23 de mayo de 2022

Una versión actualizada del mapa de Europa de 1554 tal como aparece en el atlas de 1595

Una versión actualizada del mapa de Europa de 1554 tal como aparece en el atlas de 1595

Así han cambiado las fronteras de Europa

A lo largo de la Historia, las fronteras de Europa y de otras partes del mundo han sufrido muchos cambios. Nacen nuevas naciones y desaparecen viejos imperios. No es un fenómeno circunstancial sino recurrente. Durante el siglo XX las fronteras de Europa y de otras partes del mundo sufrieron tres cambios fundamentales.

1919

El primero, en 1919, viene marcado por el Tratado de Versalles y supone la eclosión de nuevas naciones tras la debacle de tres imperios durante la Primera Guerra Mundial: el austrohúngaro, el turco y el ruso, con la desaparición de las tres dinastías: Osmanlí, Hohenzollern y Románov. El mapa de Europa se diversifica y complica: aparecen Austria, Hungría, Checoslovaquia, Rumania, Yugoslavia, Finlandia, Estonia, Lituania, Letonia y el Estado libre de Fiume y Ucrania, estos dos últimos de existencia independiente más breve que los anteriores.
Firma del Tratado en la sala de los Espejos del palacio de Versalles el 28 de junio de 1919

Firma del Tratado en la sala de los Espejos del palacio de Versalles el 28 de junio de 1919

También variaron las naciones previamente constituidas. Francia quitó Alsacia y Lorena a Alemania; Italia ocupó el sur del Tirol; Polonia anexionó territorios de Austria, Rusia y Alemania; Grecia arrebató el sur de Bulgaria y partes de Turquía…
La desaparición de la disciplina imperial provoca un brote de nacionalismo que llevará a comunidades convivientes previamente al enfrentamiento y el odio. Esas semillas serán el germen del crecimiento del fascismo y de la Segunda Guerra Mundial.
Mapa de Europa en 1919

Los protectorados establecidos por la Sociedad de Naciones serán el génesis de la aparición de nuevos estados pos-otomanos en Siria, Líbano, Península Arábiga, Jordania e Irak.

1945

El segundo procede de la Conferencia de Yalta entre Churchill, Stalin y Roosevelt, donde se volvió a repartir el mundo entre anglosajones y bolcheviques. La defensa de Polonia ante la invasión alemana de 1939 llevará, inopinadamente, a la extensión del yugo soviético sometiendo Europa del Este al imperio comunista moscovita. El fascismo había sido derrotado militarmente, pero el comunismo se extendió por Europa y el mundo. Un telón de acero, en palabras del premier británico, divide el viejo continente. Alemania, la potencia central, es dividida y ocupada por los vencedores y los franceses.
Churchill, Roosevelt y Stalin reunidos en la Conferencia de Yalta antes de terminar la Segunda Guerra Mundial

Churchill, Roosevelt y Stalin reunidos en la Conferencia de Yalta antes de terminar la Segunda Guerra Mundial

Nacen la Organización del Tratado del Atlántico Norte y el Pacto de Varsovia. Las rebeliones en Hungría y Checoslovaquia son aplastadas por el Ejército Rojo. En Polonia las autoridades comunistas inician la represión contra la creciente protesta del sindicato Solidaridad para evitar la intervención armada rusa.
La isla de Chipre se divide en dos: una comunidad griega y otra turca enfrentadas. En la nueva Moldavia, un movimiento separatista de carácter socialista proclama Transnistria.
Mapa de Europa en 1945

Europa occidental inicia la comunidad del carbón y del acero que llevará a la Comunidad Económica Europea y, al final, a la Unión Europea.

1991

Y el tercero nace de la implosión de la URSS. La caída de la hegemonía soviética hace florecer la independencia de las naciones europeas, desde los países bálticos hasta Ucrania y permitirá la reunificación alemana con el canciller Helmuth Kohl.
El derribo de la estatua de Lenin

El derribo de la estatua de Lenin

La inmutabilidad de las fronteras que supuso el más largo periodo de paz en Europa se vino abajo con la guerra de los Balcanes. Desaparecida la dictadura de Josip Broz «Tito», Yugoslavia se resquebraja y se constituye en tres comunidades: croatas, católicos y germanófilos; serbios, eslavos y ortodoxos; y bosnios que recuperan su identidad musulmana.
Desde 1990, alcanzan la independencia en Europa Lituania, Letonia, Estonia, Bielorrusia, Macedonia, Eslovenia, Moldavia, Croacia, Ucrania, Bosnia, República Checa, Eslovaquia, Montenegro, Serbia y Kosovo. También grupos étnicos de Asia Central se constituyen en naciones: Kazajistán, Uzbekistán, Kirguistán, Tayikistán y Turkmenistán, antaño sometidas a rusos y persas.
La desaparición del Imperio ruso, zarista primero y soviético después, supuso un duro golpe para la autoestima rusa. Esto llevó a varios conflictos armados en Chechenia, Georgia, Alto Karabaj y, ahora, en Ucrania. De estos conflictos aparecieron estados casi fantasmas: Abjasia, Osetia del Sur, Artsaj, Novorusia… De la guerra de Ucrania, por ahora, nacen dos repúblicas separatistas: Donetsk y Lugansk.
Mapa de Europa en 1991

Unionistas y separatistas

Hay 43 estados independientes del planeta que tienen menos de 45 años. Fuera de Europa, aparecen cuatro naciones en África, trece en Asia, seis en América y cuatro en Oceanía.
Ahora se enfrentan dos movimientos, un centrípeto que da lugar al desarrollo de nuevos entes supranacionales, como es la Unión Europea, y otro centrífugo que busca atomizar los territorios: Córcega, Escocia, Quebec, Somalilandia, Bougainville, Flandes, Padania, Kurdistán, Baluchistán, la nación mapuche en Chile…
Hasta ahora el mundo lo componen 194 Estados independientes y están al albur de las tendencias unionistas y separatistas que varían las fronteras de la comunidad internacional.
Comentarios
tracking