19 de agosto de 2022

Boris Romanchenko, vestido con un uniforme de prisionero típico de los campos de concentración nazis, hace unos años

Boris Romanchenko, vestido con un uniforme de prisionero típico de los campos de concentración nazis, hace unos añosStift. Gedenkstätten Buchenwald und Mittelbau-Dora

Guerra Rusia - Ucrania  Muere en un bombardeo un hombre que sobrevivió a cuatro campos de concentración nazis

Boris Romanchenko, de 95 años y que dedicó su vida a denunciar los crímenes del nacionalsocialismo, fue deportado de Ucrania a Alemania durante su adolescencia

Boris Romanchenko, un superviviente ucraniano de los campos de concentración de Buchenwald, Peenemünde, Dora y Bergen-Belsen, todos ellos en Alemania, murió el pasado viernes durante un bombardeo que provocó daños en el edificio en el que residía en Járkov, según informó la Fundación de los antiguos campos de concentración nazis de Buchenwald y Mittelbau-Dora a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.
Romanchenko, de 95 años, vicepresidente del Comité Internacional de Buchenwald-Dora y que dedicó su vida a recordar los crímenes del nazismo, fue trasladado a ese campo cuando era adolescente. Nacido el 20 de enero de 1926, le deportaron primero a Dortmund en 1942, donde realizó trabajos forzosos bajo tierra hasta que fue derivado al campo de Buchenwald en enero de 1943, tras un frustrado intento de fuga. Tras eso, pasó también por los de Peenemünde, donde ayudó en la construcción del cohete V2, el de Mittelbau y el de Bergen-Belsen, antes de que los aliados y las fuerzas soviéticas tomaran Berlín y liberaran Alemania del régimen nazi.
Tras la noticia, Andriy Yermak, jefe de la oficina del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, adjuntó una foto de Romanchenko vestido con uno de los monos de rayas típicos de los prisioneros de los campos de concentración nazis. «Este es Boris Romanchenko. Un prisionero de los campos de concentración nazis de 95 años que sobrevivió a Buchenwald. Pero ha muerto en 2022 a causa de un misil ruso [que ha caído] en su propio apartamento en Járkov», lamentó Yermak, ironizando al tiempo con la misión de «desnazificación» esgrimida por Rusia para justificar la invasión.
Por su parte, el presidente de la administración estatal en la región de Járkov, Oleg Sinegubov, informó a través de su cuenta de Telegram de que la pasada noche se produjeron 58 ataques con artillería, morteros y lanzacohetes múltiples sobre la zona por las fuerzas rusas.

Labores de rescate

Los equipos de rescate están ahora limpiando las zonas bombardeadas de escombros y desactivando los artefactos sin detonar, señaló, y agregó que los artificieros desactivaron ayer una bomba de aviación FAB-500.
Por último, el político indicó que las autoridades están trabajando en restablecer la comunicación y lograr el retorno de seis personas –cinco conductores y un médico– que acompañaban un convoy humanitario secuestrado por las tropas rusas cuando se dirigía a Vovchansk, en la frontera con Rusia.
Comentarios
tracking