fue obtenida por el espionaje británico en México. Un agente allí, el «Señor H», obtuvo una copia del telegrama en la oficina de telégrafos de Ciudad de México.
El telegrama fue entregado por el ministro de Relaciones Exteriores británico, Arthur James Balfour, al embajador estadounidense en Londres, Walter Page.

Alemania

En el telegrama, Zimmermann se instruía al embajador germano en México para que se acercara al régimen de Venustiano Carranza con una propuesta para formar una alianza contra los Estados Unidos, pero solamente si dicho país lanzaba un ataque contra Alemania. La intención última del II Reich consistiría en evitar la entrada de Estados Unidos en la contienda causando un ataque mexicano que sirviera como una «distracción y lo disuadiera de ayudar a la Triple Entente».
El ministro Arthur Zimmermann confirmó en Berlín la autenticidad de su telegrama el 3 de marzo de 1917. Aclaró que su propuesta al Gobierno mexicano solo era válida si EE.UU. declaraba la guerra a Alemania. El presidente Wilson no aceptó la reunión con el embajador alemán en Washington, conde Von Bernstorff, para explicar la actitud alemana.

México

El presidente mexicano Venustiano Carranza organizó un comité para analizar la propuesta germana. Concluyeron que sería nefasta una guerra con EE.UU., cuyas fuerzas eran mayores y mejor armadas. También Alemania luchaba en dos frentes y era improbable que pudiera armar a México de forma adecuada. Un tercer inconveniente era que los civiles gringos de esos territorios estaban armados y provocarían conflictos y revueltas. A ello se añadía que se desarrollaba una expedición, al mando del general John J. Pershing, para capturar a Pancho Villa, mientras que el levantamiento de Emiliano Zapata en Oaxaca y aledaños estaba en auge, por lo cual las tropas federales estaban bastante ocupadas en sofocar las revueltas de Villa y Zapata. Carranza declinó la oferta de Arthur Zimmermann el 14 de abril de ese mismo año, fecha en la que Estados Unidos ya había entrado en la Gran Guerra y retirado a sus tropas de suelo mexicano.

Estados Unidos

El sentir popular en EE.UU. era tanto antimexicano como germanófobo. El general Pershing fracasó tratando de capturar a Villa. Esta expedición, muy cara para el Gobierno de los Estados Unidos, dejó como resultado un desgaste desastroso para el Ejército estadounidense y grandes ganancias para los habitantes de las zonas que patrullaban en México. El presidente Wilson detuvo la búsqueda infructuosa mientras se celebraban las nuevas elecciones en México.
El 1 de marzo, el Gobierno estadounidense publicó el telegrama en la prensa pero el público creyó que era una añagaza británica diseñada para llevarlos a la guerra en el bando aliado. La confirmación posterior de Arthur Zimmermann levantó sentimientos antialemanes. El 6 de abril, el Congreso estadounidense declaró la guerra a Alemania.
El telegrama Zimmermann no fue la única excusa para llevar a los Estados Unidos a la guerra. Los submarinos alemanes atacaban barcos americanos cerca de las islas británicas. Pero el telegrama decidió la opinión pública y facilitó que los Estados Unidos entraran a la Primera Guerra Mundial.

Traducción al español del telegrama de Arthur Zimmermann

Nos proponemos comenzar el primero de febrero la guerra submarina, sin restricción. No obstante, nos esforzaremos para mantener la neutralidad de los Estados Unidos de América.
En caso de no tener éxito, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: hacer juntos la guerra, declarar juntos la paz; aportaremos abundante ayuda financiera; y el entendimiento por nuestra parte de que México ha de reconquistar el territorio perdido en Nuevo México, Texas y Arizona. Los detalles del acuerdo quedan a su discreción [de Von Eckardt].
Queda usted encargado de informar al presidente [de México] de todo lo antedicho, de la forma más secreta posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro. Debe además sugerirle que tome la iniciativa de invitar a Japón a adherirse de forma inmediata a este plan, ofreciéndose al mismo tiempo como mediador entre Japón y nosotros.
Haga notar al presidente que el uso despiadado de nuestros submarinos ya hace previsible que Inglaterra se vea obligada a pedir la paz en los próximos meses.
Comentarios
tracking