29 de enero de 2023

El periodista Pablo González, en el Donbás

El periodista Pablo González, en el Donbás

Un tribunal polaco prolonga la detención preventiva del periodista Pablo González durante tres meses más

Los motivos por los que la Justicia polaca continúa reteniendo a Pablo González permanecen clasificados y no se han hecho públicos todavía

El tribunal regional de Przemysl accedió a la petición del fiscal y acordó prorrogar la detención preventiva del periodista español Pablo González por otros 3 meses. El abogado de González dijo a EFE que presentará recurso contra la decisión del tribunal. Sin embargo, por ahora, González permanecerá bajo custodia. «El tribunal decidió extender el arresto por otros 3 meses», dijo a Efe el abogado de Pablo González, Bartosz Rogasa.
Rogasa dijo que, de acuerdo con la ley polaca, en esta etapa no se le permitió compartir los detalles de la justificación de la decisión del tribunal. «La audiencia de arresto fue parte de los procedimientos preparatorios y, por eso, permanece clasificada», explicó Rogasa.
Rogasa dijo a EFE que él y su cliente presentarán recurso ante el tribunal de apelaciones de Rzeszów en un plazo de siete días. «La decisión de la corte de hoy no es definitiva, pero es ejecutable, lo que significa que el señor González permanece detenido», dijo Rogasa.

Acusado de ser un espía ruso

Pablo González, periodista independiente que también cuenta con la nacionalidad rusa, fue arrestado el 28 de febrero en Przemysl por la agencia de seguridad interna (ABW), que acusó a González de ser un agente de la inteligencia militar rusa.
En Przemysl un pueblo en la frontera entre Polonia y Ucrania, Pablo González informaba sobre la invasión rusa de Ucrania y el éxodo de refugiados Polonia durante los primeros días del conflicto. Pablo venía de haber sido expulsado de Ucrania tras un episodio que él mismo relató en sus redes, pero que no ha quedado explicado por ninguna de las partes, con la inteligencia ucraniana. Pablo González había viajado en varias ocasiones, desde 2014, para informar sobre el conflicto entre Ucrania y Rusia, sobre todo en las zonas del Donbás.
Contra él se dictó detención preventiva de tres meses que vencería el 29 de mayo. La decisión judicial de hoy es el resultado de una solicitud del fiscal presentada la semana pasada. Durante los primeros días de su detención, su abogado en España, Gonzalo Boye, que también es el representante legal de Carles Puigdemont, defendió a su cliente en televisiones y medios españoles.

Silencio del Gobierno de España

En un comunicado de prensa publicado después del arresto inicial de González, la oficina de prensa del coordinador de los servicios secretos polacos acusó a González de usar su condición de periodista para viajar libremente por Europa y el mundo, incluidas las áreas de conflictos militares.
El 19 de abril, el diario polaco Gazeta Wyborcza informó que la Agencia de Seguridad Interna había arrestado además a otro periodista por los mismos cargos.
Sin embargo, en su caso, el tribunal rechazó la solicitud de detención del fiscal. Desde el primer momento, en el que se habló del caso en los medios españoles, el Gobierno dijo estar informado del asunto. Incluso, cuando se hablaba de que estaba incomunicado, el Gobierno trasladó que el cónsul español en Polonia había podido hablar con él. Pero, a pesar de trasladar estar al corriente del asunto, el Gobierno se ha mantenido más o menos hermético respecto a la detención y retención de González.
La detención de González generó objeciones de varias instituciones que acusaron a Polonia de detención ilegal, incluso de secuestro. Pero, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ya declaró que la detención de Pablo González se ajustaba a la legalidad polaca.
Por ejemplo, en marzo, las Federaciones Internacional y Europea de Periodistas pidieron al gobierno polaco que liberara a González y retirara los cargos en su contra, indicando que arrestarlo era un ataque a la libertad de prensa y la democracia.
Comentarios
tracking