30 de enero de 2023

Ejército de Terracota

Ejército de TerracotaWikimedia Commons

¿Por qué la tumba del primer Emperador de China nunca ha podido ser abierta?

Algunos expertos señalan que realizar excavaciones en la zona podría dejar daños irreparables en la tumba dado que la única manera de abrir la construcción es con técnicas invasivas

En febrero de 1974, un campesino chino que cavaba un pozo de agua se encontró con uno de los descubrimientos más impactantes del siglo XX: ocho mil guerreros de terracota esculpidos en tamaño natural construidos para defender al primer Emperador chino, Qin Shi Huang, en el más allá. Pero a pesar de que los arqueólogos tienen identificada la tumba de este relevante personaje, aún no se han atrevido a abrirla. Lejos de ser por temor a una posible maldición, los porqués parecen ser mucho más mundanos.
El primer Emperador de China, Qin Shi Huang

El primer Emperador de China, Qin Shi Huang

El mausoleo del Emperador Qin Shi Huang, quien unificó los distintos reinos del país asiático, se ubica en la provincia de Shaanxi, en la China central y desde 1987 este recinto se encuentra catalogado en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Aunque el lugar donde fue encontrado el ejército de terracota ha sido inspeccionada innumerables veces, la tumba del Emperador de la dinastía Qin no ha podido ser abierta desde que fue sellada hace más de 2.000 años. Los motivos son diversos.
Algunos expertos señalan que realizar excavaciones en la zona podría dejar daños irreparables en la tumba dado que la única manera de abrir la construcción es con técnicas invasivas ya que no se cuenta todavía con las herramientas y tecnología necesarias para excavar apropiadamente. Al no saber qué tesoros se guardan en el interior de la tumba hace que los expertos actúen con mucha más cautela.
Por otro lado, casi medio siglo después de la muerte del Emperador, el historiador chino Sima Qian relata que el mausoleo se encuentra repleto de trampas mortales que supondrían obstáculos peligrosos para cualquiera que intentase entrar: «La tumba se llenó de artefactos raros y tesoros maravillosos. Se ordenó a los artesanos que fabricaran ballestas y flechas preparadas para disparar a cualquiera que entrara en la tumba», describió el historiador.
Aunque cabe la posibilidad de que después de tantos años, estas trampas dejen de funcionar, el escrito de Sima Qian hace referencia a la presencia de mercurio líquido en el mausoleo, altamente mortal. Un dato que fue comprobado en 2020 cuando unos investigadores dieron cuenta de trazas de mercurio descubiertas alrededor de la necrópolis y en cantidades superiores a las que cabría esperar.
La decisión de abrir la tumba recae, en última instancia, sobre el gobierno chino que parece estar a la espera de la llegada de avances técnicos que minimicen el deterioro del patrimonio durante la exploración. Por ahora habrá que esperar aunque algunas ya existen algunas técnicas prometedoras como la utilizada en Egipto para «escanear» el interior de las tumbas faraónicas o el uso de muones, unas partículas poco conocidas que permiten sondear las estructuras impenetrable.
Comentarios
tracking