10 de diciembre de 2022

Miles de manifestantes toman el Capitolio de Estados Unidos

Miles de manifestantes toman el Capitolio de Estados UnidosAnadolu Agency via AFP

El Servicio Secreto de EE.UU. borró mensajes del día del asalto al Capitolio

El director del Servicio Secreto, James Murray, anunció que dejará el cargo a finales de mes

El Servicio Secreto de Estados Unidos, el cuerpo encargado de proteger entre otros al presidente del país, borró mensajes de texto enviados los días 5 y 6 de enero de 2021, esta última la fecha del asalto al Capitolio por parte de miles de simpatizantes del expresidente Donald Trump (2017-2021).
Una carta del Departamento de Seguridad Nacional enviada este jueves a la comisión de la Cámara de Representantes estadounidense que investiga los hechos del 6 de enero indicó que los mensajes fueron borrados del sistema como parte de un programa de reemplazo de dispositivos.
La misiva explica que los mensajes fueron eliminados poco después de que la Oficina del Inspector General de EE.UU. reclamase documentación de las comunicaciones electrónicas llevadas a cabo por el Servicio Secreto como parte de su evaluación de los hechos ocurridos en el Capitolio en la jornada del 6 de enero de 2021.
La semana pasada, el director del Servicio Secreto, James Murray, anunció que dejará el cargo a finales de mes, y la prensa local reveló que se irá a trabajar a la empresa de la red social Snapchat.
Murray se retirará del cuerpo el próximo 30 de julio tras 27 años de servicio, tres de ellos como director desde que fuera nombrado para ese puesto en mayo de 2019 por el entonces presidente Donald Trump.
Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo en rueda de prensa que la salida de Murray lleva meses preparándose y que no tiene nada que ver con la polémica que ha rodeado al Servicio Secreto durante los últimos días en relación a su actuación en la jornada del 6 de enero de 2021.
A finales de junio, una exempleada de la Casa Blanca durante el mandato de Trump dijo ante el comité que investiga el asalto al Capitolio que el exmandatario ordenó al conductor de su limusina dirigirse a la sede del Congreso y que cuando este se negó, el entonces presidente trató de hacerse con el control del volante.
Fuentes anónimas llevan desde el momento mismo de la declaración desmintiendo a la prensa este hecho y aseguran que el Servicio Secreto está en disposición de dar testimonio bajo juramento negando lo contado por la exempleada, algo que por el momento no ha ocurrido.
Comentarios
tracking