01 de julio de 2022

Putin en la reunión del BRICS de 2014 en Brasil

Vladimir Putin en la reunión del BRICS de 2014 en BrasilGTRES

119 días de guerra

Putin participará, por primera vez desde que invadió Ucrania, en una cumbre internacional

Los cinco líderes de las potencias emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica se verán las caras este jueves en la cumbre virtual de los BRICS en Pekín

La política internacional ha cambiado drásticamente desde la invasión ordenada por Vladimir Putin contra Ucrania. Sin embargo, no todo es tan distinto. Las economías emergentes se mantienen unidas frente a los tiempos turbulentos.
Los líderes del grupo de países que forman los BRICS; conocido así por las siglas de sus integrantes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, se verán las caras en una cumbre organizada por Pekín y por supuesto, donde Putin está invitado.
Esta será la ocasión perfecta para que el líder ruso presuma de que no está solo y aislado como lo pretende Estados Unidos y la Unión Europea, tras la violación de la soberanía de Ucrania y la conquista de su territorio, hace ya más de cuatro meses.
Hasta ahora, ninguno de los líderes de las potencias emergentes -que en conjunto representan alrededor de una cuarta parte del PIB mundial- ha condenado la invasión rusa a Ucrania.
Aunque Brasil votó en la ONU una condena contra Rusia, su presidente, Jair Bolsonaro, ha defendido una posición de «neutralidad» ante la guerra.
El apoyo al Kremlin del régimen de Pekín, el anfitrión de la cumbre de este año, ha quedado explícito recientemente frente a las presiones y sanciones occidentales.

Una visión diferente a la de Occidente

Pero el grupo, que fue lanzado hace mas de una década no es del todo sólido, pues sus integrantes tienen recelos y desconfianzas entre sí por sus visiones ideológicas dispares. Sin embargo, seguir adelante con la cumbre de este año, la número 14, refleja una visión de los países BRICS sobre el orden global y, por extensión, la situación en Ucrania, que difiere de la de Occidente, dicen los expertos.
«Estamos hablando de algunas economías muy importantes cuyo liderazgo está dispuesto a ser visto con Putin, incluso si es solo en una plataforma virtual», dijo a CNN Sushant Singh, investigador principal del Centro de Investigación de Políticas (CPR) en Nueva Delhi.
Si bien los países pueden argumentar que involucrar a Rusia es mejor que no hacerlo, el contraste con respecto al G7 que encabeza Estados Unidos, los deja en evidencia.
A la cumbre de los BRICS le sigue días después la reunión del bloque de las principales economías avanzadas del mundo que se han unido contra la agresión rusa y expulsaron a Moscú de su bloque tras su anexión de Crimea en 2014.
A diferencia del G7, se espera que los BRICS actúen con cuidado en lo que respecta a Ucrania en la cumbre de este jueves, probablemente hablando a favor de una resolución pacífica, incluso cuando sus miembros pueden pedir cuidadosamente a los países occidentales que examinen el impacto de sus sanciones contra Rusia en la economía global.

«Oponerse al hegemonismo»

El régimen de Pekín, liderado por Xi Jinping, el más poderoso económicamente de las cinco integrantes del BRICS, parece estar dispuesto a concentrarse en su propia agenda: promover sus nuevas iniciativas globales de desarrollo y seguridad y hacer retroceder en lo que considera la construcción de «bloques» por parte de Estados Unidos.

Los países BRICS deben «fortalecer la confianza política mutua y la cooperación en seguridad», coordinarse en los principales asuntos internacionales y regionales, adaptarse a los intereses fundamentales de los demás y «oponerse al hegemonismo y la política de poder», dijo Xi en un discurso ante los ministros de Relaciones Exteriores de BRICS el mes pasado.
Comentarios
tracking