13 de agosto de 2022

Un tanque ucraniano circula por la ciudad de Trostyanets, en el noroeste de Ucrania

Un tanque ucraniano circula por la ciudad de Trostyanets, en el noroeste de UcraniaAFP

120 días de guerra en Ucrania

Muestras de ADN y dibujos infantiles: los métodos de Ucrania para identificar a sus soldados muertos

Las morgues ucranianas están desbordadas, llenas de soldados irreconocibles por los ataques de Rusia

Las morgues en Ucrania están repletas de desconocidos. Soldados caídos, de facciones calcinadas, imposibles de identificar a primera, segunda, o tercera vista. Agentes de Policía, investigadores, funerarios, y expertos forenses se dedican día y noche a la difícil tarea de adivinar quién es cada uno de estos cadáveres.
En Kiev, un equipo forense describió a la cadena CNN americana su «deseo de ayudar» en este trabajo tan sacrificado, que no es «una labor ordinaria». Su mejor herramienta son las pruebas de ADN: sin embargo, el proceso para extraerlas y verificarlas es largo y arduo.
Todo empieza en la morgue, donde los funerarios intentan extraer muestras de tejido de los cadáveres. A causa del avanzado estado de descomposición de los cuerpos, a menudo solo es posible analizar un trozo de hueso.
Una vez adquirida, a duras penas, la muestra, se transporta a un laboratorio de la capital, donde un equipo de analistas se embarca en la complicada tarea de crear un perfil de ADN para el cadáver.
«Si el hueso está desintegrándose, llevamos a cabo docenas de intentos para crear el perfil genético. A veces tardamos meses enteros. Pero nunca dejamos de intentarlo», explicó a la CNN Ruslan Abbasov, jefe del laboratorio de ADN del Ministerio del Exterior.
A través de un programa digital especializado, un experto forense trata de emparejar el ADN del muerto misterioso con los perfiles que ya existen en la base de datos del Gobierno. Contiene la información de miles de personas, familiares en busca de sus seres queridos.
«No tenemos suficiente ADN de los parientes de las personas desaparecidas. Tardaremos años en identificar todos estos cuerpos humanos», lamentó el forense Stanislav Martynenko.

Una base de datos de ADN

De los 700 cuerpos sin identificar registrados por el Ministerio, solo 200 perfiles se han podido asignar, gracias a las equivalencias de ADN con sus familiares. Es necesario incrementar la cantidad de perfiles en la base de datos; el Gobierno ucraniano insta a que más personas compartan su ADN con los analistas que alimentan la fuente de información.
Para ello, las autoridades establecieron una línea de teléfono especial a través de la cual los familiares pueden denunciar desapariciones, y ofrecer una muestra de ADN en estaciones policiales locales. Más de 1.000 personas han tomado parte ya en esta iniciativa.

Los dibujos de su hijo

Algunos cuerpos están tan chamuscados y dañados que extraer su ADN se vuelve imposible. Ese era el caso del soldado Daniil Safonov, de 28 años de edad. Su cadáver fue recuperado de uno de los últimos bastiones de la defensa ucraniana en Mariúpol.
Cuando su hermana, Olha Matsala, acudió identificar el cadáver, no pudo reconocer ninguna de sus facciones. Safonov murió en un ataque con mortero a principios de mayo; su cuerpo yació entre altas temperaturas durante seis semanas.
«Era un buen hombre. Entregó su vida por Ucrania. Me dijo que aceptaba la posibilidad de no regresar jamás de Mariúpol, y temo que eso es lo que pasó», afirmó Matsala.
Sin embargo, un elemento ayudó a Matsala y a los forenses a identificar al soldado caído. En el bolsillo de su uniforme, había dos pequeños dibujos, hechos con cera por su hijo de seis años. Uno mostraba un árbol navideño. El otro, una nube lluviosa.
De alguna manera, y a pesar de los ataques, las sangrientas condiciones del frente, y la descomposición del cuerpo, los dibujos estaban intactos. Así, supieron que se trataba de Safonov.
Comentarios
tracking