Fundado en 1910

31 de mayo de 2024

El encuentro 'Hispanoamérica, un futuro compartido'

El encuentro 'Hispanoamérica, un futuro compartido'Fundación Rafael del Pino

Hispanoamérica, un futuro compartido

Jornadas sobre Hispanoamérica: «El humanismo cristiano de España es lo que hizo una América mestiza»

El Auditorio Rafael del Pino acogerá los días 4 y 5 dos jornadas en las que se hablará de la comunidad Hispana, del español como instrumento de hermanamiento y de todo aquello que aún nos sigue uniendo tras 400 años de historia compartida entre España e Hispanoamérica

«En Hispanoamérica somos víctimas de un relato que es completamente falso y peligroso», comenta el profesor Carlos Leáñez Aristimuño. Sobre esta premisa arranca la primera jornada de mesas redondas con motivo del estreno de la nueva película documental dirigido por José Luis López Linares que se proyectará en los cines de todo el mundo.

«La necesidad de reconocernos»

«El objetivo de estas jornadas es que nos conozcamos», ha empezado asegurando el director del documental. «Este documental es una necesidad que tenemos de reconocernos como hispanos». Un deseo que se ve reflejado en Hispanoamérica, un futuro común, donde a través de varios testimonios de numerosos historiadores y expertos hispanoamericanos, como son Adelaida Sagarra, Marcelo Gullo, Carlos Leáñez, Carmen Iglesias, Enrique Krauze, Ramón Mújica y Orlando Romero, entre otros, va desentrañando las mentiras que ha propagado la leyenda negra, unas ideas que ya han terminado, según ha expresado López Linares: «Hemos acabado con la leyenda negra, quien no lo crea es que no se ha enterado. La Leyenda Negra ya se acabó. Ahora hay que avanzar, hay que reconocernos».
Tras esta pequeña intervención se ha dado paso a la primera mesa redonda donde los historiadores Guadalupe Jiménez Codinach, Carlos Leáñez y Juan Miguel Zunzunegui han expuesto sus razones y motivaciones para participar en este gran proyecto que celebra la Hispanidad.
En su intervención, el profesor Leáñez de origen venezolano ha subrayado el carácter «generador» del Imperio español: «En 1492 se despliega en América un Imperio generador que entrega su sangre en el mestizaje. Es un imperio que hace del otro un semejante y no un esclavo. Y es un imperio que no funda factorías en las costas, sino ciudades que acarrean cultura, civilización, una masiva transferencia de tecnología y cambia por completo América», expuso el historiador.
Por otra parte, también quiso remarcar la visión hacia un futuro común entre la comunidad de hispanos: «Debemos salir urgentemente de unos relatos que nos hacen, por un lado, víctimas en América y por otro, de victimarios en España: hace una falta que veamos la realidad de nuestro bloque histórico cultural, las grandes oportunidades que tenemos a todos los niveles, la importancia de vivir en comunidad, en conciencia que somos una casa gigantesca con muchos patios».

El español como elemento fraterno

Asimismo Leáñez destacó la importancia del español como lengua común entre los hispanos. En este sentido, Guadalupe Jiménez Codinach reforzó la idea de «hermandad» entre los distintos pueblos de la comunidad hispana: «Los que tenemos esa herencia común la tenemos que sentir». Y advierte que «si no recuperamos esa fraternidad» no podremos caminar hacia un futuro lleno de oportunidades.
Por otro lado, la historiadora mexicana expresó que «tenemos muchos problemas con el uso de las palabras» y se «utilizan palabras para definirnos [a los hispanos] que no somos nosotros». Pone el ejemplo claro de Estados Unidos, donde consideran que los americanos son exclusivamente los estadounidenses. Sin embargo, América es mucho más: «son 35 países que nos unen», añadió. «Ellos [los estadounidenses] no nos entienden. Ellos nos han definido. En gran parte los problemas que tenemos en el uso del lenguaje nosotros mismos lo hemos aceptado».
Y pone el ejemplo del término «colonias españolas», que fue «un invento del norte europeo, sobre todo de los ingleses, que empieza a aparecer con una gran fuerza en el siglo XVII», indicó. Del mismo modo detalló que la idea de «colonias españolas» solo aparecen en documentos ingleses y del norte europeo, mientras que en los archivos americanos no se utiliza esa palabras porque «nunca lo fuimos», sentenció la historiadora.
Jiménez ha querido terminar su intervención destacando lo fundamental que es la unidad: «Por tres siglos fuimos una sola cosa; éramos una unidad».

«Hispanos confundidos»

El último en tomar la palabra fue el historiador mexicano Juan Miguel Zunzunegui, quien con anécdotas de su infancia va relatando su interés por profundizar en la historia que comparten España y México. Desde muy pequeño se cuestionó aquello que le contaron sobre la conquista de Hernán Cortés: «La narrativa que te hacen de la conquista es tan terrible», expresó.
Y critica aquellos que se quejan de la conquista española, pero utilizando el español para comunicarlo: «Ahora dime lo mismo en nahual. Porque mientras no me lo puedas decir en nahual, solo eres un hispano confundido», relató entre risas. Ante el argumento que los españoles impusieron hasta la lengua, Zunzunegui afirmó que «el grueso de la población no hablaba español en la América hispana, lo que indica que España no impuso la lengua en 300 años».
«El problema del odio hacia el español -que es odiarnos a nosotros mismos- es que ya estás despreciando la lengua en la que te expresas», declaró. Y va más allá: «Si odias la lengua en la que te expresas, odias lo más profundo de tu alma y de tu ser. Es importante entender una cosa: que hables en español no significa que hablas español, sino que significa que piensan en español, entiendes el mundo en español, que amas en español y que si crees en Dios, lo haces en español. Que lo más hermoso de tu vida ocurre en español».

La tercera Roma es la España americana

Con la misma convicción afirmó que «la tercera Roma es la España americana». Como inciso subrayó que prefiere utilizar el término «España americana» más que «la América española» porque lo último indica «posesión», mientras que la «España americana denota la realidad: que los españoles fueron al otro lado del océano y se mezclaron a todos los niveles».
Continuó su intervención desmontando más mentiras que los hispanos se han acabado creyendo, como es el caso de que los doce frailes que llegaron a México «impusieron su religión» cuando en realidad lo que no se entiende -según consideró el historiador mexicano- es que «a los aztecas les gustó más la religión de los españoles».
Y advirtió que no se debe olvidar que «el pensamiento humanista de España es un pensamiento cristiano y esto es lo que hizo una América mestiza». Para Zunzunegui la fe fue lo que movió a los españoles a conquistar el Nuevo Mundo.
Para finalizar, José Luis López Linares subrayó que el objetivo fundamental de estas jornadas es el de «reconocernos»: «No se trata de una película, se trata de conocernos. La tarea está en marcha, pero hay que actuar. Es una tarea sin protagonismos: es una tarea sin liderazgos, no hay que pedir nada al Estado (no hay ninguna subvención del Gobierno). Ofrecí una cosa que no tenía garantía»; sin embargo han conseguido el mecenazgo de 4.000 personas e instituciones. «No nos motiva el dinero, nos motiva una necesidad», añadió.
El director de España, la primera globalización y ahora, Hispanoamérica, un futuro común, clausuró el acto expresando que: «Queremos ser hispanos, existir como hispanos: tenemos una cultura, el arte, la música, la religión -que es fundamental- que nos une. La verdad no uniforma, sino que une».
Comentarios
tracking