30 de septiembre de 2022

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados UnidosGetty Images via AFP

El avión de Nancy Pelosi aterriza en Taipéi desoyendo las amenazas chinas

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, ya está en Taiwán. Su avión aterrizó en la capital, Taipéi, frente a un marco de tensión global e incertidumbre. El viaje, que no formaba parte del itinerario oficial de la congresista, suscitó la ira de China, y fue descrito hasta por Rusia como una «provocación».
Pelosi es la tercera figura política más importante de Estados Unidos. Su visita, la de mayor perfil a esta isla del Pacifico desde 1997, supone una importante muestra de apoyo por parte de Washington a la soberanía e independencia de Taiwán frente al régimen comunista de China.
Es algo que Pekín no ve con buenos ojos: Xi Jinping advirtió al presidente Joe Biden que «no jugase con fuego», y el ministerio de Defensa chino avisó de «graves consecuencias» para EE.UU. si Pelosi se aventuraba a viajar a Taiwán.
De ahí que el primer anuncio del itinerario no confirmase oficialmente la visita, a pesar de que Pelosi ha acudido por motivos diplomáticos.
Tras su aterrizaje en el aeropuerto de Shongshan, en la capital taiwanesa, Pelosi ha publicado un mensaje en su perfil institucional de Twitter: «La visita de nuestra delegación a Taiwán honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán. Nuestras discusiones con los líderes de Taiwán reafirman nuestro apoyo a nuestro socio y promueven nuestros intereses compartidos, incluido el avance de una región del Indo-Pacífico libre y abierta», ha dicho la norteamericana en un tuit.
También ha adjuntado la nota de prensa oficial del Gobierno estadounidense en el que rechazan que la visita de Pelosi contradiga ningún tratado internacional como ha llegado a afirmar China.

Reacción de China

El ejército chino prometió este martes lanzar «acciones militares selectivas» en respuesta a la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en abierto desafío a China.
«El Ejército Popular de Liberación de China está en alerta máxima y lanzará una serie de acciones militares selectivas para contrarrestar esto, defender la soberanía nacional y la integridad territorial y frustrar la interferencia externa y los intentos separatistas de 'independencia de Taiwán'», dijo el portavoz del ministerio de Defensa, Wu Qian, en un comunicado.
Mientras tanto, en el ámbito digital, las redes sociales chinas, controladas por el Partido Comunista, se llenaron de mensajes nacionalistas y de apoyo a China. Según la BBC británica, muchos usuarios pedían que Pekín «recuperase Taiwán».
Pekín no reconoce la soberanía de Taiwán, y no la considera más que una provincia rebelde, que tarde o temprano tendrá que volver a someterse a su autoridad. No descarta llegar a ello por la fuerza, y por eso la invasión de Rusia a Ucrania, con fines similares, provoca tensiones en la región.
Comentarios
tracking