08 de diciembre de 2022

Zaporiyia planta nuclear Ucrania

Imagen de satélite de las instalaciones nucleares de ZaporiyiaAFP

187 días de guerra en Ucrania

Un equipo de la ONU se dispone a entrar en la central nuclear de Zaporiyia bajo las bombas

Expertos de la OIEA se preparan para entrar a la central nuclear de Zaporiyia, bajo control ruso

En medio de una gran incertidumbre sobre lo que se van a encontrar, el equipo de la Agencia de la ONU para la Energía Atómica, la OIEA, se dispone a llegar a Ucrania para inspeccionar el estado de la central nuclear de Zaporiyia.
La visita, fruto de una intensa negociación con Rusia y Ucrania, se producirá en medio de amenazas de ataques de artillería de cuya autoría se acusan ambos bandos.
Sin ir más lejos, este domingo se registraron 10 heridos después de un bombardeo en las instalaciones. Como no podía ser de otro modo, Rusia se afanó en culpar al Ejército ucraniano mientras que Ucrania acusó a Rusia de realizar un ataque de falsa bandera.
El equipo de la OIEA estará encabezado por su, director general, Rafael Mariano Grossi, que llevó en persona las negociaciones con ambas partes para que la visita pudiera hacerse realidad.
«El día ya está aquí. La misión de apoyo y asistencia de la OIEA a Zaporiyia está ya en camino. Debemos proteger la seguridad de Ucrania y la mayor instalación nuclear de Europa. Estoy orgulloso de esta misión que estará en la central nuclear de Zaporiyia a lo largo de esta semana», declaró Grossi en un mensaje publicado en su perfil de Twitter.
La situación en la central nuclear de Zaporiyia ha sido crítica en la última semana. Controlada por los ocupantes rusos desde el pasado mes de marzo, la planta ha estado al borde del desastre nuclear después de que se desconectara de la red eléctrica ucraniana tras un bombardeo.
Conectada a generadores diésel para garantizar la operatividad de los sistemas de enfriamiento de los dos únicos reactores, de seis que tiene, que todavía están en funcionamiento, la central estuvo muy cerca de sufrir un accidente nuclear, según denunció el organismo ucraniano para la energía nuclear, Energoatom.
Ante la inminencia de un posible accidente que cause la fusión del núcleo de alguno de los reactores y la contaminación del ambiente con material radiactivo, las autoridades ucranianas han comenzado a repartir tabletas de yodo entre su población.
Sólo el duro trabajo de los operadores de la central, todos ellos ucranianos y empleados de Energoatom que trabajan a punta de pistola bajo ocupación rusa, logró reconectar la central a la red eléctrica y evitar el accidente.
Comentarios
tracking