27 de mayo de 2022

Enrique Santos Discépolo por Annemarie Heinrich

Enrique Santos Discépolo por Annemarie Heinrich

Discépolo, Cambalache, y la premonición de un oscuro futuro

¿Puede un músico argentino de los años 30 analizar con extraordinario acierto y adelantar el futuro del mundo occidental como si fuera un profeta del Antiguo Testamento? Discépolo sí

En el milenio pasado, el día en el que mi profesor, catedrático de Historia Contemporánea de España de la Complutense, don Vicente Palacio Atard se jubiló, en su última clase cantó el tango Cambalache.
Don Vicente era un bilbaíno que obtuvo su cátedra en 1948 en Barcelona. Académico de la Historia serio y no muy ameno en clase. Cuando su nieta cogió la guitarra y don Vicente cantó el tango arrastrao de Discépolo a todos sus alumnos nos dejó con la boca abierta. Entonces no entendí lo que nos quería decir nuestro profesor, ahora sí. Era incuestionablemente un sabio.
¿Quién iba a pensar que Discépolo (Buenos Aires 1901 - Buenos Aires 1951) iba a tener la capacidad de analizar la evolución del mundo occidental con tanto acierto y que iba predecir el futuro con tan increíble precisión? Todo escrito en un tango.

Cambalache

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé / En el 510 y en el 2000 también / Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafa'os / Contentos y amarga'os, valores y doblé / Pero que el siglo 20 es un despliegue / De maldad insolente, ya no hay quien lo niegue / Vivimos revolca'os en un merengue / Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor / Ignorante, sabio o chorro, pretencioso estafador / Todo es igual, nada es mejor / Lo mismo un burro que un gran profesor / No hay aplaza'os, ¿qué va a haber? Ni escalafón / Los inmorales nos han iguala'o / Si uno vive en la impostura y otro afana en su ambición / Da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos / Caradura o polizón / ¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón! / Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón / Mezcla'o con Toscanini, va Escarfaso y Napoleón / Don Bosco y La Mignón, Carnera y San Martín / Igual que en la vidriera irrespetuosa / De los cambalaches se ha mezcla'o la vida / Y herida por un sable sin remaches / Ves llorar la Biblia junto a un calefón / Siglo veinte, cambalache problemático y febril / El que no llora no mama y el que no afana es un gil / Dale nomás, dale que va / Que allá en el horno se vamo' a encontrar / No pienses más, sentate a un la'o / Que a nadie importa si naciste honra'o / Si es lo mismo el que labura / Noche y día como un buey / Que el que vive de las minas / Que el que mata, que el que cura / O está fuera de la ley
Enrique Santos Discépolo es autor de como Yira, yira (1929), Cambalache (1934), Uno (1943), y Cafetín de Buenos Aires (1948).
Cambalache nace en 1934, es un tiempo durísimo... El mundo no ha logrado salir del crack del 29. Hitler, a la muerte de Hindenburg, se nombra presidente de la república de Weimar, cargo que une con el de canciller. Antes se habían promulgado ya en Alemania las leyes para mejorar la raza, legalizando entre otras cosas la eugenesia, antecedentes del Holocausto. Einstein pierde su nacionalidad alemana por ser judío. En España estalla la revolución de Asturias y Companys intentará lograr la independencia de Cataluña. En Rusia gobierna Stalin que, entre otros crímenes contra la humanidad, somete al pueblo del Ucrania al holodomor, el exterminio de más de 1.5 de personas por hambre al dejarles el estado soviético sin alimentos como castigo. Sandino es asesinado en Managua. En Marsella el terrorista búlgaro Vlado Chernozemski asesina al rey Alejandro I de Yugoslavia y al ministro francés Louis Barthou. Mao Tsé Tung inicia la Larga Marcha...

Discépolo analiza su mundo, un mundo que se está rompiendo, con frialdad, sentido del humor y acierto musical

Discépolo analiza su mundo, un mundo que se está rompiendo, con frialdad, sentido del humor y acierto musical. La siempre imprescindible Nacha Guevara califica Cambalache como un tango profético, llegando a decir que debía de ser la nueva Internacional, afirmación con la que no queda más remedio que estar de acuerdo.
Es necesario reconocer que los músicos argentinos, por los menos los escritores de tangos, son algo más que músicos. Junto a Discépolo está Enrique Cadicano (Luján 1900 - Buenos Aires 1999) con su tango Al mundo le falta un tornillo, cantado por el inmortal Carlos Gardel.

Al mundo le falta un tornillo

Todo el mundo esta en la estufa, triste amargao y sin garufa / Neurasténico y cortao, se acabaron los robustos / Si hasta yo que daba gusto cuatro kilos he bajao / Hoy la guita anda de asalto y el puchero esta tan alto / Que hay que usar un trampolín, si habrá crisis, bronca y hambre / Que el que compra diez de fiambre hoy se morfa hasta el piolin / Hoy se vive de prepo y se duerme apurao / Y la chiva hasta a Cristo se la han afeitao / Hoy se lleva a empeñar al amigo mas fiel / Nadie invita a morfar, todo el mundo en el riel / Al mundo le falta un tornillo, que venga un mecánico / Pa ver si lo puede arreglar / Que sucede? Mama mía, se cayo la estantería / O San Pedro abrí el portón, la creación anda a las pilas / Y de pura rebatia apoliya hasta el colchón / El ladrón hoy es decente y a la fuerza se ha echo gente/ Ya no tiene que robar / Y el honrao se ha vuelto chorro porque en su fiebre de ahorro / Le se afana por guardar / Hoy se vive de prepo y se duerme apurao / Y la chiva hasta a Cristo se la han afeitao / Hoy se lleva a empeñar al amigo mas fiel / Nadie invita a morfar, todo el mundo en el riel / Al mundo le falta un tornillo, que venga un mecánico / Pa ver si lo puede arreglar
Discépolo era un genio no solo musical, sino también como analista político y social. Su biógrafo Norberto Galasso ha escrito que su vida «fue un permanente desgarrarse en una sociedad injusta [...] solo comprensible en el marco de la sufrida Argentina del siglo XX». Su música trasmite un pesimismo ante la vida que queda perfecto descrito en su tango Yira. Fue, inicialmente, peronista, ganado por el populismo y búsqueda del justicia social del General, régimen que le decepcionó, convirtiéndose en un ácido crítico con sus radiofónicos contra el presidente Perón.

Cambache parece un tango escrito para describir la situación política de España en las últimas décadas

Es necesario reconocer, sin necesidad de mirar fuera de nuestras fronteras (Boris Johson, Maduro...), que Cambalache, escrito hace casi un siglo, es un tango desgraciadamente premonitorio. Parece escrito para describir la situación política de España en las últimas décadas.
Comentarios
tracking