31 de enero de 2023

Conferencia de prensa del presidente del Consejo de Ministros peruano, Aníbal Torres, acompañado por los integrantes del Gabinete

La renuncia del hasta ahora jefe de gabinete Aníbal Torres profundiza la crisis del Gobierno de Pedro CastilloJuan Carlos Guzman Negrini

Hispanoamérica

Renuncia el jefe de gabinete de Perú, el cuarto en hacerlo en el primer año de Gobierno de Castillo

Aníbal Torres asumió el cargo en febrero y acompañó a Pedro Castillo desde su época de candidato a la presidencia

En medio de la ya profunda crisis política, el presidente peruano Pedro Castillo recibió la renuncia de su primer ministro y jefe de gabinete, Aníbal Torres, lo que obligará a una nueva reorganización del Gobierno de Perú.
«Por razones personales pongo a su disposición el cargo de presidente del Consejo de Ministros», indicó Torres en una carta enviada al presidente Castillo a quien actualmente investigan por varios casos de corrupción.
«Aprovecho esta oportunidad para agradecerle por la confianza depositada en mi persona, primero como ministro de Justicia, y luego como premier», agregó en una carta Torres, quien hasta ahora estaba encargado de la coordinación entre los miembros del gabinete y de llevar las relaciones del Ejecutivo con los otros poderes del Estado.
Torres, de 79 años, acompañó a Castillo desde su época de candidato a la presidencia y fue designado ministro de Justicia en el primer gabinete ministerial del Gobierno, cargo que desempeñó hasta febrero cuando asumió el cargo de primer ministro.
El veterano político es el cuarto jefe de gabinete en dejar el cargo y al igual que en las tres ocasiones anteriores provocará una reorganización del ejecutivo peruano, dado que es tradición que todos los ministros pongan sus cargos a disposición del presidente cuando dimite el primer ministro.
La Fiscalía peruana tiene cinco investigaciones abiertas sobre el presidente Castillo entre ellas por supuesta corrupción y colusión agravada en un proyecto de obra pública, por plagio en su tesis universitaria, y por tráfico de influencias en un contrato estatal de adquisición de combustibles.
Castillo cumplió el 28 de julio un año en el poder, y además del cerco judicial ha enfrentado dos intentos de destitución del Congreso y cuenta una desaprobación de 74% en la opinión pública, según encuestas de opinión.
Comentarios
tracking